DE INTERÉRS PÚBLICO Salud, educación, agua y saneamiento para todos

 

DE INTERÉS PÚBLICO

Salud, educación, agua y saneamiento para todos.

 

Este es el título del informe de Intermon Oxfam, del que he extraído las notas que aquí cuento. Constará de otros artículos más el resumen de este informe, para que su lectura de golpe, no resulte algo tediosa, aunque les debo decir, que el total de las cifras que uno lee en dicho informe, son realmente interesantes y dignas de conocer al completo (para lo que remito al lector, a que lea dicho informe en su totalidad, que lo puede encontrar en la web de esa ONG)).

Intentaré no repetir lo que digo en otros artículos de este blog, aunque sean interesantes. Ahí va:

Clases con profesorado, centros de salud con personal sanitario, grifos con agua corriente y aseos que funcionen, son cosas que deberíamos tener todos, pero hay millones de personas que no las tienen.

Los gobiernos han adquirido para el año 2015, los siguientes compromisos (y copio literalmente dichos compromisos):

  • Erradicar la pobreza extrema y el hambre. Reducir a la mitad el porcentaje de personas que viven con menos de un dólar al día y de las que padecen hambre.
  • Conseguir la educación primaria universal para todos los niños y niñas.

  • Promover la igualdad de género y la autonomía de la mujer, eliminando la disparidad de género en la educación primaria y secundaria en 2005, y en todos los niveles educativos en 2015.

  • Reducir en dos terceras partes la tasa de mortalidad de los niños y niñas menores de cinco años.

  • Mejorar la salud materna y reducir en tres cuartas partes las tasas de mortalidad materna.

  • Combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades y reducir la propagación del VIH/SIDA.

  • Asegurar la sostenibilidad medioambiental, reducir a la mitad la proporción de personas que no tienen acceso al agua potable y mejorar la vida de 100 millones de personas de los barrios más pobres.

  • Hacer realidad una asociación mundial para el desarrollo, aumentar el volumen de la ayuda y mejorar el acceso a los mercados.

 

Para aceptar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en salud, educación, agua y saneamiento, se requieren 47.000 millones de dólares al año. Se gasta 1 billón de dólares al año en gasto militar y 40.000 millones cada año en comidas para mascotas.

Para el año 2005, se debía igualar la educación de niños y niñas, y en 2 de cada 3 países en desarrollo, no se ha cumplido.

El fracaso mayor es que las mujeres no accedan a los servicios.

Enviar a una niña a la escuela e invertir en su salud, hace que tenga menos enfermedades y que tenga menor número de embarazos, disminuyen las posibilidades de que ella y su hijo mueran durante el parto, mejora las perspectivas de sus hijos y también mejora su capacidad de obtener ingresos y participar en la vida política. Pocas inversiones provocan tantos beneficios.

Se espera en muchos sitios, que las mujeres estén “disponibles, preparadas y moralmente obligadas” a cuidar a los familiares que enfermen.

Son generalmente las mujeres y las niñas las que pierden gran parte del día cargando bidones con agua a gran distancia, generalmente varias veces al día.

Más de 1.000 millones de personas viven sin agua potable; reducir esta cifra a la mitad, costaría 4.000 millones de de dólares durante 10 años, o sea, el gasto mensual en botellas de agua mineral en Europa y EEUU.

Esta falta de agua potable, provoca 4.000 muertes de niños y niñas al día, por beber agua en mal estado, lo que provoca diarreas que les llevan a la muerte.

En cuanto al SIDA, no voy a hablar mucho, pues ya lo he hecho en otros dos artículos en este blog, por ello remito al lector que le interese el tema, a que lea dichos artículos.

Con tecnologías de bajo coste, se podrían salvar 11 millones de niños y niñas que mueren cada año por enfermedades contagiosas evitables, como sarampión, diarrea o malnutrición.

A pesar de los avances en cuanto a la atención de las mujeres en el parto, todavía en los países en desarrollo, las mujeres tienen 1 probabilidad entre 61 de morir por causas relacionadas con el embarazo, mientras que en los países desarrollados esa probabilidad es de 1 cada 2.800.

En casi todos los países ha aumentado el porcentaje de niños y niñas matriculados en los colegios, salvo en la antigua Unión Soviética. Así y todo, todavía existen unos 100 millones de niños y niñas que no van a la escuela, o sea, el 18% de la población mundial en edad de ir.

Las causas por las que no van, son variadas, como presentar algún tipo de discapacidad, para la que la escuela no esté preparada; poblaciones indígenas que no comprenden el idioma que se habla en las escuelas, etc.

De todas maneras, los que acaban primaria, son todavía excesivamente pocos, así por ejemplo, en África, una niña de 16 años ha tenido como media, menos de 3 años de escolarización.

En Sri Lanka (un ejemplo a seguir), más de la tercera parte de la población viven con menos de 2 dólares al día, sin embargo, la tasa de mortalidad materna es de las más bajas en el mundo. Esto se ha conseguido, facilitando servicios de salud pública gratis y dotando al país con varios centros de salud públicos. Esto se ve reforzado porque se da estudios a las mujeres de forma gratuita hasta la universidad con lo que la alfabetización de las mujeres ha llegado al 88%.

Oxfam Internacional, ha creado un Índice de Servicios Esenciales, que clasifica a los países según la consecución de 4 áreas sociales: 1) Tasas de supervivencia infantil, 2) Escolarización, 3) Acceso a agua potable, 4) Acceso a saneamiento; comparando éstos con su renta per cápita anual.

Por ejemplo, la renta per cápita de Sri Lanka es el 60% de Kazajistan, pero un niño de éste último país, tiene 5 posibilidades más de morir durante sus 5 primeros años de vida; así mismo es menos probable que vaya a la escuela, que beba agua potable o tenga acceso a una letrina que uno de Sri Lanka.

El que las personas tengan buena salud y buena ecuación, está más en manos del gobierno que del mercado, pues en el último caso, no podrían acceder a él los pobres.

Una buena salud aumenta el nivel económico, igual que educar a las niñas hace que repercuta también en la siguiente generación.

Si la salud está en manos privadas, muchas veces estos servicios no corresponden con las necesidades, pues al usuario le pueden engañar, con tal de conseguir más dinero, y de la forma que a la empresa más le convenga. Esto no ocurriría si fuera el estado el que proporciona los servicios de salud, donde se le daría el adecuado, costara más o menos que otro.

Como en los pueblos no hay competencia entre empresas grandes, ya que éstas no van a los pueblos, pues no son rentables, por ello es el estado el que les deba proveer de sanidad, educación, agua potable y saneamiento.

A principios del siglo XX, Inglaterra era la líder mundial, aunque su esperanza de vida era igual que la que existe ahora en África. Esto se mejoró al poner en manos del estado la sanidad, el agua potable, los saneamientos y mejorar la nutrición.

USA, es el gobierno que más gasta en salud, así y todo una tercera parte de norteamericanos no tienen seguro médico y 18.000 norteamericanos mueren prematuramente por falta de acceso a sanidad. La tasa de muerte infantil es de las mayores en los países desarrollados.

Los avances en sanidad y educación gratuitos, han sido en algunos países en desarrollo realmente dignos de admiración, tanto por la cobertura, como por la rapidez de la implantación, sobre todo respecto a los países industrializados, donde a veces se ha tardado 2 siglos, lo que aquellos han hecho en aproximadamente 10 años.

El compromiso político de los dirigentes con los pobres, es lo que ha hecho posible esos avances en salud, saneamiento y educación.

El acceso universal y gratuito, generalmente se consigue por medio de los impuestos proporcionales según las ganancias. Sanidad y educación gratuitas como mínimo para los más pobres, y si los ricos quieren, que accedan a los servicios privados pagando.

El hacer totalmente gratis la sanidad y educación para los pobres en los países de renta baja, hicieron que éstos los usaran más, aumentando su calidad y cantidad de vida.

A base de apoyar y ayudar tanto económicamente como promocionalmente a los profesores y personal sanitario, sobre todo en áreas rurales y difíciles, se ha logrado en varios países en desarrollo, aumentar la escolarización primaria hasta cerca del 100%.

Los gobiernos de los distintos países, han incorporado distintos tipos de ayudas para estos profesionales, como por ejemplo dar facilidades para la compra de viviendas en esas zonas o aumentando el sueldo, o haciendo obligatorio estar un tiempo determinado en esas zonas antes de optar por otras; también formando más a esos profesionales, etc.

En los países en los que hubo grandes avances, se debió a que gastaron en infraestructuras y en las cosas dichas, aumentando en ellas el porcentaje de los presupuestos del estado.

Muchas veces esos presupuestos venían de países donantes, los cuales dejaron con relativa libertad el dinero para que los receptores invirtieran en lo que ellos creían, aunque a veces fueran con ciertas condiciones mínimas.

Invertir en la educación de la mujer y las niñas, hace más justas las sociedades. Lo que a su vez hace que salgan más profesionales mujeres, las cuales aconsejan a otras mujeres de cómo conseguir esos logros, lo que las estimula a luchar más.

Muchas veces los logros fueron a base de aumentar los impuestos a los ricos para invertirlo en las cosas dichas para los pobres (como comenté).

Los avances necesitan tiempo, financiación, ayudas técnicas, etc., pero con una buena voluntad, sobre todo por parte de los gobiernos, se pueden conseguir, como muestran los resultados en varios países en desarrollo.

Pero por desgracia, esto no es igual en todo el mundo pobre…

Les espero en el siguiente artículo, espero también acerca de este interesante informe de Intermon; saludos cordiales:

Servando Blanco.

 

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free