MENUDENCIAS 265 (8/1/18 al 14/8/18)

MENUDENCIAS 265 (8/1/18 al 14/1/18)

Aquí tienen la semana 265 de esta serie titulada Menudencias, que no es otra cosa que yo escribir a diario sobre cosas que me ocurren, veo, leo, oigo, barrunto, hablo, pienso, deduzco, etc., en definitiva, de todo un poco. Pero que subo el total (de nueve a diez folios) al blog, una sola vez en semana. Como siempre, cuando pongo algo entrecomillado es porque lo he puesto tal cual estaba en la fuente original. Y si lo pongo tal cual, es porque para mí lo que dice y en el tan corto espacio que lo dice, no tiene desperdicio. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos. Muchas gracias por leerme. Ahí van:

 

[Lector, verá que en el blog faltan los escritos de cinco años, desde mayo de 2012 hasta noviembre de 2017, lo cual se debe a que ha habido problemas a la hora del cambio de web. Están en ello los profesionales de la ONG (FSFE) a ver si los pueden recuperar. Disculpen las molestias y muchas gracias]

8/1/18

Como todos pueden ver y oír, Donald Trump es un impresentable, un niño mimado egoísta, malcriado, consentido y siempre rico que ha hecho toda su vida lo que le da la gana. Está claro que se ha pasado la vida dando órdenes y que sus esclavos (sus empleados), les hagan lo que él dice en beneficio de sí mismo y sus amigos los ricos.

La cosa sigue ahora exactamente igual que siempre, que a los pobres los parta un rayo y siempre beneficiando a los más ricos. De muestra el que haya echado abajo el Obama Care por el cual los más pobres tenían acceso a servicios de salud; pues bien, según creo esto lo quitó y solo se podrán atender a los más pobres si tienen contratado un seguro. Está claro que los más pobres (y menos aún los sintecho) no se podrán permitir pagar estos seguros, por lo que no pueden hacer nada en casos de enfermedad, sino dejarse morir.

[Ojo, he visto en estos días que la noticia que yo daba por cierta, no lo es. Sí, parece que el Obamacare no se ha suprimido, todavía no le han dejado. Menos mal.]

También ha proclamado leyes por las que pone más impuestos a los más pobres y los baja a los más ricos. Y tiene la desfachatez de decir que pronto los más pobres verán las ventajas de esto… Como ven, sus amigos son exclusivamente ricos y poderosos, y tienen diversiones y juergas de los más ricos y parece que odia a los más pobres, a los cuales solo quiere para que hagan el trabajo sucio de sus múltiples empresas (que ahora dirigen sus familiares ricos también). Y el dinero para él y los suyos.

Los más ricos le han ayudado en todo para que llegara donde está, lo más alto de USA y ahora él les devuelve sus favores… y por otro lado también se le ve muy contento con el cargo… era un déspota con sus empleados (intuyo) y sigue siendo un déspota gobernando. Un niño rico mimado, un miserable y malcriado, que siempre ha hecho lo que quiere (repito para que quede bien claro).

Yo cuando hablo con personas que tienen sobrepeso, les suelo decir: de regreso, bájese (bájate) un par de paradas antes…

En cuanto a los colores preferidos, algunos creen que mejor que el verde esperanza, es, el verde constancia, o sea que hay que luchar y luchar para así al final conseguir nuestras metas, nuestros objetivos. Por tanto, lo mejor es el, verde constancia, por encima del verde esperanza.

 

9/1/18

Dicen que la venganza de los escritores se refleja en sus escritos y que la venganza se toma en frío. Lo sé y alguna vez lo he hecho, incluso no hace mucho al publicar el libro que escribí hace más de diez años y que está en internet desde no hace mucho. Fue este un libro de venganza por cómo pierden la cabeza, incluso los mejores amigos, por el maldito dinero. Esto es lo que más me dolió de todo, que por dinero haya cortado las relaciones con uno de mis mejores amigos.

Se volvió a cumplir el hecho de que negocios a un lado y amistades al otro. Y así fue.

La cosa es que este amigo, compró una farmacia, la cambió de lugar y compró para ello un local sin edificar. Se compró un cochazo, compró un terreno en una de las mejores zonas del extrarradio de la ciudad, en el que mandó construir un chalé y mientras yo era el adjunto de la farmacia por las tardes (a media jornada) y donde yo era el que sacaba el trabajo adelante. Y por ello cobraba 60.000 ptas o sea 360€/mes. Yo no caí en el detalle hasta cosa de un año después o algo así (o tal vez menos, no recuerdo exacto), con lo que me quedé flipando en colores. Gastaba en él cientos de miles de euros, en aquellas fechas millones de ptas, y a mí, que habíamos sido uña y carne durante muchísimos años, me pagaba así. Como digo cuando caí en la cuenta, me enfurecí y escribí el libro dicho (Recapacitemos), para darle a entender a él y otros que ciega el dinero, que vean lo que están haciendo por el vil metal.

Me duele bastante que nuestra amistad se haya roto por el vil metal, pero lo cierto es que, aunque por mí está ya olvidado, pero esto no quita para que me sigue doliendo a veces. Lo cierto es que ya el tipo de vida que llevaba con él, el ir a comer por ahí cualquier cosa (casi siempre invitaba él), ya no está en mi ánimo. Ahora ya no salgo con ningún amigo, a no ser con uno que salimos al chino que hay por mi barrio (hemos ido dos veces en total en los últimos diez años).

La Biblia lo dice claro: ay de aquel amigo que se vuelve enemigo…

Si hablo de este tema, es porque he leído un artículo de mi cuñado el escritor que habla sobre el derecho a ofender. Y cómo muchos han hecho famosos sus escritos sobre ofensas a otras personas. Humillan a sus adversarios sean estos reales o ficticios en sus escritos y esto lo han hecho varios autores. Parece que mi cuñado dice que hay que separar entre trabajo literario y vida personal, pero una lectora de su blog (A la intemperie-El Dominical) dice que él también criticó y mucho a unos canarios (que no recuerdo cuáles eran) por no ganar mi cuñado un premio de no sé qué concurso literario. Conociendo algo a mi cuñado, no es de extrañar que arremetiera contra varias personas en sus escritos, pues lo suele hacer con frecuencia. Debe ser que estaba de buen humor cuando escribió el post dicho y por tanto dijera lo dicho de no criticar a nadie en sus escritos.

 

10/1/18

Hace años me decía un ingeniero que conocí en un hospital, que él que era hipertenso, siempre tenía en la nevera una lata de aceitunas con anchoas, de tal forma que cuando se le bajaba la tensión (debido a la medicación que tomaba para controlarla), se tomaba una de dichas aceitunas, pero solo una me decía pues tienen mucha sal, la cual ya sabemos que aumentan enormemente la tensión arterial.

Me decía a la réplica de esto, una amiga mía cubana a la que le dije lo escrito ahora y me dijo que allí (en Cuba), lo que usan es un grano de sal gorda, te la pones debajo de la lengua y se te quita enseguida la hipotensión.

Como ven la necesidad agudiza el ingenio.

Aunque ya pasaron las fiestas diré unas cuantas cosas para contrarrestar los excesos provocados en estas fiestas, recuerden que las carnes de animales jóvenes, son más ricas en agua y menos en grasas, mientras que las de los animales con más edad, son más ricos en grasas y menos en agua.

Hay que intentar comer carnes magras, así como pescados.

No mantengan los dulces a la vista, pues tenderán a picotear con ellos.

Incluyan frutas y verduras en la dieta, lo que aparte de que es bastante sano, nos ayuda a paliar el apetito, por dar sensación de saciedad. Ayuda al tránsito intestinal y por tanto es útil contra el estreñimiento.

Hay que intentar hacer cinco comidas al día. Por ejemplo, a media mañana y en la merienda, puede ser a base de frutas, lo cual nos ayuda a saciarnos, nos hidrata y son muy ricos en nutrientes.

No repitan postre, pues son muy calóricos y algunos tienen muchas grasas. Y por supuesto azúcares simples, calorías vacías

Evitar los excesos de alcohol. Y si se bebe, entre cada copa intercalar un vaso de agua con gas o limón, los que evitan las temidas resacas del día siguiente y ayudan a beber menos.

El agua es fundamental también en las comidas, pues nos mantiene hidratados, ayuda al tránsito intestinal, nos sacia, etc. Asimismo, hay que tomar sopas y zumos, pero lo que hay que intentar evitar son los refrescos, pues tienen también muchas calorías vacías.

 

11/1/18

Acabo la semana como acabó un libro de una colección dirigida por el gran D. Eduardo Punset, de un libro sobre genética que dice algo increíble, pero cierto:

“Sin embargo, la seguridad biológica de estos alimentos [transgénicos] es solo uno de los aspectos que los hacen polémicos. La otra faceta controvertida de los alimentos transgénicos es la privatización y monopolización de los cultivos.

Las empresas productoras de semillas transgénicas han desarrollado lo que se suele conocer como genes terminator. Este término se utiliza para los transgenes introducidos en las plantas de cultivo para hacerles producir semillas estériles, obligando al agricultor a comprar semillas nuevas cada temporada en lugar de conservar las semillas de la cosecha actual, generando un gran rechazo. Los agricultores desean salvar la semilla de su cosecha para plantar la siguiente temporada. Las empresas de semillas quieren tener la posibilidad de poder seguir vendiendo, aprovechando la tecnología genética para el lucro.

Todas las semillas transgénicas están patentadas. Hasta hace un tiempo los agricultores podían comprar las semillas, incluso las patentadas, y podían usarlas posteriormente en sus propios cultivos e incluso cambiarlas por otras semillas, pero, con las nuevas leyes de patentes, todas estas actividades son ilegales; el comprador paga por usar una sola vez el germoplasma. Las patentes dan a las multinacionales un enorme poder sobre los agricultores. Para defender sus derechos sobre las patentes, cuatro o cinco empresas del sector exigen a los agricultores que firmen ‘contratos de semillas’, un fenómeno totalmente nuevo en la agricultura. Los contratos pueden estipular qué marca de plaguicidas debe usar el agricultor, una especie de mercado cautivo para algunos herbicidas en estos ‘paquetes tecnológicos’. Si esto continua, puede surgir una situación de monopolización alimentaria por parte de unas pocas empresas.”

Ya saben todos que Monsanto posee el 80% del mercado mundial de las plantas transgénicas. Le sigue Aventis a gran distancia, con el 7% y como este último algunas otras pocas empresas.

 

Hasta aquí por esta semana. Espero que algo les estén gustando estos escritos míos y que les sirvan de algo, como por ejemplo para pasar el rato. Muchas gracias por leerme.

Saludos cordiales:

Servando (Blanco Déniz).

Como colofón una enseñanza que podemos encontrar en la Biblia, como lo que podemos leer en el AT, que dice que había un hombre sabio que sabía cómo defender una fortaleza que estaba siendo atacada, pero como era pobre, no fue consultado y al final la fortaleza terminó perdiéndose. Yo sabio no soy, pero sí que soy rematadamente pobre, o sea, que lo tengo súper claro.

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free