MENUDENCIAS 341 (7/10/10 al 13/10/19)

MENUDENCIAS 341 (7/10/19 al 13/10/19)

Aquí tienen la semana 341 de esta serie titulada Menudencias, que no es otra cosa que yo escribir a diario sobre cosas que me ocurren, veo, leo, oigo, barrunto, hablo, pienso, deduzco, etc., en definitiva, de todo un poco. Pero que subo el total (de nueve a diez folios) al blog, una sola vez en semana. Como siempre, cuando pongo algo entrecomillado es porque lo he puesto tal cual estaba en la fuente original. Y si lo pongo tal cual, es porque para mí lo que dice y en el tan corto espacio que lo dice, no tiene desperdicio. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos. Muchas gracias por leerme. Ahí van:

 

[Lector, verá que en el blog faltan los escritos de cinco años (cerca de 300 posts), desde mayo de 2012 hasta noviembre de 2017, lo cual se debe a que hubo problemas a la hora del cambio de web hace cosa de un par de años. Todavía no tengo claro qué hacer con ellos. Disculpen las molestias y muchas gracias].

7/10/19

Todavía hay gente que cree que limpiarse los oídos con los bastoncillos es una buena idea y muy higiénica, de tal forma que incluso recuerdo que un colega farmacéutico cuando le dije que se me formaban muchos tapones en los oídos (por la dermatitis seborreica que padezco), me dijo que me los limpiara con un bastoncillo. Me lo callé, pero debía haberle dicho que todo lo contrario, que el bastoncillo lo único que hace es apretar más el tapón contra el fondo del oído, por lo cual lo hace más duro y compacto a la hora de sacarlo como se debe, o sea en el enfermero, con agua tibia que se echa a presión con una jeringa grande… es más, muchas veces dicho enfermero nos hace firmar el consentimiento informado, para que sepamos que la maniobra de la limpieza no está exenta de riesgo y por tanto hay que tener mucho cuidado. Entre otras cosas nos podemos perforar el tímpano y no sé qué más cosas puede provocar… pero que sepan que lo de los bastoncillos para limpiar los oídos, nones.

Aunque lo que digo ahora sé que son cosas de Perogrullo, pero hay gente tan analfabeta que no lo sabe, pues no saben ni lo más mínimo, como un sudamericano que conozco cuya mujer (de la misma nacionalidad) e hijos (los tres hijos son españoles) tampoco lo saben y es que cada vez que uno llega a su casa, se debe lavar bien las manos y lo mismo cuando vayan a comer… esto al ver que no lo sabían, me dejó flipando total y que cómo es posible esto en el primer mundo, ya que ellos llevan aquí cosa de veinte años o más. Mi padre se las lavaba cada vez que llegaba de la calle y lo hacía a conciencia, para que yo y todos los hermanos, viéramos cómo se debían lavar las manos a conciencia. Y más él que era farmacéutico y estaba por tanto de continuo con enfermos en su farmacia…

Un truco que le dije también a esa persona, al ver que no sabía nada de salud y como tenía un herpes labial, que, si iba a usar una pomada labial y más si la iba a compartir con otra persona (que es lo que estaba haciendo), que cada vez que cogiera un poco de pomada del tubo, lo hiciera con la yema de un dedo distinto, para así no contaminar el borde del tubo y por tanto le pueda pegar a otro su herpes labial. Le dije que lo hablara con su doctora, pero que posiblemente le mandaría Aciclovir que es (al menos así era cuando yo trabajaba de adjunto en farmacias) lo normal en estos casos.

 

8/10/19

Llevaba días pensándolo y hoy ya se lo dije a un matrimonio que son Testigos de Jehová quienes vienen de vez en cuando por mi casa a hablar de Dios y la Biblia, por lo que ellos me decían que la Biblia dice que Dios creó el cielo y la tierra y que más importantes que el hombre y la tierra no hay nada en el mundo (el cosmos), por lo que le dije que de esto nada, que el hombre es insignificante posiblemente y éramos tan incultos cuando nos dijo esto, que el Señor nos tuvo que dar leche como alimentos, y después cuando vayamos creciendo, nos va dando alimentos sólidos según dice San Pablo. Y que por esto no nos iba a decir que si el Big Bang, que si los agujeros negros, etc. Que posiblemente los astrónomos tienen tratados y más tratados sobre nuestra galaxia, y supongo que existen muchos más aún de otras galaxias y otros mundos. Que cómo iba a explicar esto a una gente que no tenía ni idea de nada. Es más, ni siquiera en el hebreo bíblico existía la palabra universo, para definir esto estaba la expresión: los cielos y la tierra. Y algunas cosas más me enseñaron que había en la Biblia, pero un par de frases o renglones de cada vez, pero que está claro que no son tratados y tratados sobre ello. Como que nos decía que existían otras cosas, pero lo importante era el cielo y la tierra. Deduje que lo que nos quería decir es que primero empezáramos a investigar sobre nuestra tierra, que con el firmamento empezaríamos bastante más adelante.

Que no dudo que Dios exista, tanto el Padre como el Hijo, pues de locos es pensar que somos los más inteligentes y los mejores de todo el firmamento.

Yo tengo claro que Dios existe, pero por el mismo motivo, no discuto que haya otros seres superiores a nosotros en otras galaxias u otros universos. Y si son igual de inteligentes que Dios Padre e Hijo, no tengo ni idea, pero no lo descarto tampoco del todo. Y si Dios tiene otros superiores en otros universos u otros cosmos, tampoco lo puedo ni afirmar ni negar, por lo que no lo descarto ni digo que es imposible de que exista. El todo es sumamente enorme y complejo y es más difícil que estemos solos y que seamos los mejores que el que se dé justo lo contrario. Yo lo tengo claro, no descarto ninguna opción. Lo que es también puede no ser y el no ser, puede ser. Así pues, puede ser todo, y lo creo más que, que no sea nada de lo dicho aquí.

Que no descarto que el Señor controle por ejemplo mil galaxias y que otros señores controlen otras tantas. Quién sabe si por encima de todo esto hay otros superiores. Que debían explicarnos todo sencillamente, y que siguiéramos los pasos a dar en la Biblia, que es quien mejor nos orientará en la vida. Así, por ejemplo, Jesús curaba a los ciegos de varias formas, como tocándole los ojos con los dedos, o con saliva y tierra mezclada, etc., y hoy ya con muchos aparatos inventados y fabricados por miles de personas, y mirando con ellos, los oculistas saben qué colirio prescribirnos para nuestro mal… sí ellos nos van indicando el camino… luchemos e intentemos hacer lo que ahí dice que ellos nos indican el camino.

Que la Biblia tiene errores como pensar que la tierra era plana, y no lo es, y eso costó disgustos a muchos genios como Galileo que creo que sufrió arresto domiciliario no sé si por el resto de su vida. Y esto llegó a tal punto que, para el mundo conocido, Finisterre (Galicia, España) era el fin del mundo… por esto, a los niños chicos se les da leche, o sea se habla de forma figurada, para explicar lo inexplicable, así como otras cosas que debemos descubrir por nuestros propios medios.

Me decía Juan (el marido) que el fin de los tiempos está cerca, pues existe mucho mal en el mundo, por lo que le dije que mal ha habido siempre, si no, que se fije en que Caín mató a su propio hermano Abel. O sea, desde el principio de la humanidad existe el mal, y al cincuenta por ciento, pues uno era bueno y otro malo (o sea los dos hijos de Adán y Eva, aunque luego tuvieron otros descendientes). Pero que eso sigue existiendo, pero que no lo veo como el final de los tiempos, pues después de todo, en Europa, América y en algunos otros lugares, hay relativa calma y no hay guerras declaradas, sino guerras comerciales, y cosas similares que escapan a mi comprensión.

Que el símbolo del Yin Yang lo dice claro, unos son buenos, tienen todo blanco, aunque, así y todo, tienen un punto negro que es nuestra maldad, que hemos de intentar llenar todo cuanto más podamos del bien y así dejemos relegado cada vez a un menor espacio al mal, o sea que el círculo negro se haga lo más pequeño posible…

María (la mujer de Juan) dijo que lo que no le gustaba era que el bien y el mal encajaran tan bien, o sea que el yin y el yang encajan a la perfección lo cual no le gustaba lo más mínimo… esto es un detalle en el que yo no había caído para nada y es muy cierto, el bien y el mal conviven parece casi que, en connivencia, acoplamiento y quizás en armonía, a no ser que en la frontera siempre hayan guerras y demás.

También le dije que, si él me había dicho que no estamos predestinados, que Dios nos da un margen de maniobra, en cambio yo cuestiono que si Jesucristo sabía exactamente que Pedro lo iba a negar tres veces antes de que el gallo cantara dos veces, que iba a resucitar al tercer día, que debía sufrir mucho por el Sanedrín y los ancianos, pero que después vendría su gloria… Y quién lo iba a delatar… todo sabía…

También que existen profetas que predicen cómo será el futuro, o sea que entonces debe estar todo escrito y si uno se salva o no… y entonces si todo está escrito, qué hacemos nosotros aquí, si se sabe si nos salvaremos o no de entrada, qué pintamos aquí, y por qué no vamos directamente al cielo o al infierno si todo está predestinado…

En fin, que hoy charlamos animadamente y les dije estas cosas que me rondan la cabeza hace semanas…

 

9/10/19

Leyendo a mi cuñado, en uno de sus escritos en su blog (A la Intemperie-El Cultural) (el 4 de septiembre), uno que trata de Rubén Darío, dijo que le preguntó a un joven que tenía en su casa hablando sobre poesía creo que era, y le preguntó mi cuñado que qué estaba leyendo (a mí me lo pregunta de continuo) y el joven le dijo: “Yo no leo, yo escribo”, y le sirvió otra copa más y lo expulsó de su casa. Otro grande de la escritura, como el farmacéutico D. Raúl Guerra Garrido, dijo que se podía ser escritor aunque se esté pasando una temporada sin escribir (mi cuñado le llama La Seca), pero lo que no puede hacer un escritor es no leer… y así me pasa a mí, que me he pasado varias épocas sin escribir, y lo empecé haciendo algo tarde, sobre los 33 creo que fue o quizás un par de años más tarde, pero lo que casi nunca he dejado de hacer es leer. Salvo un par de años en que en vacaciones no hacía nada de nada, salvo beber cerveza cuando tenía dinero para esto, lo cual no solía suceder y fumar petas cuando alguien me invitaba. Época que por suerte ya pasó. Ahora estudio lo más que puedo y leo lo más que puedo de continuo y casi sin pausa. Si me gustaría algo en esta vida es leer a los más grandes de la humanidad, aunque muchas veces leo más a actuales que a grandes clásicos. Todo se andará.

De clásicos, me tiene muy contento lo que leo en estos días, a Zhuang Zi, que es un filósofo coetáneo de Confucio, que siempre me ha gustado mucho, desde que lo empecé a leer (voy empezando, la tercera vez que leo dicho libro entero), cuando iba de voluntario una o dos tardes a la semana a Farmacéuticos Canarios Solidarios, donde hablaba largo y tendido sobre temas de Farmacia, tanto al otro voluntario, como a mi jefa, la directora técnica de la ONG, Mercedes, un encanto de mujer y valiente, pues defiende ella sola a la ONG en varios sitios a los que va, así como en su trabajo. Un trabajo muy grato y encomiable, por cierto. La directiva no va todos los días como ella, que es la que está siempre al pie del cañón en el local (COFARCA: Cooperativa Farmacéutica Canaria, España) donde se ubica dicha ONG.

Ahí empecé a leer a este maestro de la filosofía oriental, y la verdad es que me daba cuenta que esos libros (la colección de filosofía oriental de Círculo), debían tener unas leídas más relajadas y concentradas, pues en las guaguas (los autobuses) es muy difícil concentrarse bien, y más si son en horas de trabajo, en que suelen ir las guaguas al tope y con mucho murmullo de la gente hablando de sus cosas.

Me encanta ese libro, y durante su segunda leída vi que era una joya de sabiduría, que es difícil de entender, aunque parece que en esta tercera lectura que es más sosegada, aunque a ratos (a cachos) lo leo, bien puedo decir que me resulta más fácil de comprender, que hace unos veinte años, cuando iba en dichas guaguas a mi trabajo de voluntario en la ONG dicha.

 

Hasta aquí por esta semana. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos y les sirvan de algo como por ejemplo para pasar el rato. Muchas gracias por leerme.

Saludos cordiales:

Servando (Blanco Déniz).

Acabo con una enseñanza que podemos ver en la Biblia, en la que vemos que en la época de Jesús había varias sectas distintas respecto a la religión, algunas de las cuales, no creían en la vida eterna, después de la vida aquí. O sea que sólo se vive la vida que vivimos en la tierra y nada más. Otros se basaban solo en el libro de Moisés, y raros eran los que se basaban en la Torá. Y La Misná apareció después de Jesús. Estas sectas eran los zelotes, los fariseos, los saduceos, los escribas, etc. Había mucho descreído por aquel entonces. Jesús fue revolucionario en todos los sentidos, y aunque Él nunca dijo nada de crear una nueva religión, sí le dijo a San Pedro que él sería la roca (que sería lo que hoy es el papa), lo inmutable, lo perecedero. El líder de una nueva religión, aunque Jesús nunca dijese que estaba creando una nueva religión. Una nueva era, en realidad creó. Es el ser más extraordinario que haya estado en la tierra nunca.

Sí que leo un clásico total varios días a la semana, la Biblia, en distintas partes, así en casa de mi madre, suelo leer el Nuevo Testamento y a veces en mi humilde piso el Antiguo de normal. Cuando necesito auténtica inspiración y ayuda intento leer los evangelios, en los que suelo encontrar respuesta y sosiego a mis dudas y desasosiegos de cada momento.

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free