LA VERDADERA HISTORIA DEL CLUB BILDERBERG (IV): Por Daniel Estulin

Si quieren saber, así por encima, de qué trata el libro que aquí resumo, les aconsejo que empiecen a leer las 3 resúmenes anteriores que llevan el mismo título que encabeza este resumen, que es el título auténtico del libro que trato ahora en este blog, en el que tan amablemente me han invitado a participar los de Farmacéuticos Sin Fronteras de España. Los resúmenes están, siempre, puestos por orden, así, antes de éste estará el que lleva (III) y anterior a ése el (II), y así siempre y sucesivamente.

El autor pone gran cantidad de datos obtenido de material y libros que él ha investigado, la mayor parte de los cuales, yo no los pongo.

Ahí va el resumen:

Capítulo 2:

El Consejo de Relaciones Exteriores (CFR) (Continuación):

“Prácticamente, desde hace ochenta años, todos los consejeros clave de Seguridad Nacional y Asuntos Exteriores de Estados Unidos han sido miembros del CFR.”

En la Corte Suprema, sus miembros han sido nombrados por presidentes miembros del CFR o presidentes cuyas decisiones estaban influidas por 100 o más miembros del CFR.

Cuando un juez del Tribunal Supremo se retira, éste es elegido por el presidente del gobierno, pero en realidad, los del CFR le indican a quién escoger, con lo que siempre, sea del partido que sea, la Corte Suprema está manejada por el CFR.

El CFR y las operaciones psicopolíticas:

Un exitoso sociólogo, Hadley Cantril, escribió en un libro suyo: “Las operaciones psicopolíticas son campañas de propaganda que usa el CFR y el Club Bilderberg y que están diseñadas para crear tensiones perpetuas y manipular a los diferentes grupos de personas para aceptar el particular clima de opinión que quieren imprimir en el mundo.”

Lo que muchos norteamericanos creen que es la opinión pública en realidad es un tejemaneje hecho ex profeso, para crear unas determinadas conductas en el público. Es decir, que la gente se comporta como ellos quieren, y que encima creen que es por su interés.

Estudian al ser humano para manipularlo con técnicas de control mental; y la cosa es que mucho de estas cosas se hacen con dinero de los contribuyentes.

Controlan y financian organizaciones, para saber qué es lo que mueve a las personas de todo el mundo, de distintas razas, ideologías, ideales, con tal de “… acabar con la fuerza psicológica del individuo e incapacitarlo para oponerse a los dictadores del Orden Mundial”.

Investigan por todos lados, valiéndose incluso de doctores nazis, con el fin de conocer al hombre y su punto máximo de aguante, para poder manipularlo.

La forma de controlar al mundo, es por un lado, manipulando a los grupos de personas como académicos o expertos en distintas materias, que influyen sobre la masa; y por otro lado sobre esa masa a través de los distintos medios de comunicación (p.e. periódicos, radio, televisión, libros de texto, arte, etc). Así gobiernan a toda la opinión pública.

“El ‘Equipo Secreto’ del CFR, sigue las mismas pautas organizativas que todas las organizaciones secretas”, o sea, en capas concéntricas, de la que la más externa, es el Equipo Secreto, el cual muchas veces, no conoce las identidades de las capas más internas, o sea, de los dirigentes; a la vez, muchas veces tampoco saben todos los planes ni los fines de los dirigentes, a quienes no se les puede acusar, ya que pueden decir que ellos no participan en ello.

Aunque el Club Bilderberg es más exclusivo, también opera por el estilo.

El CFR cree que “es inminente el control absoluto de la conducta”; existen tres grandes reglas para influir en la conducta, 1) el engaño debe contener algo de verdad, 2) no se deben hallar pruebas, ni hechos tangibles respecto a ello, 3) no debe negar un hecho posible en el futuro; por ejemplo, los medios de comunicación han hecho creer que “‘el resurgir del nacionalismo, el crecimiento del fundamentalismo y la intolerancia religiosa’, constituye una amenaza global.”

Como el CFR controla los sistemas legales, legislativos y judiciales, no se preocupa de posibles “investigaciones oficiales”.

Para sus metas hacen lo que sea, como financiar fundaciones que enseñan a manipular a la opinión pública con el uso inteligente del lenguaje.

El CFR y el Plan Marshall

Este plan fue ideado para sacar de la crisis a Europa tras la Segunda Guerra Mundial; por él se aliviaba el hambre existente en el continente, se repararía la devastación, y se metería en un plan cooperativo a Europa para su reconstrucción económica.

Lo que no se sabe es que a cambio, Europa tomaría el modelo económico de USA, y ningún dirigente de países de Europa, podría desarrollarse económicamente o políticamente sin la aprobación de USA.

Este plan, supuso un beneficio económico increíble para las empresas norteamericanas con vocación internacional, que fueron quienes propusieron y desarrollaron el plan; ejemplo, William Clayton (CFR), subsecretario de economía y defensor del plan, obtuvo del mismo, un beneficio de 700.000 dólares al año, y su propia compañía, “consiguió 10 millones en pedidos hasta el verano de 1.949”; otras empresas norteamericanas, también se enriquecieron con este plan, que era la finalidad de las empresas norteamericanas respecto al mismo.

Marshall presentó su plan en Harvard y su discurso fue dirigido por un equipo del CFR, y el prestigioso abogado Charles M. Spofford, junto con David Rockefeller.

Este plan pretendía la unificación de Europa, para luego la unificación con USA, y de aquí, lo dicho en todos los resúmenes de este libro.

Dice el autor, que el CFR, tiene también, al igual que el Bilderberg, la obligación de no decir nada de lo que aquí se dice y que sea secreto; aparte de estas cosas, el CFR, publica cosas en distintos medios, pero son cosas ‘para la galería’.

Capítulo 3:

La conspiración de los Rockefeller y la Comisión Trilateral:

En 1.996, la conferencia Bilderberg, se celebró en Canadá, y ahí se iba a tratar la futura disgregación de Canadá, con la intención de una posterior Unión Continental con Estados Unidos, cosa que tuvieron que postergar durante unos años (este libro se publicó en 2005); el autor daba para ello, la fecha de 2007 (cosa que no ha ocurrido).

Estas reuniones, que nunca se hacen públicas, pues los medios están controlados por los pertenecientes al Club, la de Canadá ,debido a los avisos del amigo del autor, Jim Tucker y del autor mismo, en distintos medios, al final acabó haciéndose pública; así pues, el 30 de marzo de 1.996, un periódico de gran prestigio en Canadá, publicó la noticia de que lord Conrad Black, no sólo se había hecho con el control de la mayor cadena de periódicos canadienses, pagando altas sumas de dinero, sino que ahora era el anfitrión de una reunión secreta, de las personas y monarcas más influyentes del mundo, elegidos todos a dedo en todo el mundo.

A partir de esa noticia, gran cantidad de medios canadienses no controlados por el Club, difundieron la noticia, y cuando la gente se enteró que lo que pretendían era la descomposición de Canadá y someter a los canadienses, quitándoles su libertad, hizo que los medios escribieran infinidad de noticias sobre ello y el Club. Fue la primera gran derrota del Bilderberg, por lo que en las siguientes reuniones (hasta una en Portugal), las medidas de seguridad se extremaron; todo ello causó gran furia a Kissinger, con lo que se retrasó la disgregación de Canadá.

Cuando el autor se reunió de nuevo con su contacto (en esos días de euforia, por la batalla ganada al Club), de forma secreta, en un sitio ‘seguro’, cuando se iban a ir, el autor casi se mata al entrar en el ascensor para salir a la calle, pues le habían quitado el suelo al ascensor, lo que según le dijo uno de seguridad, eso sólo se podía manipular manualmente y sólo se podía hacer en caso de emergencia. Otro policía le dijo que eso era un método que solía usar la mafia cuando querían matar a alguien.

Poco antes que llegara al lugar la policía, la gente de los alrededores dijo que habían visto salir de dicho lugar, a un hombre fornido y de unos cuarenta años. El autor contaba por aquel entonces 30 años, y casi termina ahí su vida.

Si lucha tanto Estulin, es porque piensa que se lo debe a su padre, un científico relevante, que por defender la libertad de expresión en Rusia, fue brutalmente torturado, y tras 17 días de atroces torturas, murió. Por ello persigue sin tregua este autor la corrupción del Club.

Digo yo (el que esto resume), y todo lo que sigue, si tanto sabe esta gente, si no podrían usar las influencias y tanto esfuerzo, en lugar de para tanto dinero y poder, para aliviar las penas de los más débiles; yo creo que si tuvieran voluntad para ello, como mínimo, algo más se podría hacer.

No sólo gastan en manipular a las personas (aunque como muchas veces cuenta Estulin, con dinero del contribuyente, el cual se podría usar para aliviar el hambre en el mundo), sino también el trabajo que se invierte en ello… si todo esto se usara en cosas de cooperación, otro mundo más justo sería éste…

Piensen, que en el mundo en desarrollo, el dinero vale mucho más que en nuestro primer mundo, con lo que con lo que se gasta en las cosas dichas, daría para aliviar mucha hambre, problemas de salud, educación, etc.

Repiensen que, si todo lo que se gasta en influencias y manipulaciones, se gastara en cooperación, yo creo que la cosa cambiaría radicalmente.

Cuando uno va a una gran superficie, se asombra al ver los lineales (colocado todo estratégicamente, con técnicas de marketing en la que se cuida todo, incluida, cómo no, la iluminación) llenos de comida, y sabe que mucha de la cual se tirará a la basura por ser perecedera, y que debería ser destruida… y luego piensa uno en el hambre que pasan muchos en el mundo… sí, el mundo está muy mal repartido…

Si lo que este libro dice es verdad, no somos nada, sino producto de la manipulación, somos puros rebaño de borregos, como nos llama el autor.

Espero, aunque no sean temas específicos del mundo pobre, que algo les guste estos resúmenes de este libro; saludos cordiales:

Servando Blanco.

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free