MENUDENCIAS 333 (8/7/19 al 14/7/19)

MENUDENCIAS 333 (8/7/19 al 14/7/19)

Aquí tienen la semana 333 de esta serie titulada Menudencias, que no es otra cosa que yo escribir a diario sobre cosas que me ocurren, veo, leo, oigo, barrunto, hablo, pienso, deduzco, etc., en definitiva, de todo un poco. Pero que subo el total (de nueve a diez folios) al blog, una sola vez en semana. Como siempre, cuando pongo algo entrecomillado es porque lo he puesto tal cual estaba en la fuente original. Y si lo pongo tal cual, es porque para mí lo que dice y en el tan corto espacio que lo dice, no tiene desperdicio. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos. Muchas gracias por leerme. Ahí van:

 

[Lector, verá que en el blog faltan los escritos de cinco años (cerca de 300 posts), desde mayo de 2012 hasta noviembre de 2017, lo cual se debe a que hubo problemas a la hora del cambio de web hace cosa de un par de años. Todavía no tengo claro qué hacer con ellos. Disculpen las molestias y muchas gracias].

8/7/19

Como verán este número del Menudencias es bastante significativo para los cristianos pues es el número de Jesucristo (el tres) tres veces (o sea, tres por tres), casi nada, pero hay que tener también muy presente que es la mitad del número de la Bestia, así que hay que andar con mucho, mucho ojo. Gracias por aguantar estas cosas que para algunos sean supersticiones, lo que yo no creo padecer, pues no soy supersticioso para nada, salvo para el 666. Creo que el número de los templarios era el 63 o el 36, no recuerdo bien.

Estoy viendo que desde el Colegio de farmacéuticos de mi provincia (COFLP), está en marcha desde hace años, una campaña para dejar de fumar a aquellos fumadores que por sí mismos no lo pueden dejar. Le están dando bastante difusión y parece que por lo pronto es eficaz, hasta el punto de que otras comunidades autónomas de España, quieren implementarlo en sus farmacias, como por ejemplo los de la Comunidad de Navarra.

Parece que da resultados este método a base de medicamentos y chicles de nicotina.

Dice el vocal de Oficina de Farmacia de aquí que, si el fumador se entera que hay ayudas económicas para dejar el cigarro, pues éste es más proclive a dejarlo. Y no hay que olvidar que aparte de la mala calidad de vida que en muchos provoca el tabaco (muchas veces por problemas del tracto respiratorio), éste está directa e indirectamente relacionado con muchos tipos de cánceres.

Yo personalmente era un fumador empedernido que no podía dejarlo ni de broma, hasta que me leí el libro Dejar de fumar es fácil si sabes cómo, de Allen Car y con éste dejé por completo el cigarro. No recuerdo mucho, pues no suelo fijarme mucho en mis logros (ni en los profesionales casi), pero sé que, por esas fechas, cuando lo dejé, prácticamente no tuve mono ninguno, no recuerdo si es porque coincidía que mi madre estaba enferma de neumonía, lo que me tenía muy preocupado, o si estaba liado con otras cosas y por tanto no hacía mucho caso al mono del tabaco, pero lo cierto es que lo superé sin grandes problemas, tras la lectura de dicho libro. Los que me conocen lo saben pues lo he dicho varias veces, así al final, pocas páginas antes del fin del libro, éste dice: Sigue fumando… Y yo me dije: Claro que fumo… Y salí fuera de la farmacia donde trabajaba de adjunto, a fumarme un cigarro, el que sería mi último cigarro de toda mi vida. Nunca más he vuelto a coger un cigarro. Y así ha sido y sigue siendo en la actualidad.

 

9/7/19

En USA se suele tomar la temperatura de la boca, mientras que en Europa usamos más la temperatura axilar, por lo que cuando algo se refiera a una temperatura en concreto, que sepan que si se refiere a USA, hay que usar unas correcciones matemáticas cuando se vaya a trasladar a Europa. La de la axila es inferior a la de la boca. Aunque a veces se toma como aceptable la misma temperatura.

En algunas ocasiones el estado del paciente es tan malo (un performance estatus [PS] alto) que ni todas las maniobras exploratorias se deben hacer, por ejemplo, no está aconsejado el tacto rectal a una persona que se sospeche que padece neutropenia febril, pues puede desencadenar una bacteriemia. Así están de delicadas algunas personas y por tanto cuán diferente debemos actuar según qué enfermedades.

La nutrición tiene importancia en el cáncer, tanto en su tratamiento como en su prevención.

Una dieta rica en frutas y verduras, así como pobre en grasas animales, carne y baja en calorías, es una dieta ideal para mantener a raya distintos tipos de cánceres.

Un buen estado nutricional es fundamental para afrontar con más éxito el tratamiento contra el cáncer.

El 20-30% de personas con cáncer, muere por una mala alimentación más que por el propio cáncer en sí. Cuando el enfermo está en fase terminal, se le debe dejar que coma todo lo que se le apetezca, pues ya nada podrá revertir la situación. O sea que lo que le guste, eso coma.

La pérdida de peso en estos pacientes, influye en la supervivencia (en sentido contrario), y es un indicador de mal pronóstico, así como de la calidad de vida.

La desnutrición en los pacientes con cáncer es muy habitual.

La mayor parte de las personas que tienen cáncer avanzado, presentan también desnutrición.

En los cánceres del tracto digestivo, un gran porcentaje de las personas presentan pérdidas de peso.

El que estos pacientes presenten caquexia y malnutrición no quiere decir que tengan un IMC bajo, sino que incluso es muy frecuente la obesidad y presentar los síntomas dichos.

En los pacientes con cáncer, la disminución de la ingesta se suele deber principalmente, a la plenitud abdominal, alteraciones del gusto, constipación, sequedad de boca, náuseas y vómitos.

Sobre un 30% de las muertes por cáncer, se achaca a la caquexia que éste provoca. La caquexia se caracteriza por la disminución de la masa magra.

Los cánceres asociados a una mayor desnutrición son los de páncreas, estómago y esófago.

La desnutrición puede influir sobre el menor efecto de la quimioterapia y radioterapia y/o una menor tolerabilidad a los mismos.

Algunos efectos adversos de los antineoplásicos sobre el tracto digestivo, como mucositis, anorexia, estreñimiento, alteraciones del gusto, diarrea, náuseas y vómitos, tienen un impacto negativo sobre el estado nutricional.

 

10/7/19

No todos los fármacos actúan igual en el estado nutricional, así algunos tienen alto, bajo y medio riesgo nutricional.

Hoy día con antieméticos se consigue controlar casi todas las náuseas y vómitos provocados por los antineoplásicos.

Hay que tener claro en cuanto al vómito, que no es lo mismo, vómitos (expulsar el contenido del estómago), náusea (sensación desagradable que suele no siempre desembocar en vómitos) y arcada, caracterizada por unos movimientos característicos que parece que van a culminar en la expulsión del vómito, pero que no suele ocurrir. Son tres conceptos que hay que tener claro que son bien distintos entre sí.

El vómito es una respuestas compleja y natural a distintos estímulos. Y que protege al organismo de la ingesta accidental de toxinas, las cuales son expulsadas por el vómito.

El vómito (y la diarrea) de entrada no hay que evitarlo, pues es expulsar al exterior el tóxico que nos está haciendo daño (como he dicho tantas veces).

Se divide en dos fases, prodrómica en la que entran los distintos signos y síntomas característicos. Y la fase eyectiva que se entremezcla con la arcada y posterior vómito.

Como con casi todos los medicamentos, con los antieméticos, hay que empezar con las menores dosis posibles e ir aumentando la dosis hasta encontrar la adecuada.

A pesar de lo que pudiera pensarse, puesto que los vómitos son por la boca, hay que intentar usar los antieméticos por la vía oral, a diferencia de lo que podría pensarse que la vía i.v. sería la adecuada, no es así, por lo que siempre que se pueda, hay que usar la vía oral, que es la de elección.

Hay varios esquemas de antiemético según sea para emesis aguda o retarda o para cualquier tipo. También hay distintos esquemas según sea la emesis grave o menos o nada grave.

La gravedad de la emesis depende de la dosis del antineoplásico que la produzca, de la experiencia previa que el paciente tenga de la emesis, y así algunas cosas más que hay que tener en cuenta a la hora de presentarse la emesis y de cómo tratarla.

Hay determinados medicamentos cuyos efectos adversos y características son especiales, por eso en cada caso hay que usar un tipo determinado de antiemético. Hay varios tipos de antieméticos y unas pocas y determinadas familias de fármacos antieméticos. Así pues, según cada situación, hay dónde elegir.

 

Hasta aquí por esta semana. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos y les sirvan de algo, como por ejemplo para pasar el rato. Muchas gracias por leerme.

Saludos cordiales:

Servando (Blanco Déniz).

Acabo con una enseñanza que podemos encontrar en la Biblia, como lo que dijo Jesús a San Pedro, cuando éste le juró fidelidad por encima de todo, que antes de que el gallo cantara dos veces, él le habría negado tres veces… Y como no podía ser de otra manera, esto ocurrió. Pero a lo que voy ahora, que se fijen que de nuevo aparece el tres, el número de Jesucristo. Es algo increíble, y quizá sin importancia es posible para las personas profanas en la materia, como el tres se repite al o largo de toda la vida de Jesús y más especialmente en su pasión y alrededores. Ejemplo tres crucifijos, tres clavos, tres idiomas, 30 latigazos (esto no lo recuerdo bien), 30 años, 33 años, al tercer día resucitó, el 666 o sea mezclas de tres (el ángel caído), y así varias cosas más que no tengo en mente ahora. O sea que el tres es el número clave en la cristiandad, como digo de continuo.

 

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free