MENUDENCIAS 360 (18/1/21 al 24/1/21)

MENUDENCIAS 360 (18/1/21 al 24/1/21)

Aquí tienen la semana 360 de esta serie titulada Menudencias, que no es otra cosa que yo escribir a diario sobre cosas que me ocurren, veo, leo, oigo, barrunto, hablo, pienso, deduzco, etc., en definitiva, de todo un poco. Pero que subo el total (de nueve a diez folios) al blog, una sola vez en semana.

Como siempre, cuando pongo algo entrecomillado es porque lo he puesto tal cual estaba en la fuente original. Y si lo pongo tal cual, es porque para mí lo que dice y en el tan corto espacio que lo dice, no tiene desperdicio. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos. Muchas gracias por leerme. Ahí van:

 

[Lector, verá que en el blog faltan los escritos de cinco años (cerca de 300 posts), desde mayo de 2012 hasta noviembre de 2017, lo cual se debe a que hubo problemas a la hora del cambio de web hace cosa de un par de años. Todavía no tengo claro qué hacer con ellos. Disculpen las molestias y muchas gracias].

18/1/21

En el primer mundo algunos saben mi nombre por el par de correos, libros, blog y demás que tengo escritos, pero muy pocos saben cuál es en realidad mi imagen y el aura que tengo. Si he hecho estas cosas citadas es a base de mucho, mucho trabajo, y lo cierto es que nunca he cobrado nada por ello, de tal forma que en esto sí que me parezco al gran genio español de todos los tiempos, D. Miguel de Cervantes Saavedra, quien fue rematadamente pobre toda su vida, incluso cuando tenía publicado el celebérrimo libro: El Quijote y siendo éste leído incluso en la recién descubierta América, Cervantes nunca tuvo casi beneficios y menos, cuantiosos de sus obras, ya fueran novelas, teatro, sus novelas ejemplares, etc., nunca… los hay que nacieron con estrella, como por ejemplo Lope de Vega (coetáneo de Cervantes) que en vida fue muy laureado y vivía muy bien, y los que nacieron estrellados como el gran Cervantes que a pesar de ser laureado a edad longeva (cuando escribió El Quijote), nunca pudo beneficiarse económicamente de sus escritos.

Cervantes fue pues toda su vida un muerto de hambre (literal) por completo, viviendo una vida muy dura y desencantada por completo, sin casi qué comer de continuo, y lo poco que podía trabajar no se lo pagaban casi. Y encima lo denunciaban por prácticas ilegales, cuando fue en realidad siempre una persona muy honrada.

Hoy día ocurre a veces igual, que unos están forrados de dinero y otros como yo, que a duras penas tenemos para comer y como como tan mal, pues tengo carencias de vitaminas hidrosolubles por todos lados como el ácido fólico y la cianocobalamina o vitamina B12.

Quiero recordar que hace varios años, se les prohibía la entrada a los casinos en España a una familia de jugadores que había descubierto la forma de por medio de complejos algoritmos matemáticos, desbancar a la banca, de tal forma que siempre ganaban en la ruleta, cosa imposible para el resto de los mortales, pues la banca al final, siempre gana.

Muchas de las intoxicaciones alimentarias son pasajeras, las cuales a veces se manifiestan con picores en el cuerpo, por eso yo creo que un antihistamínico durante una semana es suficiente y luego ya se expulsa el tóxico y no hay resto de la intoxicación, pues el cuerpo seguramente elimina el tóxico por alguna vía y por tanto desaparece la causa.

Vuelvo y digo a decir lo que tantas veces he dicho que ante un nuevo síntoma hay que pensar siempre, siempre en el último medicamento administrado de nuevo o bien el último medicamento retirado, pues posiblemente el nuevo síntoma se deba a esto.

 

19/1/21

La gente está loquísima, mira tú que estudiar por dinero (lo que hacen muchos que están mal de la cabeza), cuando lo más mejor del mundo mundial es estudiar por saber, simple y llanamente por saber, si no que me digan a mí, que vivo con 500€ al mes desde hace unos 17 años (antes vivía con menos, con unos 150€/mes) y voy fijo al tope estudiando, leyendo y escribiendo y no tomo ni café nunca en la calle (hace cosa de unos 25 años que no me meto yo solo a tomar café en ningún bar ni restaurante ni cafetería ni nada de nada, salvo un día hace unos dos años en que me metí en uno a tomarme un café pues me estaba orinando y no me iba a dar tiempo de hacer todo antes de llegar a mi humilde piso de VPO), porque no me lo puedo permitir ya que mi maltrecha economía no me lo permite y por no perder el tiempo en esas boberías, pues a café me jincho en mi casa (muy, muy rebajado y en cafetera eléctrica para ahorrar y por todo el que tomo de fijo), ya que es la única droga que me permito porque me encanta, a no ser un vasito de vino tinto D. Simón (a 1,59€ el litro en el Hiperdino [cadena de súpers canaria] más barato de mi barrio, el Schamann, en Las Palmas de Gran Canaria, Canarias, España), del tamaño de un vasito de los de cafén, los viernes, sábados y domingos que me acuerdo, que no son todos ya que muchas veces me despisto, a pesar de lo mucho que me encanta este vinito, posiblemente fabricado en tanques de aluminio y sin envejecer nada de nada y menos en toneles ni barricas de vino. Ansina es, tararí que te vi. Sí, ansina mismo es, juraíto por Dios. Saluditos cordiales de Servando (Blanco Déniz), el más mejor del mundo. Gracias por todo, queridos lectores, pues soy el hombre más feliz del mundo mundial, pues cuando le diga a mi chica (mi prima Concha Ester), cuando hablemos por primera vez casi en toda mi puta vida, aunque ella ya sabe que nos debemos casar en unos tres meses, ya que sobre esas fechas me haré mundialmente famoso, ya que en cosa de un mes se publica en papel en la Editorial Alfaguara en formato libro mi librito De los locos, locuras (gratis por internet, como todo lo mío) a 5 euros el ejemplar, de unas ciento cincuenta páginas el libro completo, que trata de cómo me volví loco (sin serlo nunca como pueden ver), hace ahora justo unos 31 años y medio (fíjense que son las fechas claves en la cristiandad pues el tres es el número de JHS y el uno el de Dios Padre o sea Jehová o sea Yavé o sea Yahvé), fechas en que cumplo 58 años (sumen estas dos cifras y verán que también da 13 la suma [casualidades de la life pues los milagros sí que existen, si no que me lo digan a mí, que mi vida es un puro y continuo milagro y verán que tengo más vidas que un gato al leer el libro publicado por otro escritor y que saldrá a finales de este año, que se titula El loco de Servando]), y que como digo volveré a folgar (hacer el coito, como bien pone esta palabra Cervantes en El Quijote) por primera vez desde los 33 años (otra fecha clave por partida tripe, pues es el año de la muerte de Cristo, que fue justo en las dos cifras de su número [casualidades también de la vida], y que por eso es su número como pueden comprobar al ver todas sus cosas [al tercer día resucitó, tres reyes magos, tras crucifijos, tres clavos, tres crucificados, al tercer día resucitó, vivió 30 años, etc., etc.), en que me planteé dejar a las prostitutas pues me estaba enamorando de alguna de ellas y me dije que tenía que tener cuidado y que así no podía seguir, que iba por mal camino, pues aunque estaba (como siempre desde los 18 años) fijo estudiando al tope, salvo un par de veranos desastrosos y frustrantes en que no estudié nada sino que me enchufaba a la tele pues no sé hacer otra cosa si no es estudiar, escribir (si es que esto hago bien, que tampoco lo sé) y lavar los platos y los calderos y los cubiertos y los vasos de cristal y el de plástico de cafén del Todo a un euro (entiéndase El chino) más barato de mi barrio, que es donde yo hago casi todas mis compras, salvo la comida en el Hiperdino, y en el Spar sólo los miércoles que es cuando la fruta y la verdura están más baratas, de lo que sólo me permito lo que está más barato de un euro y a lo sumo a un euro y medio el kilo, y que es por lo que dejé toda la vida disipada que llevaba tal y como me dije cuando regresaba en el avión en un vuelo regular a mi tierra (Canarias, España) del curso de Ortopedia en Valencia, también España (de donde no he salido en toda mi vida salvo un viaje relámpago de ocio a Portugal durante cuatro días durante una semana de vacaciones, que es como me las daba mi jefe y el que pagué con el sueldo que cobré en mi primera farmacia en que trabajé como adjunto cuando ya fui licenciado, pues antes había trabajado como mozo en la de mi padre y la de mis tías y que como digo, cuando ya fui boticario, empecé cobrando 91 mil pesetas al mes o sea hace unos 26 años (otra vez el número clave), o sea unos 700€ al mes, pues así de mal pagados estamos los licenciados en farmacia (ahora cobramos sobre los 1.300€/mes) cuando trabajamos como esclavos de otros licenciados que son todos unos niños mimados ricachos que son lo que así son los afortunados de la vida que tienen farmacia porque sus papis se las compran o ceden o traspasan o porque han tenido la gran suerte y un gran enchufe y han montado una por su cuenta (salvo algunas contadas y honrosas excepciones), que es justo como así nos llamaba mi primer jefe (de los muchos que he tenido), D. Rafael Cárdenes Suárez a los tenderos de bata blanca que no hacíamos otra cosa que cortar precintos de en su botica (que todos decían que era la que más vendía de España, pero que en realidad era la que más vendía de Canarias, España) que es lo único que saben hacer lo que a esto se dedican que como ven es infinitamente más complejo que ser cuidador de niños chicos (profe) o sea canguro, a no ser los profesores de Universidad, pero que tanto disparate hay entre uno y otro sueldo, injusticias de la vida, pues ansina está hecho por los políticos y ansina va España y el mundo mundial. Sin más se despide atentamente de ustedes el arriba firmante. Besitos: Servando.

Señores, meeee caaaasooo en menos de lo que canta un gallo y como pueden ver soy el hombre (que no anciano, por mucho a que muchos jóvenes imberbes así les parezca), más feliz del mundo también mundial en este caso y les dejo ya que debo empezar a preparar los bártulos para mi boda e irme después a vivir a la casa de mis sueños con mi mujercita y sus dos hijos adoptivos, o sea la casa de mi fallecida madrecita del alma querida, la cual me ha conseguido el cabronazo de mi padre, quien el muy hijo de la gran puta se había hecho pasar por muerto desde el 88 como cuento en el citado libro (De los locos…), quien como verán en breve, me ha hecho el hombre más feliz del mundo. Besitos de nuevo en los dos glúteos (entiéndase posaderas) que por algo se expresa uno tan bien, ya que uno es una persona muy leída y estudiada y como les digo me voy ya pues si no se me va a rebosar la leche que también tengo el caldero al fuego para prepararme el desayuno, ahora que lo puedo hacer con fundamento ya que soy un hombre rico, pues durante la carrera pasaba más hambre que el perro de un ciego, ya que vivía con 10 mil pesetas (60€) para todo, todo, o sea, el piso compartido, la comida, las mil pesetas a la semana en fotocopias y las mil pesetas al mes en cigarros Coronas que eran de los más baratos de la época y más nada porque más milagros no podía hacer. Y ahora sí, ósculos para ellas y abrazos para él: Servando.

 

Acabo con una cosa que dice la Biblia y que pensé que esto nunca se iba a dar en mí pues lo consideraba una cosa exclusiva del Señor Jesús, pero lo digo porque a mí también me ha ocurrido algo parecido a esto o más bien parecido al Santo Job en el Antiguo Testamento (sí les pido tiempo al tiempo) que es lo que dijo Jesucristo de que la piedra que habéis desechado vosotros (Jesús trataba a todos, ya fuera un grande como Herodes como a sus discípulos de tú), se ha convertido en piedra angular. Me van a permitir que no explique por lo pronto más sobre esto y que por ahora sea algo enigmático, y como acostumbro decir, tiempo al tiempo.

 

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free