MENUDENCIAS 266 (15/1/18 al 21/1/18)

MENUDNENCIAS 266 (15/1/18 al 21/1/18)

Aquí tienen la semana 266 de esta serie titulada Menudencias, que no es otra cosa que yo escribir a diario sobre cosas que me ocurren, veo, leo, oigo, barrunto, hablo, pienso, deduzco, etc., en definitiva, de todo un poco. Pero que subo el total (de nueve a diez folios) al blog, una sola vez en semana. Como siempre, cuando pongo algo entrecomillado es porque lo he puesto tal cual estaba en la fuente original. Y si lo pongo tal cual, es porque para mí lo que dice y en el tan corto espacio que lo dice, no tiene desperdicio. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos. Muchas gracias por leerme. Ahí van:

 

[Lector, verá que en el blog faltan los escritos de cinco años, desde mayo de 2012 hasta noviembre de 2017, lo cual se debe a que ha habido problemas a la hora del cambio de web. Están en ello los profesionales de la ONG (FSFE) a ver si los pueden recuperar. Disculpen las molestias y muchas gracias]

15/1/18

Como todos sabemos, cuando tomamos ciertos medicamentos, así como con la edad o si sufrimos una caída o en infinidad de circunstancias, cuando nos levantamos bien sea de la cama, como de estar sentados o de alguna forma tal que cuando nos levantemos podamos sufrir la llamada hipotensión ortostática (hay una bajada de tensión por la que se pierde el control del cerebro), decirles que lo más adecuado en estos casos es levantarse poco a poco. Así si está uno en la cama, se levanta, y se quedan sentados en la cama con los pies en el suelo (sedestación), un ratito, como medio minuto o menos, o máximo uno, y luego se levanta uno despacito hasta la posición de bipedestación. Con este simple ejercicio evita uno que cuando se levante de golpe y porrazo suframos una bajada de tensión (no se irriga bien el cerebro, creo), con lo que se pierde el control del cuerpo y podemos caernos al suelo y de ahí que podamos rompernos huesos, como la cadera, o incluso darnos un golpe en la nuca y por tanto morir por ello. Así pues, mucho cuidado con esto. También lo pueden sufrir muchos hipertensos, cuyos medicamentos contra esto, puede provocar dicha hipotensión. Gran parte de las caídas y roturas de huesos, se deben a estas circunstancias y se podría evitar con esta sencilla maniobra. Cuando una persona se debe quedar encamada debido a las fracturas por las caídas, si son ancianos, posiblemente se deterioren a pasos agigantados y terminen muriendo, a veces el mismo anciano se suicida para no ser un estorbo y porque se deprime por verse un inútil (según él) postrado en la cama, por lo que termina quitándose de en medio.

Por esto mismo cuando se padece incontinencia urinaria, lo mejor es usar (aparte de un pañal) una escupidera o un chato o un orinal de caballero, todo ello es preferible que levantarse para ir al baño a orinar, por lo dicho arriba. Si no se pueden usar estas cosas, bien se podría usar unas sillas que tiene como asiento una escupidera y que vienen muy bien para estos casos, así como también para bañarse las personas cuando tienen problemas de movilidad, de tal forma que sentados en dichas sillas se pueden lavar bien todo el cuerpo. Como comprenderán están construidas de un material especial. Yo creo que se pueden encontrar en ortopedias.

Para los problemas de incontinencia urinaria, como siempre digo, hay varios ejercicios que sirven para paliarla con lo que les aconsejo que se lo pregunten a su médico y si éste no sabe, al especialista, que seguro que sabe qué ejercicios realizar contra esto.

Leyendo al Maestro Zhuang, veo que ya desde las épocas más remotas, el rico siempre ha sido igual, no saborea su fortuna, no sea que vaya a gastar mucho dinero en ello, así como que no vive pensando en que se podría arruinar en cualquier momento, así como tampoco vive, sino pensando siempre en cómo aumentar su fortuna. La gente cree que los ricos viven bien y felices, cuando es lo contrario. No es más rico (y feliz) el que más tiene, sino el que menos necesita.

La Biblia dice que había un rico que se decía para sí, ahora construiré un almacén enorme en el que guardar todas mis cosechas, y esta próxima será la última cosecha y ya luego podré descansar… pero Dios lo castigó y no pudo descansar, sino que murió se sobrentiende como había vivido, pensando en trabajar y trabajar y que en breve se tomaría un descanso, el cual no llegó nunca. No le sirvió de nada su fortuna.

 

16/1/18

Si ustedes son estudiantes o ejecutivos o deportistas de élite o grandes en lo que sea y por tanto van a tope en sus trabajos, deportes, estudios, etc., y se pasan unos tres o cuatro meses que no ven auras a nadie en el Telediario, entonces debo decirles que posiblemente usted también tiene aura.

En efecto, esto del aura no es que uno sea un iluminado, sino lo contrario, que uno va a tope en su trabajo. Eso sí creo que el color del aura sí corresponde a que uno sea de mejores o peores sentimientos. Como un sobrino me dijo respecto al aura roja, eso es pasión, vigor y un par de cosas más, por lo que yo le respondí: sexo, fama, dinero. Si esto lo intuyo es porque algunos de los que así la tienen, veo que sus vidas son más o menos con esas bajas pasiones. Y veo que los que la tienen blanca, intentan llevar una vida correcta y sin mancha. Aunque fallos tenemos todos, incluido el papa y tantos otros líderes religiosos.

Repito lo que ya varias veces he dicho y que dijo el Dalia Lama: “Cuando uno habla, dice lo que sabe, pero cuando oye, puede ser que aprenda algo.”

 

17/1/18

Como he dicho alguna vez a algunas personas con las que hablo, les digo fíjate que yo te pregunto a ti qué quieres ser, que seas lo que tú quieras, así dices, yo quiero ser astronauta, pues te digo, se astronauta más la Biblia o que tú quieres ser fontanero, pues fontanero más la Biblia. En cambio, si quien estuviera hablando contigo fuera Amancio Ortega (el hombre más rico de España), está claro que él te diría que si tú inviertes tu dinero en sus empresas él te hace a ti ganar dinero (aunque esto no siempre se cumpla, y más si eres un pequeño accionista, no ganarás nada respecto a sus grandes inversores). He aquí la gran diferencia.

He acabado de leerme el libro Frankenstein de Mary Shelley, el cual he leído por primera vez y sobre el que nunca había visto nada por la tele ni en ningún sitio, y he de reconocer que está muy bien escrito. Pero no solo es un libro de pasiones, muertes, dudas, etc., sino que también es un libro de viajes, pues la autora se recrea en contar las cosas que van viendo los personajes y por dónde están viajando y viviendo, pues muchos son los viajes y paseos que los personajes realizan.

Resulta que el protagonista principal, al que muchos ven dotado de una gran inteligencia y sensibilidad, para mí es uno que quiso lo imposible, lo consiguió y luego su creación se volvió contra él. No debía haber intentado crear vida, pues eso solo lo debe hacer Dios. De todas maneras, ya desde esa época la autora enseña cómo muchos desean crear vida, lo cual como se ve en el libro no lleva a nada bueno, pues nuestra creación se puede volver contra nosotros.

Son dos los personajes importantes, el monstruo y Frankenstein. Antes de leerlo pensaba que el monstruo era Frankenstein, pero leyéndolo me di cuenta que no lo era. Murió Frankenstein sin saber si había sido vengado con la muerte del monstruo y más bien pensaba que no lo sería, pero fue el mismo monstruo, al ver finalizada su venganza de todas las muertes relacionadas con su creador, así como las primeras que no tenían que ver con éste, quien dijo que iba a acabar con su vida, pues su misión ya había sido cumplida.

Es un libro ameno de leer. Y lo raro es que es un clásico y no me ha costado nada leerlo, lo cual en principio sería síntoma de que no es un gran libro (según me dice mi cuñado el novelista, si es fácil de leer, entonces no es muy bueno), pero todos los grandes en esto opinan que sí lo es.

 

18/1/18

Verán que el almacenamiento de datos evoluciona a un ritmo tremendo. Durante muchos años estuvieron los folios y los libros, luego con la informática los disquetes y los CD; luego los DVD y ahora el pendrive. Como ven cada vez el dispositivo es más pequeño y con mejores y mayores posibilidades.

En efecto el saber no ocupa lugar y el perfume bueno viene en envase pequeño (fíjense que a partir de un óvulo y un espermatozoide se crea la vida humana, casi nada, desde dos células diminutas se crea el ser humano con su gran complejidad). O sea que posiblemente todos nuestros datos en el cerebro se almacenen en un lugar muy pequeño, diminuto en realidad. Algo intuyo que es sumamente complejo.

Aquí les pongo ahora tal cual lo estuve mirando ayer sobre el cáncer en humanos y que es muy interesante aparte de fácil de entender. Todo lo que trata sobre la biología del cáncer es muy, muy complejo, pero sumamente interesante. Por esto, cuando veo algo fácil de entender y que creo que vale la pena saberlo, pues lo transcribo tal cual está en la fuente original, esperando que también les gusten a ustedes:

“Hace muchos años se reconocieron las señales de identidad de un tumor maligno, que puede resumirse del siguiente modo: la activación continua de las señales estimuladoras del crecimiento celular, el evitar los sistemas de inhibición de la proliferación celular, la resistencia a la muerte celular programada, la inducción de la formación de nuevos vasos (proceso de neoangiogénesis), la capacidad de producir metástasis a distancia, la posibilidad de reprogramar el metabolismo y la posibilidad de evadir el sistema inmunitario. Al mismo tiempo, las células tumorales tienen la capacidad de favorecer la creación de un microambiente que les resulte favorable para continuar creciendo y a la vez facilitar la transformación de células normales.

La adquisición de estas capacidades no es instantánea desde el primer momento de la transformación maligna, sino que es progresivo a lo largo del tiempo, coexistiendo en un mismo tejido células normales y otras transformadas. Las células normales forman parte del estroma tumoral y participan en cierto modo del proceso de tumorigénesis, al producir factores de crecimiento y posibilitar que las células transformadas adquieran determinadas capacidades como células malignas.”

 

Hasta aquí por esta semana. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos y les sirvan para algo, como por ejemplo para pasar el rato. Muchas gracias por leerme.

Saludos cordiales:

Servando (Blanco Déniz).

Acabo con una enseñanza que podemos encontrar en la Biblia como que ninguno de los apóstoles creyó en la resurrección de Jesús hasta que lo vieron. Es más, un discípulo que no recuerdo si llamado Tomás, dijo que hasta que no le tocara las llagas de las manos y los pies (de los clavos que le clavaron para ponerlo en la cruz), no creería. O sea, yo creo que este está condenado por completo. Incluso creo que San Pedro dijo que, si no lo veía, no lo creería.

 

 

 

 

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free