DIABETES

DIABETES:

1) Diabetes Mellitus e Intolerancia a la lactosa:

“La diabetes mellitus (DM) se caracteriza por una hiperglucemia crónica y se debe a un defecto en la secreción de insulina y/o en la acción de la insulina a nivel de los tejidos periféricos”.

1.1) Clasificación etiológica de la diabetes:

·Diabetes tipo 1

·Diabetes tipo 2

·Otros tipos de diabetes que incluyen formas genéticas y secundarias.

·Diabetes mellitus gestacional

1.2) Síntomas

Los principales síntomas suelen ser, polidipsia, poliuria, polifagia, astenia, adelgazamiento y visión borrosa.

Estos síntomas se suelen presentar en la tipo 1, no así en la tipo 2, que suele ser asintomática, sobre todo en las primeras fases. La tipo 2, suele presentarse con obesidad, siendo éste el síntoma más destacable.

1.3) Criterios para el diagnóstico:

·“Glucemia basal mayor o igual a 126 mg/dl (tras 8 horas de ayuno).

·Glucemia plasmática mayor o igual de 200 mg/dl a las 2 horas de una sobrecarga oral de glucosa (SOG) con 75 g de glucosa.

·Glucemia plasmática mayor o igual de 200 mg/dl en cualquier momento del día.”

Los altos organismos, recomiendan hacer las pruebas de detección de glucosa en los siguientes casos (y cito textualmente, como siempre hago en este blog, cuando pongo comillas):

A) “A todos los individuos con edad mayor o igual a 45 años. En caso de normalidad, repetir cada 3 años.

B) Realizar despistaje en individuos con < 45 años si:

Obesidad (IMC mayor o igual a 27 kg/m2).

Antecedentes de diabetes en familiares de primer grado.

Perteneciente a un grupo étnico de riesgo.

Madres de recién nacidos con peso mayor o igual a 4 kg o con antecedentes de diabetes gestacional.

HTA (mayor o igual a 140/90)

Colesterol HDL mayor o igual a 35 mg/dl, TG mayor o igual a 250 mg/dl, o ambos.

Antecedentes de intolerancia a la glucosa o alteración de la glucemia basal.”

2) Objetivos del control metabólico de la diabetes:

“·Preservar la vida del paciente y aliviar sus síntomas.

·Capacitar al paciente para conseguir una buena calidad de vida.

·Establecer y mantener un buen control metabólico.

·Prevenir las complicaciones de la diabetes.”

3) Tratamiento de la diabetes tipo 1:

3.1) Dieta:

El objetivo es mantener una dieta equilibrada, la que es la misma que deberíamos seguir todos, o sea, la mediterránea.

Las calorías totales se deberían distribuir en 6 tomas: “desayuno 20%, almuerzo 10%, comida 30%, merienda 5%, cena 30% y resopón 5%”.

3.2) Tratamiento

Generalmente es con insulina, de las que hay en el mercado, varios tipos.

Con ella se intenta asemejar a las secreciones normales del organismo, o sea, una cantidad basal constante, y otras según cuándo sean las ingestas de alimentos; de esto se deduce que hay que controlar varias veces la glucemia (3-5 glucemias/día), y si está alta, inyectar más insulina; o sea, se requiere un autocontrol por parte del paciente.

3.3) Ejercicio:

Con él, se consigue disminuir las cifras de insulina, durante y después del ejercicio; mejora el perfil lipídico y la función cardiovascular; e incrementa el gasto energético.

Riesgos:

“Hipoglucemia durante e incluso horas después.

Hiperglucemias y cetoacidosis en pacientes mal controlados.

Síntomas cardiovasculares.”

4) Tratamiento de la diabetes tipo 2:

Muchas veces con dieta y ejercicio, es suficiente para  controlar este tipo de diabetes.

El aporte calórico depende de varios factores, como son edad, sexo, actividad física, estado nutricional, etc.

Se distribuye:

“Hidratos de carbono: 55-60% (preferentemente complejos y de bajo índice glucémico).

Proteínas: 10-15%.

Grasas: 30-35% (<10% grasa saturada).”

También se deben tener en cuenta (como en todas las personas):

Colesterol: < 300mg/día.

Rica en vitaminas, minerales y antioxidantes.

Fibra: 30 g/día.

Sal: < 6 g/día, si hay HTA < 3 g

Alcohol: < 30 g/día. Eliminarlo si hay neuropatía, hipertrigliceridemia, sobrepeso o HTA.

Edulcorantes artificiales acalóricos: sacarina, ciclamato y aspartamo.

4.2) Ejercicio físico:

La realización de forma regular de éste, como dije, es fundamental, para el control de este tipo de diabetes.

4.3) Antidiabéticos orales:

Hay que usarlos cuando la dieta y el ejercicio no son suficientes para controlar la diabetes tipo 2, aunque hay que seguir con las recomendaciones dichas, así, no por tomar ADO, se debe dejar de lado la dieta y el ejercicio.

Son varias las familias de fármacos a usar, tales como  sulfonilureas, secretagogos no hormonales (meglitinidas), biguanidas (metformina), asociaciones sulfonilureas-biguanidas, tiazolidenionas, etc.

Cuando fallan estos tratamientos dichos, también hay que administrar insulina, a la vez que en algunos otros casos concretos.

5) Complicaciones crónicas de la diabetes:

5.1) Retinopatía diabética:

“Constituye la principal complicación oftalmológica de la DM, siendo la primera causa de ceguera en menores de 65 años y la tercera en la población general, tras las propiamente oculares (cataratas, glaucoma, etc).”

Una vez se padezca ésta, el control glucémico, no revertirá la enfermedad, pero sí enlentecerá su evolución.

Si se padece la diabetes, hay que observar el fondo del ojo cada año, para ver si aparece la patología comentada.

5.2) Nefropatía diabética:

Se llama así al conjunto de lesiones glomerulares típicas de la diabetes. Es una complicación grave y una de las causas más importantes de insuficiencia renal crónica y de mortalidad, dentro de los diabéticos tipo 1.

Es “la tercera causa más frecuente de admisión en un programa de hemodiálisis en España. Por su frecuencia, morbimortalidad y repercusión económica constituye un importante problema de salud pública.”

Es muy frecuente (40%) en los de tipo 1 y bastante menos (10-15%) en los tipo 2.

Los factores de riesgo, serían:

“Factores genéticos, HTA.

Mal control glucémico.

Dietas hiperproteicas, dislipemias.

Tabaquismo.”

5.3) Neuropatía diabética:

Es una complicación crónica muy frecuente de la DM.

Suelen cursar con dolor, de ahí que el tratamiento del mismo con analgésicos, sea una parte importante del tratamiento global.

5.4) Enfermedad arteriosclerosa diabética.

Es la complicación crónica más frecuente de los diabéticos, siendo la responsable del 80% de muertes por enfermedad cardiovascular de estos enfermos.

Se caracteriza por:

Es de dos a cuatro veces más frecuente que en la población general.

“Aparición más precoz

Evolución rápida, más grave y extensa.

Igual frecuencia en ambos sexos.

Tras un infarto agudo de miocardio existe dos a tres veces más morbilidad y mortalidad que el no diabético.”

“La muerte por cardiopatía isquémica es dos veces más frecuente en varones diabéticos y cuatro veces más en mujeres diabéticas que en el resto de la población no diabética.”

ANEXO:

Muchas veces, lo más eficaz, o sea, dieta y ejercicio, es lo más complicado, pues conlleva un cambio de hábitos en el paciente; mientras que medicarse lo hace más fácil el enfermo, pero sin duda, lo más eficaz es lo dicho al principio del párrafo, y muchas veces, sobre todo en la DM tipo 2, si se lleva eso a cabo, es suficiente para llevar a buenos valores la glucosa en sangre.

1) Objetivos del tratamiento dietético.

Se instaura para intentar un estado nutritivo correcto, y un peso adecuado, así como mantener un equilibrio metabólico; también para intentar prevenir los factores de riesgo cardiovascular, mediante la instauración de hábitos alimentarios saludables y satisfactorios.

La propuesta alimentaria, debe ser suficiente, equilibrada, variada, adaptada y satisfactoria.

La dieta ideal, como siempre es la mediterránea, “rica en CH complejos, fibras y antioxidantes naturales, pobre en grasas de origen animal (ácidos grasos saturados) y una elevada proporción de ácidos grasos monoinsaturados.”

2) Conocer al paciente: entrevista dietética:

Mediante esta entrevista, intentaremos saber cuáles son los gustos y aversiones del paciente, y cómo es su alimentación en general, desde el mayor número de posibilidades, preguntándole todas las preguntas que para estos casos hay tabuladas.

“Es imprescindible sugerir alternativas (fáciles de llevar a cabo) a las restricciones que se propongan.”

3) Equilibrio energético:

La ingesta calórica, debe ser en la proporción que ya comenté, y debe ser tal que se consiga un adecuado IMC con ella, esto es que esté dentro de los valores de 20 a 25 kg/m2.

3.1) Carbohidratos:

3.1.1) Fuentes, tipos, medidas e intercambios:

Las principales fuentes son, “los cereales y sus derivados, las legumbres, los tubérculos, las frutas, la leche y el yogur”.

Las leguminosas son una excelente fuente de CH, fibra y proteínas vegetales; además tienen un buen precio.

Como ya dije, la distribución de los CH debe ser en 3-6 tomas, según “la pauta terapéutica, las condiciones laborales o escolares y preferencias del paciente.”

3.1.2) La fibra:

Es un alimento con unas ventajas increíbles, de las que algunas, ya he comentado en este blog, de los primeros escritos que hice aquí.

“Disminuye la densidad energética, aumenta la sensación de saciedad y el volumen de residuos, activa el tránsito intestinal y reduce la velocidad de absorción de los azúcares” y lípidos.

3.1.3) Las bebidas alcohólicas:

Todos debemos evitar el alcohol, aunque en personas acostumbradas a los de poca graduación, se permite unos 15 g en las mujeres y unos 30 en los hombres, y se debe beber siempre acompañado de comida, para evitar hipoglucemias.

3.2) Proteínas:

También igual que para el resto de la población, así, lo ideal, es un máximo de dos porciones al día “(1 porción = 125 g de carne, 150 g de pescado o ¼ de pollo o conejo en adultos)”.

Preferible el pescado a otras carnes, también es bueno legumbres, frutos secos, lácteos descremados y huevos.

Nunca dar menos de 0,8 g/kg/día, para no caer en desnutrición proteica.

3.3) Lípidos:

Del total a ingerir (30% del total calórico), hay que priorizar los AGMI, que predominan en “el aceite de oliva, las aceitunas, las almendras, las avellanas y la carne de cerdo.”

Hay que controlar los AGS, o sea, controlar “grasas de las carnes, embutidos y lácteos, elaborados de pastelería, helados y bollería.”

Los AGPI, también son aconsejables, y están en “caballa, atún, sardinas, salmón, etc.)”

El colesterol, está solo presente en animales, aunque nosotros también lo sintetizamos, y debemos comerlo, pero de normal, en el primer mundo, la ingesta es mucho mayor a las necesidades, por lo que debemos evitar la grasa animal.

4) Respondiendo a algunas cuestiones:

4.1) ¿Debo pesar los alimentos?:

Sería lo aconsejable, aunque se hagan aproximaciones, así por ejemplo, si en medio kg de manzanas, entran tres, entonces cada una pesa de 150 a 180 g; hay que “medir los volúmenes después de la cocción de los alimentos”.

4.2) ¿Cómo calcular los CH en un producto comercial?:

La única forma es que lo traiga en el envase; es importante, extrapolar dichas cantidades a la cantidad que vayamos a tomar de dicho producto.

4.3) ¿Puedo comer frutos secos?

Éstos presentan muy pocos CH, por lo que como fuente de alimentos dichos aquí, son muy saludables. Un puñado equivale unos 25-30 sin cáscara.

4.4) ¿Puedo tomar una cerveza en el aperitivo?

Una cerveza de unos 200 ml, contienen unos 8 g de CH, lo que no es en absoluto despreciable. El vino (blanco, tinto y rosado) y la mayoría de los cavas, no contienen casi azúcares.

4.5) ¿Cómo endulzar el café o el yogurt?:

Con edulcorantes acalóricos como sacarina (se oyen comentarios, de que ésta pueda ser cancerígena), aspartame, ciclamato, Acesulfame K; y polioles como xilitol, maltitol, etc.

Espero que este resumen, así como el resto de la serie que extraigo del master en alimentación y nutrición que estoy estudiando y que ya les he comentado en otros resúmenes, les resulten de interés, y de cierta utilidad.

Saludos cordiales:

Servando Blanco.

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free