MENUDENCIAS 297 (20/8/18 al 26/8/18)

MENUDENCIAS 297 (20/8/18 al 26/8/18)

Aquí tienen la semana 297 de esta serie titulada Menudencias, que no es otra cosa que yo escribir a diario sobre cosas que me ocurren, veo, leo, oigo, barrunto, hablo, pienso, deduzco, etc., en definitiva, de todo un poco. Pero que subo el total (de nueve a diez folios) al blog, una sola vez en semana. Como siempre, cuando pongo algo entrecomillado es porque lo he puesto tal cual estaba en la fuente original. Y si lo pongo tal cual, es porque para mí lo que dice y en el tan corto espacio que lo dice, no tiene desperdicio. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos. Muchas gracias por leerme. Ahí van:

 

[Lector, verá que en el blog faltan los escritos de cinco años (cerca de 300 posts), desde mayo de 2012 hasta noviembre de 2017, lo cual se debe a que ha habido problemas a la hora del cambio de web el año pasado. Todavía no tengo claro qué hacer con ellos, aunque estoy pensando en su posible publicación en papel. Disculpen las molestias y muchas gracias]

20/8/18

Es posible que algunos medicamentos que pueden formar parte de la quimio, pueden provocar caída del cabello, por lo que mejor es afeitarse la cabeza, aunque mucha gente se pone peluca mientras que otros se ponen una gorra.

Decirles que de todas maneras creo que es reversible esta reacción adversa, así cuando se acaben dichos tratamientos, de normal el cabello vuelve a salir creo que al mes o dos meses tras la retirada de dichos medicamentos.

Algunos antineoplásicos actúan a nivel del DNA celular, actuando sobre las moléculas (en realidad es sobre ciertos radicales o elementos químicos) que forman parte de dichas estructuras, pero la especificidad no es completa, de ahí que muchas veces esos medicamentos también actúen sobre el DNA de las células buenas de nuestro organismo, de ahí que provoquen graves efectos adversos. Muchas veces, para evitar esto, se construyen vehículos que dirijan al medicamento exactamente a las células cancerígenas en concreto y ahí se libera la molécula de medicamento y por tanto hace efecto sólo en las células cancerígenas. Muchas veces en estas cosas se está usando la nanotecnología, la cual tiene un gran futuro en la Farmacia en mayúsculas.

Si alguien tiene una conducta de riesgo, cualquiera que sea por la que se pueda contagiar, lo mejor es que se haga la prueba del Sida (y de otras ETS: Enfermedades de Transmisión Sexual) a los tres meses de la conducta de riesgo.

El Sida en principio no suele dar síntomas, sino que somos más propensos a contraer enfermedades infecciosas y nos duran más de lo habitual, lo cual es posible que sea señal de que el sistema inmunitario está debilitado, debido al VIH el cual nos ha provocado el Sida.

En España hay muchísima gente que es portadora del VIH y no lo sabe, pues como no tienen síntomas ningunos, no se preocupan de hacerse las pruebas. Quién sabe si tal vez piensan que eso a ellos nunca les pasará, que a ellos nadie se lo va a pegar. El que juega con fuego, termina quemándose, dice el sabio refrán.

Si les da apuro ir al médico a pedirle que le haga las pruebas del Sida, en España, algunas farmacias hacen esta prueba allí mismo sobre la marcha. Y si no, pueden comprar en las farmacias, el kit para hacerse dichas pruebas en su propia casa. Allí sin que nadie lo vea, puede saber si está infectado de Sida o no. Si les sale positivo deben ir al médico cuanto antes, para instaurar ya el tratamiento contra el mismo. Como dije creo que la semana pasada, aquí en España, en el primer mundo absoluto, con tratamiento se convierte en una enfermedad crónica más como la diabetes o la esquizofrenia o la hipertensión o sea que con tratamiento puede uno vivir y con buena calidad de vida. Repito las pruebas han de hacerse después de pasados tres meses de la conducta de riesgo, pues es cuando ha pasado el llamado periodo ventana que es el tiempo que tarda en verse si hemos sido infectados o no.

 

21/8/18

A un amigo le hicieron una colonoscopia por lo que me preguntó si con esto se veía la próstata y le dije que no, pero al par de días le envié un wasap con lo que sigue:

Disculpa, me dijiste si la próstata se veía con la colonoscopia y te dije que no. En realidad, la colonoscopia es una cámara que meten por el ano hacia arriba y así poder ver todo el intestino grueso. De ahí la importancia de que esté vacío del todo, sin heces ningunas (ni tampoco comida en el intestino delgado).

La próstata está por fuera de los intestinos. Está rodeando a la uretra a la salida de la vejiga urinaria, tiene forma y creo que el tamaño de una nuez. Pero, aunque está por fuera está muy cerca del recto, de ahí que metan el dedo por el ano y simplemente tocándola (palpación rectal, se llama) saben si el tamaño es normal o no. Si el tamaño es muy grande, entonces hay que ver si es peligrosa (cáncer) o no lo es. En caso de lo último se llama entonces Hipertrofia Benigna de Próstata (HBP). Espero haber aclarado tu duda. Saludos.

Si por cualquier motivo en concreto, no les dan los medicamentos que pone en la receta electrónica, como por ejemplo porque haga falta la firma del inspector por diversos motivos, no se preocupen, pues salvo los de las infecciones que sí deben tomarlos cuanto antes mejor, desde que el médico los prescribe, de resto no se preocupen si se demoran un par de días en empezar el tratamiento, pues poco va a influir en nuestro proceso patológico el que se empiece hoy o dentro de tres días. Siempre que después de empezado el tratamiento se siga éste a rajatabla. Así por ejemplo si nos olvidamos de tomar un medicamento y por ejemplo este se toma uno al día, cuando nos demos cuenta que no lo hemos tomado, aunque hayan pasado un par de horas de la toma diaria, pueden de normal tomarlo sin problemas el olvidado (hay que consultar siempre si ese medicamento en concreto cumple esto, pues algunos no lo cumplen y por tanto no se puede hacer).

Si por casualidad el medicamento lo tomamos tres veces al día y nos damos cuenta al par de horas de la toma que no lo hemos tomado, entonces posiblemente no lo podremos tomar, ya que nunca se debe duplicar la dosis, a no ser alguna que otra excepción como creo que eran los anticonceptivos hormonales orales, que se puede y debe duplicar la dosis si se olvida una toma (todos los casos dichos aquí se deben consultar con la ficha técnica, pues muchos medicamentos tienen características distintas y lo que yo he dicho aquí son un par de trazos muy generales).

 

22/8/18

Durante el embarazo cada medicamento se comporta de distintas maneras, así no es lo mismo el trimestre del embarazo en que se encuentre la mujer pues los medicamentos van a actuar distinto en cada uno.

Según la forma en que actúen sobre dicha etapa, se denomina con una letra distinta, la cual tiene distintos significados y quieren decir cosas distintas según en qué trimestre sea del embarazo.

Cada medicamento se comporta distinto según en qué fase se esté. Puede llegar a ser teratógeno, y a veces con mucha frecuencia, como ocurrió con la Talidomida, a partir de cuya interacción se ha investigado mucho más sobre los medicamentos en el embarazo.

En la lactancia, el medicamento puede pasar a través de la leche materna, como por ejemplo los medicamentos liposolubles (que ya he dicho en otras ocasiones que muchos fármacos son liposolubles) que van disueltos en la grasa de la leche de la mujer y por tanto pasan así al lactante, pudiendo así provocar graves efectos al lactante. En cambio, a veces esta característica se aprovecha para llevar algunas sustancias al neonato.

La tan socorrida Aspirina® está totalmente contraindicado en el embarazo pues puede provocar hemorragias en el feto. Y en la lactancia creo que ocurre lo mismo con el lactante.

La leche materna es fundamental por ejemplo para el buen desarrollo del sistema inmunológico y la lactancia materna solo tiene ventajas frente a la lactancia artificial. Así pues, hay que intentar dar el pecho todo lo que se pueda, de ahí la importancia de que los médicos valoren qué medicamentos se les da a las madres durante la gestación, el puerperio y la lactancia.

 

23/8/18

Cuando alguien va a publicar un libro, el consejo que se le puede dar es corregir, corregir y corregir.

Cuando le dan un libro a algún profesional de la escritura, lo primero que hace es leerse las primeras páginas, luego las últimas y si le gustan, se lee algunas del medio y si éstas también le gustan, al final se lee todo el libro.

Lo estoy experimentando en mi propia carne y lo que pensaba que había corregido hace varios años, cuando ahora lo he vuelto a mirar, veo que debo corregir y corregir cosa mala. En efecto, aunque no lo crean, con los años se aprenden muchísimas cosas (siempre que sigamos activos) y se nota horrores, así se da uno cuenta que había cosas que pensaba que las tenía muy claras, muy bien puestas y sabidas y ahora me he dado cuenta que no era tanto.

Noto mucho la diferencia de lo que encontraba importante hace unos veinte años, así como la forma de explicar las cosas que me interesan a lo largo de todos esos años. Y veo que cuando hablo sobre una cosa, veinte años después me expreso y explico las cosas mucho mejor y más extensamente incluso. Y eso que uno se piensa muchas veces a los treinta y cinco años que ya está bastante maduro, y lo cierto es que a los cincuenta te das cuenta que has avanzado mucho más. Si suelen escribir cosas, lean las que escribieron hace diez años y las comparan con ahora, siempre que hayan llevado un buen ritmo de trabajo y estudio y verán qué gran diferencia y cómo cosas que en ese entonces consideraban importantes, después verán que no lo son tanto.

La amiga que me llama de continuo y me bombardea a preguntas de salud, pero que ya casi no las pongo pues siempre es lo mismo o cosas similares, hoy me llamó y me dijo que le iba a decir a la doctora que le hiciera una radiografía porque no se le había quitado el dolor de lumbalgias que tiene. La cosa es que anteayer le mandó el paracetamol de 650 mg tres veces al día y ya hoy iba a ir a la consulta otra vez para que le hiciera pruebas a ver en realidad qué es lo que tiene. Me dejó flipando, pues en dos días ya quería estar restablecida del dolor, y le dije que esperara una semana o diez días (mejor a las dos o tres semanas), que estuviera con el tratamiento que le mandó y si entonces no se le ha quitado, pues que vaya a la doctora, y le dijera que no se le había quitado, con lo que es posible que le ponga otro analgésico más potente.

La cosa es que tiene insuficiencia renal y por tanto no puede estar con muchos medicamentos, pero de todas maneras hay algunos que sí que puede tomarlos pues no son tan peligrosos para los riñones.

Hace un par de días me dijo que el Metamizol se lo había mandado una doctora de urgencias por lo que lo miré por internet (Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios) y vi que, aunque comenta que en la insuficiencia renal no se debe abusar mucho del mismo, pero para tratamientos cortos sí se puede usar.

Me flipa cómo la gente exige a los medicamentos que sus dolencias se las quiten enseguida y si no es así, que el estado gaste en ellos lo que sea para ver qué tienen y cómo se lo quitan. Estamos muy mal acostumbrados y no estamos acostumbrados a padecer ni dolores ni ningún tipo de malestares. En efecto, estamos muy mal educados.

 

Esto es todo por esta semana. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos y les sirvan de algo como por ejemplo para pasar el rato. Muchas gracias por leerme.

Saludos cordiales:

Servando (Blanco Déniz).

Acabo con una enseñanza que podemos encontrar en la Biblia (II Corintios), que si creemos en el Señor, aunque nuestro hombre exterior se va desgastando, el interior no obstante se renueva de día en día.

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free