MENUDENCIAS 275 (19/3/18 al 25/3/18)

MENUDENCIAS 275 (19/3/18 al 25/3/18)

Aquí tienen la semana 275 de esta serie titulada Menudencias, que no es otra cosa que yo escribir a diario sobre cosas que me ocurren, veo, leo, oigo, barrunto, hablo, pienso, deduzco, etc., en definitiva, de todo un poco. Pero que subo el total (de nueve a diez folios) al blog, una sola vez en semana. Como siempre, cuando pongo algo entrecomillado es porque lo he puesto tal cual estaba en la fuente original. Y si lo pongo tal cual, es porque para mí lo que dice y en el tan corto espacio que lo dice, no tiene desperdicio. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos. Muchas gracias por leerme. Ahí van:

 

[Lector, verá que en el blog faltan los escritos de cinco años (cerca de 300 post), desde mayo de 2012 hasta noviembre de 2017, lo cual se debe a que ha habido problemas a la hora del cambio de web. Están en ello los profesionales de la ONG (FSFE) a ver si los pueden recuperar. Disculpen las molestias y muchas gracias]

19/3/18

Tengo un mosqueo increíble con los hipermercados de mi ciudad, más concretamente a los que voy con frecuencia que es una cadena canaria. Resulta que ha estado toda la crisis sin subir los alimentos prácticamente nada, con lo cual se podía uno comprar varias cosas (yo de normal compro cosas que no lleguen al euro, pues soy sumamente pobre), y durante casi toda la crisis los alimentos y fruitivos se podía decir que mantuvieron los precios congelados, siempre por el estilo. Pero ahora que estamos saliendo de la crisis, veo que, desde hace cerca de un año, han empezado a subir de precio varios productos que es algo escandaloso. De manera que durante la crisis tenían precios bajos y aún así tenían ganancias grandes, hasta el punto de que aumentaban las tiendas de dicha cadena, y ahora que estamos saliendo de la crisis y por tanto la gente gasta mucho más en alimentos, pues en unos pocos meses han subido los precios en algunos productos casi al doble. Tienen una desfachatez total, así que si a bajos precios y la gente gastando poco, con lo que es posible que solo compren lo básico, y así y todo ganan burradas de dinero (abren nuevas tiendas, repito), entonces ahora que la gente gasta mucho más con lo cual también aumentan las ventas de los productos que hablamos y van en cosa de un año y suben al doble dichos productos. Toda una desfachatez. Como me dijo un amigo, cuando la demanda sube, suben los precios. Unos indecentes, la verdad.

Sé que muchas grandes compañías de alimentación publicitan muchos productos a muy bajo precio. Así están bastante tiempo, hasta que es comprado por gran cantidad de personas, por lo que entonces dejan de hacerles propaganda y van subiendo poco a poco de precio dichos productos de tal forma que los clientes no se den cuenta y al final paga uno por ese producto más que lo que pagaban por los otros antes de empezar a publicitar el producto en cuestión. Como ven, tienen sus ganancias bien controladas y estudiadas.

 

20/3/18

Ayer la amiga que me llama de continuo para preguntarme dudas, me dijo que como había defecado unas tres o cuatro veces, si tenía un virus en el estómago, por lo que al haber defecado no tanto, le dije que más que ir al médico, que tomara una dieta astringente y si seguía defecando mucho más entonces que sí fuera al médico. A continuación, pondré los alimentos adecuados en la diarrea y luego en el estreñimiento, así como los desaconsejables en ambas patologías (que pueden deberse a múltiples causas):

Diarreas:

Los alimentos recomendables serían: “arroz blanco hervido; sopa de arroz, de zanahoria, sémola o cereales refinados; pan blanco tostado; puré de zanahorias, papas (patatas) cebollas y apio; pescado hervido o a la plancha; pollo hervido o al horno sin piel y grasa a la plancha; huevo duro o pasado por agua; yogur; manzana asada o rallada, membrillo y té.”

“Alimentos prohibidos: leche y derivados, por su contenido en lactosa; embutidos, fritos y comidas picantes; las grasas incluyendo la mantequilla, margarina y aceites; dulces y helados; comidas ricas en fibra como frutas crudas, verduras (especialmente las de color verde), o pan integral entero; café.”

Decirles que la fibra es laxante, pero también ayuda a la diarrea, ya que es un regulador del tracto gastrointestinal, de tal forma que yo alguna vez que he estado defecando en abundancia y debo salir a algún sitio por fuerza en donde no hay baños, pues me tomo un sobre de Plantago ovata (planta medicinal rica en fibra soluble y de venta en farmacias: Plantaben®) y me corta la diarrea ligera con un solo sobre de dicho fitoterápico…

También añadir que cuando uno tiene diarrea, debe comer algo, sobre todo las cosas dichas aquí, y no ayuno total, pues el organismo está luchando contra el agente causal y por tanto debe alimentarse para tener fuerzas para poder luchar contra él. O sea, no fritos y cosas de esas, pero sí los alimentos astringentes dichos. La diarrea de entrada no debemos detenerla, sino dejarla que siga su curso pues muchas veces este acto significa que algo nos ha sentado mal, o bien que es un tóxico del cual el organismo se está deshaciendo de él. Como saben con la diarrea se expulsan también nutrientes, electrolitos y varias sustancias necesarias para el organismo y por tanto debemos comer los alimentos dichos aquí, para reponer las sustancias dichas y otras.

Como también saben el agua que tomemos no debe ser la normal, sino con Sueroral® hiposódico (de venta en farmacias), para reponer los electrolitos perdidos, ya que, si tomamos agua sola, se descompensa el equilibrio osmótico y electroquímico (creo que son), por lo que hace falta reponer los perdidos con este medicamento preparado exprofeso para estas cosas. El cuerpo secreta agua a los intestinos de seis a siete litros diarios para hacer la digestión, de la cual, gran cantidad la eliminamos en las diarreas y vómitos, de ahí la importancia de hidratar con agua con electrolitos y no agua sola.

Estreñimiento:

Los alimentos aconsejados son los ricos en fibras como: “Frutas: manzana, albaricoque, pomelo, uva, nectarina, pera, ciruela, fresa, naranja, mandarina, sandía, aguacate, coco, pasas de Corinto.

Verduras: espárragos, judías verdes, brócoli, coles de Bruselas, col, zanahorias, coliflor, apio, maíz, cebolla, pimiento, papas (patatas), calabaza, rábano, boniato, nabo.

Cereales refinados: galletas, pan integral, cereales en copos, pasta cocida.

Legumbres: alubia, garbanzo, guisante, haba, lenteja.

Frutos secos: almendra (con piel), cacahuete, nuez.”

Aparte de esto debe tomar dos litros de agua al día y hacer ejercicio a diario, como caminar un mínimo de media hora todos los días.

Sobre estas cosas he hablado gran cantidad de veces por lo que no me extiendo más aquí.

 

21/3/18

Cuando tenemos un clásico entre las manos, le entra a uno una especie de gustirrinín en el estómago y cerebro, pues sabe que esta leyendo algo que ha superado la prueba de fuego que es el tiempo. Encima si es uno del estilo de Erasmo de Roterdam (Elogio a la locura) entonces sabe que le esperan por delante días de gran lectura y posiblemente de paroxismo intelectual.

Decía mi cuñado el novelista y periodista que en Japón casi todo el mundo lee en los transportes públicos y que llevan los libros forrados para que nadie sepa qué están leyendo. Y que, de normal (en todo el mundo), las mujeres suelen leer mejor calidad que los hombres. La verdad es que puede ser que en esto tengan razón, pues a veces leo novelas de Robin Cook que me dan cierto reparo que la gente me vea leyendo cosas tan baladíes, como las conversaciones entre los chorizos y matados que hacen los trapos sucios de los mafiosos, diciendo cómo van a eliminar a fulanito o melenganita con un lenguaje bastante soez, y como tengo aura (blanca), pues todo el mundo sabe que estoy leyendo una cosa sin mucha enjundia, por decir algo suave.

Como aquí hay que esperar en todos los sitios a los que uno va, es por lo que cuando debo esperar, llevo siempre un libro conmigo para poder leer. Pero ahora como he dicho en mi Diario, intento leer a los grandes clásicos y así mato dos pájaros de un tiro.

Parece que a los hombres le gustan mucho los deportes y cosas así, por lo que leen cosas de éstas. La verdad es que viendo a un sobrino que está estudiando periodismo y que desde siempre ha querido ser periodista deportivo, o sea desde que vio que no podría ser nunca uno de los mejores futbolistas del mundo, pensó dedicarse a esa carrera. Y digo esto, porque si él que ha querido ser siempre de este oficio, la cosa es que no lee nada de nada. A no ser como le vi estas navidades, que estaba mirando por el portátil cómo evolucionaba la lesión de un futbolista, pero de resto, nunca le veo con un libro leyéndolo. Y clásicos de literatura u otra disciplina, ni de coña, la verdad. Y él en teoría está muy bien educado, pero no lee nada a no ser por el portátil o el móvil, pero en éstos tampoco lee libros sino noticias de su sector. Paciencia. Preferiría que hubiera leído algunas novelas como yo hacía de joven, pero pasó y por tanto pasó. Así son los jóvenes; y perdonen la generalización. Aunque hoy vi un vídeo en un wasap de una niña a la que se le asemeja a Mozart, aunque a ver hasta cuándo dura y cómo llega a la vejez y muerte.

 

22/3/18

Cuando tengo algo de tiempo, leo a Juan Arias que es un escritor español que a veces escribe sobre una de sus licenciaturas, teología. Sus libros de teología están muy bien escritos y se ve que es una persona que domina los evangelios. Lo malo es que para él Jesús es un Profeta o el Maestro, pero no el Cristo, que es lo que Jesús es para mí. De todas maneras, las investigaciones que hace, son muy interesantes, y ya digo que, aunque partimos de premisas distintas, lo cierto es que hay que reconocer que sus libros (al menos los de Jesús ese gran desconocido o María esa gran desconocida o La Magdalena) los de teología al menos son muy, muy buenos. Lo aconsejo tanto a cristianos como a las personas que les interese la teología. Son amenos también, de fácil lectura (o al menos para mí que sé algo de teología y que he leído bastante los evangelios). Explica todas las cosas, basándose en lo que dice el Nuevo Testamento y más concretamente los evangelios, así como otros documentos importantes casi todos.

El primero de esta serie: Jesús ese gran desconocido es tremendo, y aunque él decía en aquellas fechas que era un libro que encontró perdido en la Biblioteca secreta del Vaticano, yo más bien creo que lo escribió él, y la verdad es que es increíble, así habla de varias cosas que ya había yo deducido de la Biblia, cosas que me chirriaban y que vi ahí reflejadas. De todas maneras, es un libro sumamente bueno y dice cosas sobre los evangelios que deberíamos todos tener en cuenta.

Cada vez la gente lee menos libros y a lo sumo lee algunas frases importantes de ciertos personajes. Tengo algunos amigos que sólo leen pequeñas frases o conversaciones sobre algunos temas, pero ya esto de coger un libro y leerlo entero, casi nadie hace. Es más, en internet se aconseja poco contenido por párrafo, pues la gente no está muy por la labor de leer mucho sobre un tema. De ahí supongo que se han fijado que muchas cosas de mis Menudencias son flashes cortos y de poca longitud, pues soy consciente de que la gente cada vez tiende más a esto. De todas maneras, sé que a veces hablo cosas que mucha gente no controla y que es más para farmacéuticos, ya que después de todo soy farmacéutico (jubilado, aunque voy a tope) y el blog en que esto escribo es el de La ONG del farmacéutico: Farmacéuticos Sin Fronteras.

 

Hasta aquí por esta semana. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos y que les sirvan para algo, como por ejemplo para pasar el rato. Muchas gracias por leerme.

Saludos cordiales:

Servando (Blanco Déniz).

Acabo con una enseñanza que podemos encontrar en la Biblia como que al Señor tu Dios temerás y no lo tentarás. También haz primero las cosas de la tierra y luego las del Cielo. Y amarás al Señor tu Dios por encima de todas las cosas.

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free