SUS CRISIS, NUESTRAS SOLUCIONES (II): Por Susan George

SUS CRISIS, NUESTRAS SOLUCIONES (II): Por Susan George:

Continúo con el resumen del libro que lleva este título y cuya autora es la conocida activista Susan George.

Los datos que da la autora, suelen referirse a USA.

Capítulo 1:

El muro de las finanzas (continuación):

Algunos dicen que esta crisis por las burbujas, no se veía venir, sin embargo la autora cita varias personas y entes que decían lo contrario, y desde varios años antes de que ocurriera.

 La verdad es que muchos bancos y sociedades financieras, catalogaban estas salchichas como inversiones muy seguras, avaladas por las agencias calificadoras; estas agencias son privadas, así yo encargaré los servicios de aquellas agencias que mejor avalen y cataloguen las “salchichas financieras” que  yo haya creado; aunque en realidad sean productos de alto riesgo, algunas agencias dirán lo contrario, las cuales, lógicamente, las que me interesen serán las que contrataré.

Algunos documentos de las agencias calificadores de créditos, decían incluso, “la competencia sin trabas… puede colocar a una situación de riesgo a todo el sistema financiero”, que fue lo que ocurrió.

Ahora dichas agencias, han bajado enormemente el valor de esas salchichas, las que ya nadie quiere.

En Europa, esto se ha controlado algo, sin embargo en USA, algunas agencias calificadoras, siguen haciendo lo mismo, dando más magníficos créditos que son de altísimo riesgo, con lo que se están embolsando todavía grandes cantidades de dinero, haciendo las mismas cosas que llevó al mundo a la actual crisis.

El que fuera presidente de la Reserva Federal de USA desde 1987, y durante 19 años, creó una “política de créditos fáciles y barata… (que)… infló la burbuja hasta que ésta alcanzó un tamaño monstruoso.”

A fecha de 2.009, había crecido algún que otro de los bancos más grandes de USA, mientras que por otros, el estado tuvo que pagar un alto rescate.

Una vez acabada la competencia, algún banco dijo que “pagaría los dividendos más altos de su historia”; esto se une a que el estado de USA debe vender “montones” de letras del Tesoro a muy bajo precio para poder hacer frente a la deuda contraída por el rescate. Entre esos entes que compran bajo al estado, y al que el estado debe, son la competencia de los bancos que fracasaron, a los que no les puede ir mejor. ¿Será todo una estratagema?, pregunta que da a entender la autora.

A un gigante de seguros financieros, dio dinero el estado varias veces por un valor total de 185.000 millones de dólares; y sin embargo, el mismo estado no dio nada al banco más grande de los que cayó, el Lehman Brothers; esta aseguradora, que decía que pagaría en situaciones que incluso ninguna otra aseguradora hacía, había hecho promesas por un valor de 560.000 millones de dólares.

En la misma semana que ocurrió lo dicho, el secretario del Tesoro, acordó dar otra ayuda de 700.000 millones de dólares, del dinero de los contribuyentes a los bancos, o sea, lo que se hacía era “privatizar los beneficios pero socializar las pérdidas traspasando los problemas a los ciudadanos corrientes.”

De normal, cuando uno da dinero, y más si son grandes cantidades, pide a cambio otra cosa, lo que no sucedía al principio, que el Tesoro de USA daba dinero a las financieras sin pedir nada a cambio; esto olió pronto a chamusquina.

Incluso con Obama, varios entes siguen como con Bush, o sea que no tienen que dar cuenta de en qué usan el dinero que se les presta.

Pero en USA le han puesto un perro guardián a tanto despilfarro, el joven de 38 años llamado Neil Barofsky, quien está sacando a la luz muchos trapos sucios de las altas esferas. Esta gente (él y su equipo), está dando luz a las oscuras cuentas de muchos de los grandes.

Los rescates en USA han sido desorbitados, mientras que los británicos y europeos han sido más modestos.

El último apartado de este primer capítulo, lo titula la autora, “Hormonas según las ganancias = ganancias según las hormonas”, con lo que quiere decir que a los grandes y rápidos inversores, le suben las hormonas durante su trabajo, lo que hace que se arriesguen más y tengan mayor agresividad, lo que suele llevar aparejado un mayor aumento de las ganancias. Acaba el apartado diciendo, “¿No nos sentimos todos mejor ahora con respecto a sus ganancias?”

Capítulo 2:

El muro de la pobreza y la desigualdad:

En este capítulo se verá, cómo la economía, o sea, “la resultante de las preferencias de los más ricos y poderosos, decide cómo financia la sociedad.”

Andrew Carnegie, fue en su tiempo, el hombre más rico de América, y era de la opinión que el rico, por su esfuerzo podía dominar e imponer sus gustos a los más pobres; así y todo, en vida llenó a USA de bibliotecas públicas, pues no era partidario de que su mujer y sus hijos fueran ricos, y menos si eran varones.

Podríamos decir que un filántropo actual igual es Bill Gates, quien con su Fundación pretende hacer la, Revolución Verde en África, donde piensan ayudar a un total de “150 millones de familias minifundistas del África Subsahariana”, la mayor parte de las cuales, mujeres.

Claro que las semillas que se distribuirán, serán modificadas genéticamente (GM), con todos los problemas que eso conlleva. Se piensa dar en principio gran cantidad de servicios gratis, pero la autora piensa que éstos, pronto dejarán de ser gratis.

La autora expone algunos casos en los que se demuestra cómo una agricultura ecológica bien planeada, es bastante más favorable y hace que aumenten las ganancias y el rendimiento de los agricultores y sus tierras.

Pretenden cambiar las semillas locales y la agricultura tradicional por las modificadas genéticamente. Las semillas son modificadas de esta forma, por unas pocas empresas en todo el mundo, y como no se pueden guardar las obtenidas de una cosecha, ni pueden venderlas o plantar al año siguiente, sino que cada vez las han de pedir nuevas a esas empresas, pues al final, se creará un monopolio que venderá todas las semillas a África, si se sigue con la fórmula que está promoviendo Bill Gates “¿por qué iba si no Monsanto a regalar las semillas en África o en cualquier parte como lo ha hecho?”

Y para colmo, las semillas así modificadas, por ejemplo, si lo están para aguantar épocas de sequía, no crecerán si no hay sequía, o por ejemplo, las que se crean resistentes a los insectos, éstos, posiblemente con el tiempo se volverán resistentes a esa alteración, y podrán invadirlas entonces con más fuerza aún.

La Fundación Gates también financia en casos sobre Sida, y según dice la autora le parece que lo hacen bien, aunque reconoce que ella no ha investigado sobre este caso.

Pero en esta nueva Revolución Verde, las plantas GM serán polinizadas por distintos insectos, y por tanto se extenderán los nuevos seres alterados por todas partes… cosas que superarán las peores predicciones de los científicos.

Lo tienen todo planeado, y lo que es absurdo que teniéndolo todo así, luego pidan la participación en una mínima cosa a los afectados, y no en las cosas importantes.

Los millonarios filantrópicos escasean, aunque la autora dice que así es mejor, pues éstos creen que lo saben todo, y como los que le rodean dicen sí a todo lo que ellos hacen y dicen, pues no saben entonces, que posiblemente estén perjudicando a muchos pobres, ya que ninguno de sus subordinados le dice las cosas claras a sus jefes.

En la época de Carnegie y sus contemporáneos, los ricos no tenían escrúpulos y llevaban una vida de consumo y les daban sus herencias a sus hijos. Hoy los banqueros y financieros también oprimen al pobre, aunque sobre éstos hay una burocracia, que se ha empeñado en hacerlos visibles; se sabe todo de esos pobres, como cuántos centavos gastan al día, qué comen, cómo viven, si tienen retrete y agua potable, etc, etc. Así que si alguien no sabe qué les ocurre, es porque no quieren saberlo, ya que hay material para eso.

Así y todo, desde que se fundó la ONU, la diferencia entre ricos y pobres ha aumentado.

Ha habido estudios sobre la pobreza y sobre las mujeres, por todos lados, y por varios organismos, como distintas y múltiples ONG, pero el resultado, salvo en China e India, donde ha aumentado la riqueza, ha sido contrario al esperado por la ONU; en muchos países se está peor ahora que hace 40 años, al igual que la desigualdad ha aumentado, salvo (según siempre como dice la autora), en Dinamarca.

El problema es que sólo se estudia a los pobres, pero no a los ricos que encargan esos estudios sobre los pobres. “El 10% de adultos más ricos de mundo poseen el 85% de la riqueza global, y al 2% más rico corresponde más de la mitad. La mitad más pobre de la población mundial posee apenas el 1%. Una persona cualquiera de ese 10% de arriba tiene casi 3.000 veces la riqueza de alguien perteneciente al 10% de abajo.”

Pero ese 10% de arriba, el de 3.000 veces más de riqueza que el de abajo, somos la mayor parte del primer mundo, o sea, los que tenemos ropa, nevera, libros, radio, etc, pues para estar en ese grupo, debemos tener un valor de sólo 2.200 dólares.

Entre el 5% más rico, y el 5% más pobre, en 48 horas, el primer grupo, gana, lo que el segundo tarda en ganar en un año; eso las ganancias, aparte las riquezas de cada uno.

“Una tercera parte de los brasileños son más ricos que el 5% de los alemanes situados en la parte inferior; y, lo que sorprende más, también 200 millones de chinos.”

“Antes pasaba que el 84% de la riqueza era para el 20%, pero los más ricos han ido aumentando su cuota. Ahora el 10%, no el veinte, tiene el 85% de la riqueza.”

En USA, en los últimos años, ha habido cambios inusitados debido a las “reformas neoliberales”, “Cuando Ronald Reagan fue elegido presidente en 1.980, el 1% más rico de los americanos obtenía el 9% de los ingresos. Tres décadas después, ya tenía el 21%…” Para esto se diseñaron las políticas neoliberales…

Como siempre les digo y aconsejo, si les atraen algo estos resúmenes, no duden en leer el libro en su totalidad, pues es realmente interesante, lo que se corrobora con el éxito de ventas que está siendo; saludos cordiales:

Servando Blanco.

Leave a Reply

*

Captcha Garb (1.4)

Spam protection by WP Captcha-Free