Archive for abril, 2011

SUS CRISIS, NUESTRAS SOLUCIONES (IX), De Susan George:

Sábado, abril 23rd, 2011

SUS CRISIS, NUESTRAS SOLUCIONES (IX), De Susan George:

Capítulo 5:

Nuestras soluciones (Continuación):

Los episodios extremos recientemente acaecidos, pueden llevar a dos posibilidades, unas negativas, y otras positivas. En lo negativo que hay muchos temores y en el positivo, que hay muchas esperanzas que podrían hacerse realidad si las fuerzas populares se unieran y dieran lugar a “alianzas con peso político y objetivos claros.”

Los miedos, de entrada, “las cosas podrían fácilmente empeorar.”

La burbuja de la vivienda ha estallado del todo, pero

no así, la de los productos financieros, que aún no ha explotado del todo; si esto se produjera, es posible que el gobierno de USA no lo podría soportar, con lo que se iría al traste su economía y la de muchos que tienen su fe puesta en ella, con lo que perderían “los ahorros, las pensiones, el seguro, etcétera.”

     “El clima empieza a volverse loco”, existen las dos opciones, que el mundo acabará helado al descongelarse los polos, lo que hará que llegue agua fría la que aumentará el nivel de los mares… o bien que moriremos de calor debido a la emisión de gases que cambiarán la atmósfera, lo que provocará el recalentamiento del planeta.

     Muchos dirigentes parece que piensan “Hoy no pensaré en esto. Ya lo haré mañana.” En efecto, pasan de preocuparse de estos temas, dando a entender que nunca pasarán.

     La autora dice que “cuando los dirigentes carecen de visión y audacia, todo depende de la gente.”

     Los individuos corrientes, no son tomados en cuenta, pues no sirven para la política, y han pasado de ser “ciudadanos”, al simple estatus de “consumidores”; los “objetivos de la Unión Europea se expresan ahora en términos relativos al mercado (la ‘libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas’)”, así la regla más importante, es la “competencia libre y sin distorsiones.”

     El capital financiero ha demostrado ser el enemigo de todos, y lo que hace es que los grandes financieros creen burbujas; así el “bienestar prácticamente de todos depende de cambiar un mundo en el que manda el capital financiero.”

     Esta crisis financiera se ha de aprovechar para abordar las “crisis medioambientales y sociales, donde se incluyan la pobreza, la desigualdad, la escasez de recursos y el cambio climático.”

     Los ricos son los que nos metieron en esto, y éstos hacen como si la cosa no fuera con ellos; se han enriquecido durante décadas, y más que intentar los gobiernos cambiar esto, lo que hacen es intentar arreglar los flecos, para que el capital siga ganando los disparates de dinero que hasta ahora han ganado; así pues, sigue la cosa de “todo para nosotros”, imperante y a favor de lo que se sigue luchando.

     La intervención de los estados, está haciendo ganar a algunos, grandes sumas de dinero, así, parece que muchos opinan “lo que es bueno para el banco es bueno para el país y la economía mundial”, tal como ya he dicho (yo, el que hago estos resúmenes) en otras ocasiones.

     Dice que algunos estados, se han endeudado en ciertos momentos, y han salido a veces de ello más sanos y fuertes; pero dice que USA se está endeudando en exceso y no sabe si saldrá bien parado de ésta o se hundirá.

     Es posible que aquello de “demasiado grande para fracasar”, se llegue a convertir sin más en “demasiado grande”.

     Los tejemanejes de los bancos no deberían estar a la sombra; asimismo las agencias de calificación, no deberían ser pagadas por los propios bancos, sino que deberían ser cosas del estado; el G-20, ha pasado de esto y otras cosas también lógicas.

     La autora dice que “hay que restringir las compensaciones económicas y declarar ilegales riquezas escandalosas porque llevan a las sociedades y al medio ambiente a un punto límite (…) donde el único medio de ocuparse de los desposeídos es mediante balas y gases lacrimógenos.”

     Si los pobres tuvieran “mil al mes”, cuánto sería lo máximo que podría tener un rico; ella dice que cree que “una cifra entre 10 y 20 sería más que suficiente.” En el mundo hay pobres que ganan 1-2 dólares al día, lo que nadie debería ganar; existen personas por debajo de ese umbral; lo que se necesita ahora regular, son los techos, por mucho que los ricos se opongan a estas cosas, o sea, a pesar de que ellos no quieran; y como la cosa tardaría mucho, lo mejor es empezar cuanta antes, ahora mismo.

     La autora cuenta que las tradicionales recetas económicas para salir de la crisis tienen sus topes, a los que ya hemos llegado.

     La solución está en una auténtica transformación verde, lo que no se consigue solo con “cambiar el estilo de vida y las bombillas”.

     “¿Podremos salvar el planeta enfrentados a una casta poderosa que quiere sólo una cosa: todo?” No, por mucho que queramos, no podemos cambiar de golpe y de pronto todo el capitalismo, sino que hemos de convivir con él un tiempo todavía. Tampoco consiste en “echar a los granujas”, pues serían sustituidos por otros por el estilo; no, la cosa sería convencer a los políticos de que la transformación verde ecológica, podría tener su compensación.

     Los políticos deberían asesorarse a todos los niveles para elaborar proyectos ecologistas ambiciosos, y premiar y divulgar aquellos que sean los mejores, incluso si son creados y promovidos por la empresa privada; o sea, propulsar desde todos los niveles la revolución verde.

     No cree que las élites globales financieras, empresariales y políticas quieran cambiar ellos, ni el sistema que tan bien les ha tratado.

     Dice que nos hemos de unir todos, lo mismo que se hace durante las guerras entre países, para salir del bache económico, para impulsar e invertir en la conversión verde y la industria ecológica, o sea, cambiar el modus vivendi de la sociedad; un ejemplo son los chinos, que están invirtiendo bastante en energía solar y eólica; así, si las élites vieran que esto es rentable, serían más proclives a invertir en ellas.

     “Una conversión ecológica de ciertas dimensiones es un cometido para una sociedad con alta tecnología, alta especialización, alta productividad y altos niveles de empleo. Recibiría el apoyo, de toda la población, pues significaría no sólo un medio ambiente mejor, más limpio, más saludable y más respetuoso con el clima, sino también pleno empleo, mejores salarios y nuevos oficios, amén de un fin humanitario y una justificación ética: como en la Segunda Guerra Mundial.”

     Los distintos grupos sociales (sindicatos, agricultores, ecologistas, etc.), por si solos no pueden avanzar, necesitan unirse para llegar al mismo fin.

     Dice que no sólo los que tienen ideas afines deben unirse, sino también con los demás, como los pequeños y medianos empresarios, de cuya unión surgirán discrepancias, aunque lo que hay que buscar es los puntos “donde sea posible avenirse.”

     La cosa sería premiar las buenas ideas acordes con los planteamientos de conversión verde. Como dice ella, se podría crear “una exclusivísima Orden Internacional de Defensores de la Tierra, o los Caballeros Ecologistas”, quienes pudieran tener de forma visible en su casa, o coche o en su chaqueta, que son lo que son, debido a su alta contribución a la conversión medioambiental.

     De entrada, se deberían socializar los bancos, aunque estos siguieran existiendo a nivel local, regional, nacional e internacional, pero como empresas de servicio público y que el crédito sea un bien público, al servicio de la sociedad.

     O sea, no nacionalizar como los suecos, que se han hecho con los bancos para sanearlos, con la intención de devolverlos al cabo de los años, sino socializar de forma permanente.

     “En la India, unos 200.000 campesinos se han suicidado en la última década debido a sus elevadas deudas”, muchos por pedir créditos para comprar semillas modificadas genéticamente e insumos para cultivarlas, pensando que ello les vendría mejor…

     Como la cosa sería usar esta crisis financiera para resolver la crisis medioambiental, “la máxima prioridad sería prestar dinero a empresas e individuos con un proyecto verde”, por lo que habría que exigir a los bancos que dedicaran parte de su capital a estos préstamos.

     La economía verde en Europa da trabajo a 3,4 millones de personas, mientras que las industrias contaminantes convencionales a 2,8 millones; los empleos verdes pueden seguir aumentando.

     Los bancos socializados deberían también dar créditos principalmente a las iniciativas sociales, como son las mutualidades y cooperativas, donde hay participación en gestión y beneficios de todos los participantes, y donde las decisiones se toman de forma democrática; otro ejemplo serían las empresas de “comercio justo.”

     Por qué no se puede elegir democráticamente al presidente de una empresa de la misma forma que se eligen los políticos.  Debería existir formación permanente y la posibilidad de que todo el que quiera se recicle. También es partidaria de las diferencias de sueldo, aunque con limitaciones.

     No puede ella concretar todo de cada empresa, pues cada una es distinta, con distintas características.

     Huye de seguir a ideas drásticas y exclusivas de algún bando, pues cree que la clave debe ser la diversidad.

     Las grandes empresas financieras siguen ganando más, pues han hundido a sus adversarios, y al haber menos competencia, suben los costes por sus servicios, con lo que las ganancias, incluso en la crisis, son astronómicas.

     A los bancos les han prestado los gobiernos dinero, y éstos, en lugar de prestarlo para dar créditos a la gente para que fluya el dinero, pues algunos lo guardan para comprar a los rivales más pequeños cuando vayan cayendo y llegue el momento que estimen oportuno para ello. Se debería incluso socializar las características de los créditos, para que los bancos no especulen tanto.

     Ya sabemos que los bancos lo que quieren es ser demasiado grandes como para fracasar y ser sólo unos pocos sin competencia, para hacer lo que les da la gana.

     También las empresas que han sido rescatadas por los gobiernos (o sea, con dinero del contribuyente), como algunas automovilísticas, deberían seguir la tendencia del esfuerzo social verde y tender a la socialización, pues si siguen igual que antes, mal vamos.

     Espero que les gusten estos resúmenes del libro de Susan George que se titula, como siempre, igual que los resúmenes que de ellos hago. Les aconsejo que si les interesa el tema, se lean el libro en su totalidad, y decirles que tiene la autora, varios libros publicados, que le han ido dando, la fama mundial que ahora tiene. Que los disfruten.

Saludos cordiales:

Servando Blanco.

SUS CRISIS, NUESTRAS SOLUCIONES (VIII), De Susan George:

Domingo, abril 10th, 2011

SUS CRISIS, NUESTRAS SOLUCIONES (VIII), De Susan George:

Tema 4:

El muro del conflicto: ¿tendremos guerra o…? (Continuación):

La autora dice que actualmente hay varios conflictos y guerras entre países por problemas con el agua.

El cambio climático conlleva escasez de agua; por supuesto que al no haber agua suficiente, la agricultura se va al traste, y con ello el sector que trabaja ahí, al igual que lógicamente la producción de alimentos.

No hay legislación internacional eficaz sobre el agua, así que los conflictos sobre la misma se cree que aumentarán, lo que no debería hacer tal cosa, por el bien de todos.

Los conflictos son distintos si los problemas sobre el agua surgen en países democráticos y estables, o si lo hacen en zonas pobres y con conflictos étnicos o de otras clases.

Si el cambio climático genera un clima más cálido, esto traerá más enfermedades, sobre todo en los países pobres, aunque también en los ricos del Norte.

El calentamiento global transformará: “la salud y la seguridad personal, el acceso a los alimentos, agua y medicinas, el equilibrio geopolítico y estratégico, la cohesión social y la paz propiamente dicha.” Por ello no debemos hablar de generaciones futuras, sino que debemos actuar ya, a pesar de que los políticos muchas veces no oigan estas cosas.

Las fuentes de los conflictos se pueden dividir en 5:

Primera: desigualdades crecientes:

En la Guerra Fría, como cualquier parte del mundo podía ser una posible base estratégica para el contrario, todo el planeta era imprescindible.

Hoy día, ocurre otra cosa, así muchos lugares son desechados por estar formado por “gente basura”, que no sirven para nada, y que los políticos llaman estados “fallidos” o “perdedores”.

Casi todo el mundo tiene cierto acceso a la televisión, por lo que todos pueden ver la diferencia entre los ricos y los pobres y cómo la brecha es cada vez mayor. Como los pobres no pueden ir contra los poderosos que aparecen en la tele, pues están muy lejos, lo que hacen es que la toman con sus vecinos de grupos étnicos distintos, para lo cual no hace falta armamento nuclear, sino que con machetes y cerillas es suficiente para matar a miles.

En los países pobres, los pobres guerrean contra los pobres, pues los ricos están en los mejores enclaves, los que son de difícil acceso, aparte de que contratan a militares y mercenarios, para que luchen contra “las poblaciones percibidas como conflictivas, superfluas e irrelevantes.”

Segunda: refugiados medioambientales:

En algunos lugares, las mujeres caminan 10 km diarios para conseguir agua, en breve deberán caminar 15 o más para ello.

Han habido inundaciones en India, Pakistan, Bangladesh y Nepal, que han obligado a 20 millones de personas a abandonar sus casas para no ser víctimas de “desprendimientos de tierras, enfermedades o mordeduras de serpientes.”

Para 2050, se prevén entre 200 y 250 millones de refugiados medioambientales, pero como los científicos dicen que el cambio climático es más rápido de lo previsto, estos datos están pues tomados también a la baja, con lo que el desastre en distintas zonas del planeta será grave.

Los emigrados medioambientales irán a países vecinos igual de pobres que ellos, aunque algunos intentarán ir a USA o Europa, donde no son bien recibidos, ni catalogados como tales refugiados medioambientales, pues la legislación no los contemplan como tales, por lo que están ilegales.

Tercera: respuestas europeas que incrementan el riesgo:

Frontex, la agencia europea encargada de la vigilancia de la frontera europea, ha visto incrementado su presupuesto por 13 desde 2005 (6.280.202 €) a 2009 (83.250.000 €).

Nadie hace nada para intentar evitar las futuras migraciones medioambientales, y eso que nos referimos a los europeos y norteamericanos, unas de las sociedades más avanzadas del planeta.

La autora dice varias cosas interesantes que dijo Javier Solana cuando era “alto representante” europeo, que serían cosas a tener en cuenta sobre el cambio climático y lo que ello generará de refugiados.

Cuarta: políticas de instituciones financieras internacionales que fomentan la crisis:

Los grandes entes financieros, no están cerca de donde provocan catástrofes debidas a sus malas gestiones.

Así por ejemplo el Banco Mundial aumentó muchísimo sus préstamos al carbón y otras energías que provocan problemas medioambientales, y sin embargo a las energías renovables, salvo la hidroelectricidad (que también provoca emisión de gases de efecto invernadero), descendió un 42%.

Ni la Unión Europea, ni el BM, entre otros, dan la talla a la hora de ayudar al planeta a avanzar en energías renovables.

De todas maneras, hay gente sensata que presta atención a la escasez de recursos que pronto conllevarán conflictos, aunque suelen tener menos influencia que los que no la prestan y pasan del medioambiente.

Quinta: ¿Presupuestos de Defensa para qué?

Si los gobiernos de los países desarrollados de golpe potenciaran las energías no dependientes de combustibles fósiles, entonces los que tienen el petróleo y el gas, no se iban a quedar con los brazos cruzados si de pronto se volvieran pobres, sino que serían un caldo de cultivo de terroristas, los cuales ya existen en la actualidad en esos países, pero aumentarían mucho y posiblemente serían un objetivo suyo las centrales nucleares que tanto parecen defender los países desarrollados.

Los armamentos absorben alrededor de un billón y medio de dólares al año en todo el mundo, pero ¿no sería mejor gastar esto en la conversión verde?

China gastó 70.000 millones de dólares en 2009 en Defensa, el tercero fue Francia con 44.800 millones de dólares en 2009. El primero, como siempre, USA.

Francia aumentará su producción de armamento a la vez que aumenta las exportaciones de armas. La autora da gran cantidad cifras realmente sorprendente relativas a este tema; la que se pregunta por qué ha aumentado el presupuesto de su país (Francia) en tiempos de paz, para qué, quién es el enemigo, a qué amenazas nos enfrentamos, y por qué se pide un sobreesfuerzo económico a los europeos para comprar el armamento. Los “hombres sabios” del Consejo Económico de la Defensa dijeron en palabras de la autora: “Ya no hay amenazas en nuestras fronteras, pero tampoco hay fronteras para nuestras amenazas.”

Los tratados europeos dicen y obligan a los europeos a “mejorar progresivamente (…) sus capacidades militares.” Lo que es una de las “razones por las que los irlandeses votaron contra el Tratado de Lisboa en junio de 2008”, aunque 15 meses después votaron a favor de dicho texto a pesar de esto.

Los movimientos ecologistas, sociales y por la paz, a pesar de lo que pudiera creerse, están bastante separados, y eso que sus ideales por separado, son idénticos.

Así pues, debemos unirnos todos para vencer esta crisis en la que estamos sumidos, ya que juntos podemos, pero por separado, fracasaremos. “El cambio climático nos amenaza igual que amenaza a la propia civilización. Hemos de escoger la victoria. Hemos de escogernos unos a otros.”

Capítulo 5:

Nuestras soluciones:

El capitalismo genera miedos: a perder el trabajo, a no poderlo encontrar si no se tiene, a que nuestros hijos vivan peor, etc.

Mucha gente (entre las que me incluyo yo, el que hace estos resúmenes) vivimos al día, al mes, con miedo a quedarnos sin hogar de un momento a otro.

Los que generaron esta crisis, los grandes banqueros, han sido ayudados por los estados a costa de los ciudadanos normales, mientras ellos siguen cobrando sus escandalosos sueldos, por lo que los impuestos del pueblo no se gastarán “en bienes públicos y una vida mejor para todos, sino en restaurar un sistema absolutamente podrido.”

La autora dice que ante la crisis, la solución no es no hacer “nada”, sino “unirse”.

Actualmente vemos cómo los culpables de la crisis son recompensados con creces y a los inocentes (el pueblo), se les dice que callen y suelten el dinero. No reciben nada a cambio, sino lo contrario, “desempleo, pensiones reducidas, servicios públicos hechos polvo y menor calidad de vida para ellos y sus hijos. Se privatizan los beneficios mientras se socializan las pérdidas”, como está siendo habitual en las sociedades neoliberales, o sea “en el fundamentalismo del mercado.”

Como siempre, espero que estos resúmenes les resulten de interés, y si es así, o si les interesa el tema, lean el libro entero, que se titula como estos resúmenes, y que ha escrito tan brillantemente, la activista mundialmente famosa, Susan George.

Saludos cordiales:

Servando Blanco.

SUS CRISIS, NUESTRAS SOLUCIONES (VII), De Susan George:

Viernes, abril 1st, 2011

SUS CRISIS, NUESTRAS SOLUCIONES (VII), De Susan George:

Capítulo 3:

Lo básico más básico (continuación):

Sigo resumiendo el libro que lleva el título de estos resúmenes.

La autora expone ejemplos del control público del agua, y lo bien que van, como por ejemplo en una zona de Brasil, en la que encima no había una epidemia de cólera que había en el resto del país y en donde habían unos escalones de precios según consumo, de tal forma que cuando los ricos llenaban sus piscinas, subvencionaban el consumo básico de los pobres.

Cuenta como en Cochabamba (Bolivia), el BM, a escondidas entregó la empresa del agua a una entidad privada, que de entrada subió los precios hasta el punto de no poder pagarlos muchos, por lo que se pusieron en huelga durante una semana, en la que murió un adolescente y hubo cientos de heridos; al final ganaron la batalla y volvió el agua a ser un bien público.

Cita un libro la autora en el que se expone que los acuerdos público-privados son “beneficios para las empresas, riesgos para el sector público y costes para la gente”.

Gentes de muy distintos sectores se agrupan en lucha contra la privatización del agua, como son “agricultores, ecologistas, sindicatos, partidos políticos, mujeres, comunidades indígenas, defensores de los derechos humanos, etcétera”.

Da varios ejemplos de distintos estados, y de la importancia de que el agua sea un bien público, donde cobra especial relevancia en Uruguay, donde la constitución declara inconstitucional la privatización del agua.

Las batallas del agua a nivel local, son ganadas con cierta facilidad, ya que la gente sabe lo importante que es un agua limpia y saludable para toda su familia; en cambio, a nivel internacional, por la falta de democracia, la cosa es más difícil, aunque ahí los activistas del agua se hacen oír.

Dice la autora, que aparte de las creencias religiosas, el agua debe ser considerada como sagrada, por lo importante que es para la vida; también señala cómo ésta es fundamental incluso para las religiones, dando ejemplos como el bautismo, rito de iniciación e inclusión en la comunidad de los fieles; símbolo de amor y servicio, ejemplo cuando Jesucristo lavó los pies a sus discípulos; las abluciones de los musulmanes cuando van a participar en los oficios religiosos, como señal de respeto y deseo de pureza ante Alá; el baño en el Ganges, une a los hinduistas con la “Madre India” y con toda la creación.

No debemos permitir que el agua “se degrade, se contamine y quede reducida al vulgar nivel de mercancía.”

Capítulo 4:

El muro del conflicto: ¿tendremos guerra o…?

Antes, de las crisis se salían provocando guerras, lo que aunque cuesta dinero, el gobierno lo saca de los impuestos y del trabajo de sus ciudadanos patrióticos; el país vencedor, también salía con sus recursos aumentados a costa de los de los vencidos.

Los americanos, con la segunda Guerra Mundial, se hicieron la primera potencia, y así llevan unos 60 años; pero la Guerra Fría de Reagan, el que aumento de forma exorbitada el presupuesto en armamento, lo que intentó imitar Rusia, y que lo que hizo fue hundirla y luego con Irak, incluso después de la retirada y encima la guerra contra Afganistán, todo ello hace que el Pentágono gaste el 5% del PIB de USA y no parece disminuir a pesar de la deuda del gobierno.

Antes los bancos prestaban dinero a los estados para poder hacer las guerras, y si no pagaban, los bancos quebraban y ya está, pero ahora el estado da dinero a los bancos para que no quiebren, así 14 billones se gastaron en esto USA, Reino Unido y Europa, lo que equivale a la cuarta parte del PIB mundial; a pesar de esto, los estados siguen gastando dinero en más guerras.

Es mucho el dinero que invierten los países para la guerra, lo que da lugar a muchos puestos de trabajo y ganancias con las exportaciones de armamento, a la vez que se descubren cosas importantes como Internet y el radar, ¿pero no sería más importante invertir ese dinero en investigación y buenos trabajos que no en cosas de la guerra?

En épocas de crisis, se tiende a echar la culpa a alguien de lo que pasa, por lo que algunos gobiernos de derechas, culpan de la pérdida de empleo a los inmigrantes, por lo que expulsan de sus países a los sin papeles, como ocurre en Francia e Italia.

En USA se lee en la prensa, cómo algunos jóvenes persiguen y atacan a personas sin hogar, por el simple hecho de que son gente sin hogar.

La violencia genera dinero, lo que también piensan los grandes magnates americanos, los que algunos invierten en ello, como por ejemplo exhibiciones en centros deportivos de artes marciales mixtas, las que están generando grandes beneficios, más que el boxeo y la lucha libre, cosa que quieren también exportar a Europa y más allá, diciendo que es un negocio seguro. La emisión en televisión de esto, en 2009, creó ganancias de 300 millones de dólares, por lo que los empresarios de la violencia están afilando sus dientes por la gran inversión que supondrá estos espectáculos ultra-violentos.

Aunque hay muchas cosas que en este espectáculo no están permitidas, muchas veces la lona del Octógono está salpicada de sangre, aunque sus organizadores dicen que nunca ha muerto nadie durante las peleas organizadas por ellos.

La violencia gusta a mucha gente. A pesar de las organizaciones pro paz, si se pregunta a la gente si la guerra acabará algún día, el 90% dirá que no. Sin embargo, varios estudiosos del tema discrepan de esto.

Han visto que según la cultura, las guerras pueden fluctuar desde “todo el tiempo” a “no muy a menudo”, e incluso a veces “nunca”; con ello se ve que las cosas de la guerra no es algo biológico, sino cuestión de las distintas culturas.

Han visto que actualmente hay 74 culturas que nunca pelean; las guerras empezaron cuando se veía la posibilidad de “perder cosas importantes, en especial existencias de comida.”

Los investigadores dicen que las batallas organizadas empezaron hace unos 14.000 años, lo que demuestra que no es algo innato en el hombre, sino que depende de la cultura y factores medioambientales como las sequías e inundaciones, o sea cuando el agua y la comida pueden escasear y provocar hambrunas.

Así pues, la guerra “no está tan determinada por mecanismos fisiológicos y neurológicos que no pueda parar”.

Desde la segunda Guerra Mundial, en los países desarrollados, con la democracia, la gente vota que no haya guerras, sino lo contrario.

Los simios, sí se pelean a muerte a veces entre ellos, y a pesar de compartir con nosotros el 98% de los genes, esto no quiere decir que tengamos en el ADN la tendencia a la guerra.

Los simios se pelean entre sí, cuando sus crías son educadas por simios agresivos, o cuando no tienen fácil acceso a la comida, aunque también algunos se encabritan si creen que van a poder con el contrario, o sea, el típico bravucón de patio de escuela también existe entre los simios.

Al depender del petróleo, dependemos de unos pocos países y de que a ellos les dé por aumentar o bajar los precios.

Lo ideal sería obtener energías baratas a partir del sol y del viento, pues éstos nunca faltarán y no cuestan nada, pero los gobiernos se oponen a invertir en ellas e incluso a subvencionarlas en países menos desarrollados; ello provoca tensiones que pueden en el futuro generar conflictos.

La gente pelea cuando hay muchos que optan a bienes  escasos, de ahí que cuando las sociedades son estables, dan lugar a un mundo más estable.

Cuando las mujeres estudian, tienen menos hijos; también son menos propensas que los hombres a la violencia.

En las sociedades democráticas hay mayor igualdad y menos conflictos, pues los bienes están mejor repartidos, aunque algunos con el neoliberalismo se han vuelto más ambiciosos y egoístas.

Sin embargo, si lo básico más básico, el agua, la comida y la energía escasean, el resultado será un derramamiento de sangre, dice la autora.

Hay muchos que piensan que a la naturaleza se puede expoliar al tope con tal de sacar beneficios, y que ello no conlleva a un cambio climático, etc., o sea cosas que acabarán con nosotros. La autora dice que quienes tienen estas ideas, son propensos a los conflictos y que varios de ellos están en cargos de responsabilidad internacionales.

Si las expectativas del cambio climático se cumplen, “El acceso a los recursos, ‘no la religión, la ideología ni el honor nacional’, llegará a ser el principal instigador de la guerra.”

Para muchos científicos el cambio climático está a las puertas, y ello puede generar varios conflictos debido a la escasez dichas.

Conflictos en el que medie el agua, siempre han habido, sobre los que algunos cita la autora y dice que “En la guerra, el agua puede ser un objetivo o un arma”; y que algunos conflictos se pueden resolver por medio de la ley, como ocurre en USA, donde dos o más estados se disputan el uso del mismo agua.

Algunos dicen que las guerras en el futuro, no serán por el petróleo (como ahora), sino por el agua.

Algunos investigadores demuestran la relación entre sequías y conflictos bélicos bastante importantes, así como su alta intensidad, o sea, que conllevan más de 1.000 muertos en combate.

Salvo en las democracias más grandes, en el resto el control del agua no está legislado, o no lo está bien, lo que puede generar conflictos entre los implicados.

“Una gran parte de la población mundial se sostiene gracias a los 200 sistemas fluviales más importantes.” A Asia le corresponde el puesto más peligroso, en concreto en la meseta tibetana, de donde “se abastecen a 10 importantes ríos y al parecer proporcionan agua al 47%, casi la mitad de la humanidad”.

Como siempre, espero que estos resúmenes les sean de interés, y si así es, les aconsejo que se lean el libro del que los extraigo (y que se titula igual que estos resúmenes) en su totalidad, pues sacarán mayor provecho, entretenimiento y sapiencia.

Saludos cordiales:

Servando Blanco.