COOPEREMOS:

Las ocho de la mañana: me levanto tras sonar el reloj digital de lujo, del que a pesar de tener un montón de funciones, sólo sé usar la de despertador, como casi todo lo que tengo en mi chalet; y todo último modelo, de súper-lujo.

Luego voy y desayuno como un príncipe, pues sé la importancia de tomar un buen desayuno nada más empezar el día, lo cual me viene bien incluso para el sobrepeso grado I que ahora tengo (para no comer luego tanto en el almuerzo y cena, sino compartir la comida total, en diversas y frecuentes comidas), el cuál hasta no hace mucho era obesidad mórbida por los excesos y el sedentarismo, pero que tras largas operaciones con los mejores cirujanos de la UE, pagados a golpe de talonario, me han dejado hecho un pimpollo. También me han aconsejado que tome bastante fibra, por lo que suelo tomar granulados de Plantago ovata, la cual, tiene la característica de absorber bastante agua, con lo que hace a las heces más blandas (y no duras, secas y apelmazadas), y acuosas y por ello más fáciles de expulsar, también al hincharse, hace presión sobre las paredes intestinales, con lo que aumenta el peristaltismo intestinal y el tránsito intestinal, y por tanto la frecuencia defecatoria; me he informado, y parece ser que también hacen efecto sobre los colonocitos, y algo más se sabe, pero todavía está en investigación; sí me han aconsejado que después de tomarlo con un mínimo de medio vaso de agua sin gas (como toda la medicación), beba más agua, por si se quedara obliterando el trayecto al estómago. Muchas de estas cosas, se me quitarían simplemente haciendo algo de ejercicio, como caminar todos los días un mínimo de media hora a una velocidad tal que se entrecorte la respiración (esto en adultos jóvenes sanos), pero paso de hacerlo, pues, me quita tiempo de mi trabajo, y mis sedentarias aficiones.

Luego voy y me llevo el Coffea arabica a mi cuarto, pues tengo dependencia y tolerancia del mismo, y a pesar de que tengo HTA y por tanto, sólo puedo tomar un máximo de tres cafés al día, yo paso de eso, y tomo todos los que me den la gana, que para algo soy algo más que el resto de los mortales. En cuanto a varios productos, sé que los podrían comprar, como en este caso el café, los de comercio justo (para ayudar a los campesinos del mundo en desarrollo, en este caso), pero paso un kilo de decir al servicio que me compre éstos, y a pesar de saber que esos productos son de primera, no doy esas órdenes para que me compren esos productos.

Hasta que no me tomo la dosis primera de este estimulante del sistema nervioso central, no doy pie con bola, pues mi cuerpo me pide desde el principio del día, la primera dosis de esta planta medicinal también digestiva, de la que soy adicto; sí, nada más levantarme. Sé, pues para ello he investigado en estos temas cuando fui a USA al acabar la carrera (pagado por mi papi, por supuesto), que la estimulación de las neuronas, células básicas del sistema nervioso (junto a las de la glía), se producen porque se despolarizan, cambiando la polaridad del axón, cuando entra una determinada cantidad de calcio (por sus canales específicos) al soma axónico. La despolarización se propaga rápidamente por todo el axón, llegando al botón sináptico, donde de alguna manera (no sé exactamente en el caso del café), hace que los neurotransmisores que están en las vesículas, se liberen y vayan a la hendidura sináptica donde se forma la sinapsis, y que se trasmitan a las dendritas de otras neuronas, donde anclarán de alguna forma a los diversos receptores, a raíz del cual, se estimularan unas enzimas que afectarán sobre algunas reacciones químicas o bien de dichos acoplamientos se producirá una cascada de reacciones, las cuales trasmiten la información nerviosa, dando también lugar a distintas acciones según los distintos neurotransmisores liberados y según cómo sea el proceso en cada caso…

Todavía recuerdo cuando un antiguo amigo mío que leía la Biblia a diario, me decía que nada como empezar el día leyendo un pasaje bíblico, a ser posible los evangelios… yo me digo, como lo hacía desde adolescente, nada, cuando me vaya a morir, pido a Dios que me perdone, y así me salvo, y mientras vivo a cuerpo de rey esta única vida terrena que voy a vivir (sin hacer caso de los sabios consejos de mi buen amigo)… claro que Jesucristo decía que los que tienen dinero en este mundo, ya están pagados en este mundo, y que por tanto, el Reino no es de ellos, lo cual si se fijan, fue una revolución que sublevó a los discípulos, que le dijeron que cómo iba a ser eso, etc.; me dijo este amigo, que cree que el desconcierto debe ser, porque los grandes del Antiguo Testamento, casi todos eran ricos. De ahí, que ni rico ni pobre, por el echo de serlo, está ya salvo, todo lo contrario, hay que ganárselo a pulso…

Entonces, tras tomar el café, me afeito y me ducho, y aunque tengo lo último en adelantos en los baños, no uso casi nada, pues no tengo tiempo de estar instruyéndome de otras cosas que no sean sobre mi trabajo, las cuales me reporten pingues beneficios.

Por supuesto, los productos de parafarmacia de mi casa, son todos comprados en la farmacia más cercana, a mi colega… sé que muchos productos de parafarmacia que hay en las farmacias, no son exclusivos del canal Farmacia, sino que éste es un canal más en este caso, pero yo paso, pues me conviene y me gusta tener al farmacéutico de la esquina, contento, y donde los empleados me hacen un poco la pelota, cuando voy por allí a algo, pues no es normal la billetada que me dejo allí mensualmente.

Todo lo mío, es lo mejor de lo mejor, pues para algo es uno un alto ejecutivo en una empresa sanitaria, encargado de la sección de cooperación al desarrollo.

Hace unos años, al leer la prensa, observé cómo en USA, se estaban generando los aéreo-taxis, una especie de aviones pequeños, para desplazar por el país a unas cinco o siete personas. Yo me muevo a veces en el helicóptero de la compañía, y si son viajes grandes, en uno de los aviones privados también de la compañía.

Cogí mi Mercedes último modelo y recién estrenado (el cual, cuando tiene un par de años, lo doy a mi hermano, para que lo ceda por medio de las operaciones de leasing o renting, como él desee, pues a mí, comprarme otro coche de alta gama, no supone gran cosa, a pesar de esta crisis), y me fui al trabajo; el coche lo cogí en el garaje de mi casa, y en él fui hasta el garaje de la sucursal de la empresa, y allí fui hasta mi despacho en ascensor, con lo que camino escasos metros al día… algún inconveniente debe tener el dinero…

Luego tenía que dar una charla sobre cooperación, la cual, empecé diciendo:

“Señores, hemos todos de arrimar el hombro, para intentar paliar las diferencias entre norte y sur, como por ejemplo los escandalosos datos siguientes:

En la Tierra, más de 1.200 millones de personas, no tienen acceso al agua potable.

2.400 millones, no disponen de sistemas sanitarios básicos”.

El público asistente, no me dejó continuar, sino que se levantó y aplaudió atronadora y apasionadamente; sentí un gran orgullo, henchido de placer, por mi poder sobre el público y de mi manejo de las masas, y lo bien que iba mi vida (material y social)…

Saludos cordiales:

Servando Blanco.

PS: vivo en el mundo desarrollado, con una modesta pensión de aproximadamente unos 635 €/mes, más la ayuda de mi familia…

Entre todos podemos; con un par de ellos solos, es bastante más difícil. Ayude, por favor.

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free