MENUDENCIAS 342 (14/10/19 al 20/10/19)

MENUDENCIAS 342 (14/10/19 al 20/10/19)

Aquí tienen la semana 342 de esta serie titulada Menudencias, que no es otra cosa que yo escribir a diario sobre cosas que me ocurren, veo, leo, oigo, barrunto, hablo, pienso, deduzco, etc., en definitiva, de todo un poco. Pero que subo el total (de nueve a diez folios) al blog, una sola vez en semana. Como siempre, cuando pongo algo entrecomillado es porque lo he puesto tal cual estaba en la fuente original. Y si lo pongo tal cual, es porque para mí lo que dice y en el tan corto espacio que lo dice, no tiene desperdicio. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos. Muchas gracias por leerme. Ahí van:

 

[Lector, verá que en el blog faltan los escritos de cinco años (cerca de 300 posts), desde mayo de 2012 hasta noviembre de 2017, lo cual se debe a que hubo problemas a la hora del cambio de web hace cosa de un par de años. Todavía no tengo claro qué hacer con ellos. Disculpen las molestias y muchas gracias].

14/10/19

Hace un par de semanas acabé de leer Inferno de Dan Brown, y este último viernes acabé de leer el libro que llevo leyendo en casa de mi madre desde hace un par de años, pues lo leo unas pocas páginas cada quince días, cuando va la mucama y su marido a limpiar la casa.

Como digo, el libro que leía durante tantos meses fue: La Biblia de barro, de Julia Navarro, con lo que es el segundo libro de la autora que me leo y la verdad es que aprende uno horrores. No sé si esa Biblia existe, pero sí narra a la perfección la podredumbre de muchas personas, en este caso traficantes de obras de arte. Son basura total, desde que nacieron casi, pues muchos de ellos fueron nazis convencidos en su adolescencia. La vida de las otras personas no vale nada para ellos, y no tiemblan al mandar a matar o matar ellos mismos, si les da por ahí (lo que suele ocurrir con demasiada frecuencia).

Y ve uno los mundos del mucho dinero y cómo usan éste para conseguir más dinero y más poder. Son tan poderosos y tan mala gente, que todo el mundo les teme. Y aunque llegó a anciano el jefe del clan del que trata el libro, al final de sus días murió a manos de un sicario contratado por gente que parece que es respetable y lo es en todo, salvo en la venganza que acordaron llevar a cabo cuando Tanenmberg, el abuelo traficante del clan, era un adolescente nazi y maltrataba a los judíos por maldad, simple y llanamente, por maldad y por humillar a las personas.

Esto de los nazis me trajo a la mente cuando metí a una sintecho en mi casa, pensando que metía a una persona humilde y temerosa de Dios, pero resulta que sí cree en Dios, pero que es nazi, lo cual, cuando me enteré me dejó flipando por completo. Una sintecho, nazi.

Esta novela me gustó bastante y aunque es fácil de leer, es interesante para ver cómo son los mundos de los traficantes de obras de arte. Gente que se deben llamar basura total, ver lo que hacen por dinero, no tiene perdón de Dios y más cómo trata el jefe del clan a los demás. Basura por completo y vale la pena leerlo para ver uno lo mala gente que hay por el mundo y todo por dinero y poder… lo que pasé durante la carrera, de la competencia desleal, así como lo mal que acabó una amistad muy buena cuando medió trabajo y dinero entre los dos, pero que comparado con lo de esta novela, es calderilla total. Lo mío me dolió porque lo tenía como un buen amigo a dicho colega, pero luego me di cuenta que no lo era, sino más bien lo contrario…

 

15/10/19

Según parece, la forma en que van los probióticos tomados por vía oral hasta la vagina en las mujeres, es porque a través del intestino grueso, por el perineo (periné) por una zona muy estrecha que comunica casi con el aparato reproductor, pues a partir de ahí pasan del tracto digestivo al aparato reproductor de las mujeres las bacterias beneficiosas de los probióticos que tomamos por vía oral. Si es cierto o no, no tengo ni idea, pero lo oí en una charla de un congreso importante, y el ponente parece que estaba muy seguro de lo que decía.

Cuando cursé mi tercer master por la Universidad de Barcelona, el que era sobre Atención Farmacéutica, decía la teoría que, si uno llegaba a la farmacia con un ataque de asma, había que darle de entrada un fuellazo de Salbutamol (Ventolin®) y al par de minutos, si todavía no se controlaba, darle un segundo fuellazo. Y que después fuera a urgencias médicas. Pero para que sepan que, si se presenta un caso de éstos, entonces lo primero es intentar controlar el ataque de asma. Y luego derivarlo al médico.

Para denominar los diferentes esquemas de antineoplásicos se suelen usar acrónimos o abreviaturas para nombrar los distintos conjuntos de fármacos, que suelen estar formados por la primera letra (o letras) del nombre de fantasía (nombre comercial) del fármaco o del principio activo… pero dichos acrónimos no suelen indicar ni la dosis, ni los ciclos, ni la frecuencia, etc., de tal forma que cada nombre se puede usar en distintas situaciones, incluso el mismo nombre del esquema, aunque después la forma de tomarla sea totalmente distinta (en cada situación), aunque estemos usando el mismo nombre del esquema de fármacos.

Usar acrónimos y abreviaturas puede dar muchos problemas de comprensión y errores de interpretación, por lo que hay que evitarlos al máximo y aunque en la práctica clínica se usan mucho, entonces hay que dejar bien claro entre todo el equipo asistencial interdisciplinar, a qué se refieren cada abreviatura, sin que haya ningún tipo de posibilidad de error ni confusión por ninguna parte.

Muchas veces los datos publicados sobre los antineoplásicos, acerca de las dosis, frecuencias, ciclos y demás, no están suficientemente claras en la bibliografía, por lo que no se puede saber exactamente la pauta y los medicamentos que entran a formar parte de los distintos ensayos clínicos y por tanto no se saben exactamente cómo usarlos en la práctica clínica diaria.

En cuanto a la huella que dejan algunas personas en la tierra, el Maestro Zhuang, dijo: “El arder de la antorcha al final termina, más el fuego se propaga, y se ignora cuándo se acaba”. Piensen que esto era en la antigüedad distinto de ahora, pues antes no existían los mecanismos contra incendios de hoy día. Para que vean qué sabiduría más grande hay en estas dos líneas; sí, de nuestros ancestros orientales, se pueden aprender muchas cosas.

 

16/10/19

Aunque vamos progresando, todavía estamos un poco lejos de la “terapia de precisión o personalizada”, pero algún día habrá medicamentos que se prescriban según nuestro perfil genético y demás características o circunstancias como la epigenética. Hace unos años, algo de esto ya se intentaba en algunos medicamentos. Sí es cierto que cada vez aparecen nuevas dianas (moleculares muchas veces) más concretas y específicas gracias entre otros a los avances de la biología celular y molecular, con lo que se fabrican fármacos más específicos, a veces para que interactúen con un determinado receptor de las células… todo se andará. Aunque habrá fármacos que no sean específicos para una sola persona, sí los habrá, para una determinada alteración molecular (o de los átomos o de sus componentes) muy concreta y frecuente en casi todas las personas que las padezcan.

Los esquemas actuales en oncología, suelen ser con dobletes y sólo se usarán tripletes si con éste hay un beneficio significativo, si no, no se usarían entonces los tripletes sino solo los dobletes cuando convengan. Pues con un tercer fármaco, hay que reducir mucho la dosis de los fármacos efectivos, para evitar efectos tóxicos importantes, y por tanto puede ser que a esas dosis no sean eficaces o no del todo.

El uso de esquemas en oncología, se basa en que los distintos fármacos pueden actuar sobre distintas fases del ciclo celular, así como con diferentes mecanismos de acción.

Estos dobletes suelen ser más eficaces que usados los medicamentos en monoterapia.

Las terapias dirigidas a dianas moleculares no suelen cumplir esto, pues su acción no suele ser sumativa, o sea que no se da pues el efecto cooperativo en estos casos.

Mi madre, los médicos, mis hermanas, etc., me han hecho la vida imposible tanto con medicamentos como con programas informáticos de tal forma que de normal tengo muy mala calidad de vida, cayéndome siempre de sueño, con lo cual, la mayor parte de mis escritos son de muy mala calidad, pues cuando éstos confecciono me estoy cayendo de sueño, para que sepa trabajar con las condiciones más adversas posibles, de ahí que cuando muchas veces miro cosas que he escrito anteriormente, veo que están llenísimas de fallos… y por si esto fuera poco, todo lo que he estudiado y leído, lo he hecho también cayéndome de sueño, con lo cual las cosas las entiendo solo a medias, con lo que es muy posible que los datos que me he metido en el cerebro estén mal, y si los datos que tengo en el cerebro son erróneos, entonces mis deducciones y razonamientos cuánto no más erróneos serán… ya ven que lo han hecho mal toda la vida, y espero que esta locura acabe de una vez, a ver si puedo enmendar los errores del pasado, intentando hacer cosas de calidad de aquí en adelante, a pesar de que mi base, lo fundamental, esté toda mal, plagada de errores. Si los pilares no son buenos, con un pequeño vendaval, la casa se vendrá abajo. O sea, si alguien que sabe lee lo mío, es posible que vea que todo esté lleno de fallos. Aparte de esto, no me ha dado tiempo de hacer ni la mitad de las cosas que deseaba, pues me he pasado durmiendo más de la mitad de mi vida, con lo cual he vivido bien poco la única vida que voy a vivir… la cosa es que después nadie se quiere aplicar su propia medicina, así que me puteen a mí, pero los demás (sus familias nucleares) son intocables… paciencia. Dios dirá.

Por ejemplo, tengo un cuñado que dice siempre que él ha vivido 70 años de vida, más veinte años de vida nocturna, o sea de juergas totales y mientras a mí me han tenido durmiendo gran parte de mi vida (unos diez años me han tenido durmiendo de quince a veinte horas al día, todos los días) … paciencia y ya repito que Dios dirá. ¿Y por qué tanta diferencia entre él y yo? No lo encuentro nada justo, la verdad.

 

Hasta aquí por esta semana. Espero que estos escritos míos les sirvan de algo como por ejemplo para pasar el rato. Muchas gracias por leerme.

Saludos cordiales:

Servando (Blanco Déniz).

Dios nos llama haciendo cada uno mil y una historias distintas, y él no quiere que cambiemos, sino que haciendo lo mismo seamos ahora siervos del Señor… así por ejemplo había un buen hombre que se dedicaba a vender y dar libros de todo tipo, cuando de pronto se convirtió al Señor, y entonces se deshizo prontamente de los libros de otras temáticas, e hizo acopio de libros religiosos, y a partir de ahí, se dedicó a regalar libros de religión… este hombre, cuyo nombre no recuerdo, ha sido canonizado como santo hace muchos años… el Señor hace las cosas como uno menos piensa…

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free