Archive for junio, 2010

PUNTOS PARA REFLEXIONAR:

Miércoles, junio 23rd, 2010

Hemos de tomar al medicamento, como un bien esencial, y no meramente como uno comercial; y que su uso sea racional, y que todo el mundo tenga fácil acceso al mismo, o al menos a unos mínimos, o sea, como mínimo a los llamados fármacos esenciales.

¿Tiene sentido disponer de una agencia mundial del medicamento, que certifique rigurosamente los beneficios de los nuevos medicamentos, si éstos sólo van a poder ser adquiridos por una mínima parte de la población mundial, por los llamados países desarrollados?

¿Si países del primer mundo, como por ejemplo USA, dicen que van a disminuir el precio de los medicamentos, entonces quiénes van a ser los que paguen las cuantiosas ganancias de los laboratorios farmacéuticos; serán como siempre los países más pobres, los países en desarrollo? Muchas veces estas cosas, cuestan la vida de los más indefensos, los que no pueden acceder a los medicamentos por su altísimo coste económico para ellos. Piensen que gran parte de la población mundial, vive con menos de dos dólares USA al día, para todo.

O sea, ¿se quiere ser más liberal en el norte, a costa de ser más restrictivo en el sur?

Hay que intentar aumentar la I+D+i en las llamadas enfermedades olvidadas (aquellas que pertenecen principalmente al tercer mundo, y que por tanto no se investiga casi sobre ellas, pues no va a haber quién pague la inversión que requiere su estudio), como chagas, leishmaniasis, malaria, fiebre amarilla, VIH/SIDA, entre otras, que afectan casi solo a los de los países pobres, debido a sus nefastas condiciones de vida. Hay que intentar que la investigación, no se base tanto en más y mayores ganancias pecuniarias, sino en otros tipos de recompensas, como cumplir con la sociedad, y mayor humanidad por parte de los investigadores y toda la cadena sanitaria.

Sí hay que decir que existen ciertas flexibilidades para el acceso a productos sanitarios por parte de países en desarrollo (otorgadas por entes del primer mundo), pero que tropiezan con grandes obstáculos para poder acceder a ellas, y como se juntan con otras grandes dificultades, al final, es casi como si esas flexibilidades no existieran.

Habría que ver principalmente, las necesidades en salud pública de los países en vías de desarrollo, y según eso, crear políticas a nivel regional, nacional e internacional, y no que les vengan impuestas las formas de actuación a esos países desde los grandes entes de los países desarrollados. Sus necesidades, se deberían tener siempre en cuenta, desde el principio hasta el final.

Según las definiciones sobre Macroeconomía y Salud de la OMS, las enfermedades se clasifican en Tipo I, II y III. Las Tipo I, afectan a países pobres y países ricos y es numerosa la población vulnerable en ambos.

Las Tipo II, también afectan a países ricos y pobres, pero es en éstos últimos en los que más prevalecen.

Las Tipo III afectan principalmente a países en vías de desarrollo.

Las distintas enfermedades, pueden oscilar de un tipo a otro.

Repito, habría que intentar proteger la salud pública, antes que los intereses comerciales, y así potenciar la investigación de los tipos II y III, y no sólo casi las del I.

Los diferentes estados miembros de la OMS defienden, lo que dice su Constitución, que: “La finalidad de la OMS será alcanzar para todos los pueblos el grado más alto de salud”, esto se debería tomar como un derecho fundamental de toda persona; pero el actual orden económico mundial y los intereses para preservar la salud de la economía, hacen que el mercado, predomine sobre la salud de todo ser humano.

Un dato anecdótico, los acuerdos suscritos por la OMC (Organización Mundial del Comercio), hay que cumplirlos obligatoriamente por los estados miembros, mientras que los acuerdos de la Asamblea Mundial de la Salud (AMS/WHA), tienen de normal, rango de recomendación, y por tanto gran parte de los acuerdos son optativos; se ve claro que impera el mercado mundial sobre la salud mundial.

Saludos:

Servando Blanco.

ACERCA DEL SIDA (II):

Miércoles, junio 23rd, 2010

En el mundo hay 6.000 millones de personas, y más de 1.000 millones viven con menos de un dólar al día, quienes no tienen acceso a las necesidades más básicas de la vida, como comida, agua, saneamiento, vivienda, atención sanitaria y educación. La sexta parte de la población mundial está desnutrida.

La mayor parte de los 42 millones de personas que viven con el VIH, viven en los países pobres del mundo en desarrollo, de los que 29 millones viven en el África Subsahariana.

El hambre hace que millones de personas, sobre todo mujeres, se prostituyan, para poder alimentar a sus familias.

En los países pobres, muchas personas venden su sangre, y como antes no había controles, mucha gente contaminó a otras, y éstas a su vez, por contacto sexual, contaminaron a varias otras.

Las mujeres muchas veces no se atreven a negociar un sexo seguro con sus maridos, pues muchos por ejemplo, les dan una paliza porque creen que la comida ese día no está bien cocinada.

Muchas jóvenes se van con ancianos ricos para que les paguen sus estudios y ayudar a sus familias en la comida a cambio de sexo con ellas.

Otras veces las jóvenes van a bares y se van con la gente que creen que tienen dinero y se acuestan con ellos. Sus madres no les preguntan nada con tal de que cuando regresen traigan bolsas de comida. Son candidatas a contagiarse.

En muchos países existe la creencia que el Sida se cura si te acuestas con una mujer virgen, por lo que muchos adultos se acuestan incluso con sus familiares para “curarse” la enfermedad, con lo que contagian más a los demás.

Las guerras y persecuciones, provocan que haya unos 100 millones de desplazados en el mundo, lo que hace muy difícil la contención del virus.

En Rusia, por ejemplo, la pobreza, el desempleo y la falta de perspectivas, está haciendo que la población se drogue con heroína, lo que está haciendo incontrolable al virus.

En varios países existe una cuota por la asistencia sanitaria; por ejemplo en Kenia el Banco Mundial insistió en que los hospitales exigieran una cuota de 2,15 dólares por el reconocimiento básico para detectar Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS), las cuales hacen que se trasmita más fácil el VIH; esto se cobra para intentar paliar su deuda externa con éste y otros organismos. Con esto, la asistencia médica básica en Kenia ha disminuido hasta un 60%, con lo cual el virus se transmite más fácilmente.

La pobreza conlleva al hambre, lo que hace que el sistema inmunológico esté debilitado, lo que hace que sean más fáciles de contraer infecciones y más difíciles de combatir; todo esto hace al organismo más proclive a que se infeste por el VIH y/o enfermedades oportunistas.

La pobreza dificulta el acceso a servicios sanitarios, y que éstos sean de calidad, lo cual repercute también en unos malos diagnósticos y una falta de acceso a medicación lo que hace más fáciles de morir a los pobres, por las infecciones de todo tipo.

Ser pobre limita también el acceso a los medicamentos; así por ejemplo muchos países no se pueden permitir dar antirretrovirales a sus paisanos, los cuales tampoco se pueden permitir pagar dicha medicación.

Por ejemplo, en el primer mundo, el Sida en lactantes se ha erradicado al dar antirretrovirales a las embarazadas contaminadas y dar leches artificiales al lactante; como en el tercer mundo no se pueden dar estos a los hijos, se aconseja que den a sus hijos de amamantar, pues así, aunque le pueden transmitir el virus, pero evitan que se mueran de diarreas y otras enfermedades al hacer las leches artificiales en polvo, con aguas infestadas y lavar los biberones con esta agua contaminada, las cuales llevarían a una muerte temprana; es muy posible que el lactante muera por esas aguas contaminadas, ya que tampoco se puedan pagar el tratamiento de esas enfermedades trasmitidas por agua en mal estado. El Sida, en cambio, a lo mejor no llega a transmitirse, o a lo mejor se desencadena más tardíamente.

A finales de 1999, más de 13 millones de niños se habían quedado huérfanos de padres por el Sida; de ellos el 95% de dan en el África Subsahariana.

Como en el coito el semen se queda en la vagina de la mujer y esta permanencia en ella, es durante bastante tiempo, es por lo que biológicamente la mujer es más proclive a infestarse; si encima tienen llagas o heridas en la vagina, más fácil es que el VIH llegue al torrente sanguíneo y así infeste a la mujer.

Si encima no está bien lubricada, pues habrá más desgarros y por tanto más posibilidades de más heridas, con lo que el virus penetra más fácilmente.

La lubricación es importante, y esto depende de la edad, la biología o la falta de estimulación previa al coito; todo esto hace que sea tendente a tener desgarros en la pared vaginal, lo que como digo, hace que el virus pueda penetrar más fácilmente.

A muchos hombres no les gusta la vagina lubricada, bien porque creen que eso es síntoma de infidelidad, o bien porque les gusta sentirlo más estrecho, lo cierto es que muchas veces las mujeres se introducen dentro determinadas hierbas, lo que hace que la vagina esté más seca y que por tanto se pueda lesionar la piel durante la penetración, lo que hace que se puedan formar heridas por donde entre más fácil el virus.

La sociedad actual, incita a los hombres a tener varias relaciones sexuales con varias mujeres desde jóvenes. También se les pide que sea duro, lo que incluye las drogas y el alcohol, lo que hace que en muchos, en un momento dado, opten por no usar preservativos o bien tener relaciones sin que tengan a mano un preservativo, pues no controlan la situación.

En muchas culturas la homosexualidad masculina está mal vista, por lo que los homosexuales se esconden y no piden ayuda, ni formación, ni información sobre sexo seguro, aumentando con ello el número de casos de Sida. Si encima también tienen relaciones con otras mujeres, se diversifica dicho virus.

La mujer en varias culturas, se le toma como productora y cuidadora dentro del hogar, mientras que el hombre es el que trabaja fuera y que por tanto lleva el dinero al hogar.

También tiene mayor dificultad en acceder a la educación, tierras, empleo, ingresos, créditos, movilidad, etc., lo cual hace que las mujeres tengan menor poder que los hombres, y así entre otras cosas, no puede pedir un sexo seguro a sus parejas (como comenté); de hecho, las mujeres casi nunca pueden pedir, cuándo, dónde y cómo se practican las relaciones sexuales.

Las mujeres son más portadoras del virus debido a las diferencias entre el hombre y la mujer; a esto hay que sumarle la falta de información de cómo prevenirlo y cómo tratarlo, entre otras cosas por la falta de acceso a servicios sanitarios, generalmente aumentados por problemas económicos y de información.

Cuando en una familia hay mujeres y hombres con Sida, se mandan primero a los varones, si hay dinero, a centros médicos, pues éstos son más valiosos que las mujeres.

Eso de “abstención, fidelidad y si no, protección”, es bastante difícil, sobre todo para las mujeres, quienes no siempre pueden exigir al hombre este lema, pues muchos pasan de ellas; generalmente imponen su criterio a base de brutalidad de la que no se pueden defender las mujeres que la sufren.

En situaciones de disturbios civiles y guerras, las mujeres no se pueden librar de los abusos de los contrarios, pues muchas veces, esto es inherente a las propias guerras, el humillar y derrotar al enemigo y abusar de él.

En Sudáfrica es donde más violaciones se producen, de tal forma que se produce una violación cada 17 segundos. Suelen converger el aumento de las violaciones con el aumento de las infecciones por el VIH.

Existen muchos sitios en que el hombre paga una dote a la familia al casarse con su hija, de ahí que muchas veces el marido piensa que ha pagado un dinero por ella y por tanto puede abusar de ella si así lo desea, pues es una “mercancía” de su propiedad.

En muchos países como Egipto, Malí y Sudán la mutilación genital femenina se practica a casi todas las mujeres; esto muchas veces consiste en quitar el clítoris y labios superiores en inferiores de la vagina; luego se cose casi todo y se deja un diminuto orificio por donde sale la orina y el flujo menstrual, aunque como se comprenderá es insuficiente dicho orificio. Si se usa un cuchillo sin desinfectar, fácilmente se pueden transmitir el Sida y otras infecciones. Se deja cosida para que la mujer llegue “casta” al matrimonio, donde el marido la penetra a la fuerza, desgarrando todo el cosido, con el consiguiente dolor por parte de la mujer, así como gran profusión de sangre, todo lo cual las hace candidatas a que se transmita el VIH con facilidad.

Muchos hombre pegan a sus mujeres, y éstas para ocultarlo, dicen que les han pegado unos maleantes. El que le sustenta, a su vez la está matando, y si lo permite es por el qué dirán y porque es el que trae el dinero a la casa. Esto lo hacen también delante de sus hijos, los que lo ven normal, haciendo que se transmita de padres a hijos.

Muchas mujeres se enteran que son seropositivas cuando están embarazadas y van al médico. Como saben que si sus maridos se enteran posiblemente las rechacen y abandonen económicamente, por eso no les dicen nada, con lo que siguen contagiando unos a otros en la pareja el virus.

Como no quieren que sus maridos se enteren, pues ni toman medicamentos, ni piden ayuda sanitaria, con lo cual también contaminan al lactante.

Todo eso por el miedo que le deje el marido y no tenga qué comer, ella y sus hijos; aparte de que será considerada una “mala chica” que posiblemente se contaminó fuera del matrimonio.

A muchos, por tener el Sida, los han apaleado hasta la muerte, los han echado de sus trabajos y no les permiten hacer una vida normal. Al principio, sobre todo, les echaban de sus propias casas sus familiares, aquí también, en el primer mundo.

El estigma del Sida, se manifiesta en casi todo el mundo de diversas formas, como ostracismo, rechazo, discriminación, falta de confidencialidad al hacer los análisis, violencia contra las personas que tienen el virus, y poner en cuarentena a las personas con VIH.

Mucha gente cree que se pueden contagiar por usar retretes públicos o compartiendo cubiertos con gente con el VIH, o por el estornudo y la tos. La falta de conocimientos es una de las grandes causas por el que las personas discriminan a los seropositivos.

Gran parte de la marginación viene porque los primeros casos eran de homosexuales, trabajadores del sexo, promiscuos y drogadictos por vía i.v., de ahí que esté tan estigmatizada esta enfermedad.

Las religiones suelen proporcionar ayuda, protección, solidaridad y cuidado a los que viven con el virus, pero también es verdad que discriminan a las personas por sus conductas sexuales, como promiscuidad, homosexualidad, prostitución, relaciones extramatrimoniales y prematrimoniales; de todas éstas son contrarios, pero una vez infestados, suelen ayudar mucho.

Esto suele ocurrir con varias religiones.

Se ha pasado de “grupos de alto riesgo” (los citados en los dos párrafos anteriores), a “prácticas de alto riesgo”, así por ejemplo un homosexual, no tiene por qué contraer el Sida, son las relaciones sin protección fuera de la pareja, lo que puede hacer que contraigan el Sida; no importa que sean homo o hétero, son las relaciones anales (fuera de la pareja) de cualquiera, un factor de riesgo bastante aumentado, o sea, es la práctica, no el grupo al que se pertenezca.

Muchas veces se distingue entre “ellos” (los infestados) y “nosotros” (los sanos); lo que pasa es que muchas veces, “nosotros” estamos contaminados sin saberlo; puede ser bien por prácticas de alto riesgo, bien por relaciones prematrimoniales…

Un diagnóstico precoz, mejora la calidad de vida de los que lo padecen y disminuye el gasto por las intervenciones hospitalarias que requieren en fases avanzadas. La persona se debe informar de qué debe y qué no debe hacer.

Espero que estos flashes les hayan servido de algo; saludos:

Servando.

ACERCA DEL SIDA:

Miércoles, junio 23rd, 2010

En los últimos 20 años, se ha pasado, de ser una enfermedad que afectaba sólo a los homosexuales masculinos, a ser una enfermedad debatida en todo tipo de foros internacionales, desde muy diversos ámbitos del saber.

Eran escasos casos al principio, pero en 2002, 5 millones de personas resultaron infestadas; 3 millones mueren por el Sida; 14 millones de niños quedan huérfanos por el Sida; 42 millones de adultos y niños viven con el VIH/SIDA y la mayor parte de todos ellos en el África Subsahariana, donde en gran parte, la esperanza de vida a pasado de 62 años a 40-47 años por el Sida.

El Sida ha llegado a ser tan importante, que existe un eslogan que dice: “todos estamos infectados o afectados”.

Saber cuáles fueron sus inicios es importante, para intuir cómo seguirá comportándose, según cómo se ha comportado, viendo cómo muta y avanza.

Voy a dar un par de pinceladas sobre su historia: no se sabe cómo empezó todo, pero se han visto indicios de Sida en la sangre en un hombre que vivió en el Congo en 1959; sobre esa misma fecha, se moría un marinero de Manchester, el que falleció parece por esta enfermedad.

Cómo el virus pasó al hombre no se sabe, se especula que estuvo antes entre nosotros. Su origen total no se conoce, pero se piensa que lo transmitió un mono al hombre, sobre 1930, al contaminarse un cazador con una herida, o al manipular la sangre de un mono para la comida.

Algunos creen que el virus atravesó la barrera de pasar del mono al hombre antes, y que luego su difusión se paró hasta darse condiciones adecuadas para el desarrollo.

Otra teoría es que cuando se prepararon unas vacunas de la polio en riñones de chimpancé, de éstas pasó luego al hombre; esto se dice que fue durante la campaña de vacunación antipolio de 2000 en África central… un vial de éstas que se ha conservado, se ha investigado y no tiene trazas del virus.

Otros creen que fue creado en un laboratorio por mentes bienpensantes para librar al mundo de homosexuales masculinos.

Otros creen que fueron los Illuminati (una supuesta sociedad secreta, formada por los más poderosos del mundo), que los crearon para librar al mundo de homosexuales y determinados grupos raciales.

Algunos africanos creen que los crearon los norteamericanos para destruirlos.

En 1981, médicos de USA, observaron que se estaba dando más de lo habitual el sarcoma de Kaposi, y en jóvenes, cuando este inhabitual cáncer se suele dar en mayores.

En esa misma fecha, una especialista en fármacos de Atlanta, vio cómo se pedía Pentamina, fármaco usado en un tipo raro de neumonía y a las dos semanas el médico volvía a pedir otra segunda dosis, lo que era muy raro, pues de esa enfermedad, al tratarla durante 10 días, o bien se curaban o bien morían. La misma enfermedad empezó a verse en varones de Nueva York y de Los Ángeles.

Al principio, esta enfermedad, se daba sólo en varones homosexuales. Meses después, se vieron casos en drogadictos por vía i.v.

En 1982 a la enfermedad empezó a llamarse SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida), y empezaron a darse casos en USA, Haití y Gran Bretaña.

Empezó a tomarse como algo contagioso cuando empezaron a verse en hemofílicos a los que se les hizo transfusiones de sangre.

Ciertas enfermedades se daban en africanos muy delgados, a los que los africanos llamaron, la enfermedad de los delgados. Una doctora africana, demostró que esos africanos estaban muy delgados debido al VIH.

En 1983, se comunicó que la enfermedad la podían padecer también los heterosexuales.

El aislamiento del virus VIH, por primera vez, ocurrió en Francia, en el Instituto Pasteur, aunque este reconocimiento, previamente hubo de pasar por los tribunales, pues los norteamericanos querían adjudicarse dicho honor.

Aumenta la homofobia y la xenofobia, ya que primero los homosexuales y luego los africanos, fueron los más afectados.

El portador del virus era marginado por todos; se le impedía ir a su trabajo, o a la escuela; eran condenados al exilio, y algunos eran expulsados de sus casas.

En 1986, se fundó la primera coalición para ayudar a los homosexuales masculinos de USA con Sida, pues se les discriminaba hasta el punto de no dejar entrar a inmigrantes y extranjeros que solicitaban residencia en USA si los padecían.

La enfermedad se cobraba muchas vidas, por lo que los homosexuales masculinos se unieron como si fueran atacados por un ejército enemigo, pues estaban en juego la vida de ellos.

Al principio cundió el pánico, y muchos de los que se les diagnosticaba el Sida, se suicidaban o cerraban sus negocios, vendiendo sus bienes y se preparaban para lo peor; pero luego se enviaron mensajes de que se podía vivir con la enfermedad, llevando una vida y alimentación sana, e intentando combatir las enfermedades oportunistas concomitantes como tuberculosis, hongos, etc.

Con el tiempo, varios famosos empezaron a decir que ellos tenían Sida, y que así y todo, continuaban con sus vidas.

Con el paso de los años, se dio el “Efecto Lázaro”, o sea, gente que estaba al borde de la muerte, con un tratamiento adecuado, volvían a poder llevar una vida sana, principalmente con el uso de una mezcla de 3 antirretrovirales; también con el uso de leche adaptadas en mujeres afectadas con lactantes, se disminuyó la mortalidad infantil por esa causa a casi cero en los países del Norte.

Incluso, centros para gente con Sida, se cerraron, pues la gente ya no moría por esto, ni se llevaban casos terminales sin solución.

Pero esto ocurría en el Norte, pues en el Sur no llegan los fármacos, de forma que mueren los cabezas de familia, y son los niños los que se deben hacerse cargo de sus hermanos más pequeños, y también de los adultos durante su enfermedad.

Deben abandonar las escuelas y vender propiedades y tierras, para pagar los alimentos y la convalecencia; así y todo, no llegan los medicamentos que existen en el Norte, pues no los pueden pagar. Esto hace que los niños trabajen en precarias condiciones, y cada vez sean más explotados.

Algunas veces otros familiares se hacen cargo de esos niños cuando mueren sus padres, pero no siempre es así, por lo que viven en las calles, con malas condiciones higiénicas, alimentarias, etc. que eso conlleva. Tienen infecciones de todo tipo, que por falta de alimento,  higiene y tratamiento, llegan a provocarles graves problemas…

Las empresas cada vez tienen más gastos por absentismo y enfermedad, los pagos de los seguros y las prestaciones y la muerte de gran número de trabajadores y los costes de formar a nuevos empleados.

Los pacientes con enfermedades relacionadas con el Sida, ya ocupan dos tercios de las camas de los hospitales de numerosos países africanos, y la epidemia amenaza con destrozar las infraestructuras sanitarias, ya en peligro actualmente.

Todas estas cosas las he extraído de un libro que para mí, no tiene desperdicio, sobre todo si les interesa el Sida en el tercer mundo; su título es: “Sida”, de Shereen Usdin, de Intermón Oxfam.

Intentaré escribir una serie de articulillos sobre este apasionante tema.

Saludos cordiales,

Servando Blanco.

COOPEREMOS:

Miércoles, junio 23rd, 2010

Las ocho de la mañana: me levanto tras sonar el reloj digital de lujo, del que a pesar de tener un montón de funciones, sólo sé usar la de despertador, como casi todo lo que tengo en mi chalet; y todo último modelo, de súper-lujo.

Luego voy y desayuno como un príncipe, pues sé la importancia de tomar un buen desayuno nada más empezar el día, lo cual me viene bien incluso para el sobrepeso grado I que ahora tengo (para no comer luego tanto en el almuerzo y cena, sino compartir la comida total, en diversas y frecuentes comidas), el cuál hasta no hace mucho era obesidad mórbida por los excesos y el sedentarismo, pero que tras largas operaciones con los mejores cirujanos de la UE, pagados a golpe de talonario, me han dejado hecho un pimpollo. También me han aconsejado que tome bastante fibra, por lo que suelo tomar granulados de Plantago ovata, la cual, tiene la característica de absorber bastante agua, con lo que hace a las heces más blandas (y no duras, secas y apelmazadas), y acuosas y por ello más fáciles de expulsar, también al hincharse, hace presión sobre las paredes intestinales, con lo que aumenta el peristaltismo intestinal y el tránsito intestinal, y por tanto la frecuencia defecatoria; me he informado, y parece ser que también hacen efecto sobre los colonocitos, y algo más se sabe, pero todavía está en investigación; sí me han aconsejado que después de tomarlo con un mínimo de medio vaso de agua sin gas (como toda la medicación), beba más agua, por si se quedara obliterando el trayecto al estómago. Muchas de estas cosas, se me quitarían simplemente haciendo algo de ejercicio, como caminar todos los días un mínimo de media hora a una velocidad tal que se entrecorte la respiración (esto en adultos jóvenes sanos), pero paso de hacerlo, pues, me quita tiempo de mi trabajo, y mis sedentarias aficiones.

Luego voy y me llevo el Coffea arabica a mi cuarto, pues tengo dependencia y tolerancia del mismo, y a pesar de que tengo HTA y por tanto, sólo puedo tomar un máximo de tres cafés al día, yo paso de eso, y tomo todos los que me den la gana, que para algo soy algo más que el resto de los mortales. En cuanto a varios productos, sé que los podrían comprar, como en este caso el café, los de comercio justo (para ayudar a los campesinos del mundo en desarrollo, en este caso), pero paso un kilo de decir al servicio que me compre éstos, y a pesar de saber que esos productos son de primera, no doy esas órdenes para que me compren esos productos.

Hasta que no me tomo la dosis primera de este estimulante del sistema nervioso central, no doy pie con bola, pues mi cuerpo me pide desde el principio del día, la primera dosis de esta planta medicinal también digestiva, de la que soy adicto; sí, nada más levantarme. Sé, pues para ello he investigado en estos temas cuando fui a USA al acabar la carrera (pagado por mi papi, por supuesto), que la estimulación de las neuronas, células básicas del sistema nervioso (junto a las de la glía), se producen porque se despolarizan, cambiando la polaridad del axón, cuando entra una determinada cantidad de calcio (por sus canales específicos) al soma axónico. La despolarización se propaga rápidamente por todo el axón, llegando al botón sináptico, donde de alguna manera (no sé exactamente en el caso del café), hace que los neurotransmisores que están en las vesículas, se liberen y vayan a la hendidura sináptica donde se forma la sinapsis, y que se trasmitan a las dendritas de otras neuronas, donde anclarán de alguna forma a los diversos receptores, a raíz del cual, se estimularan unas enzimas que afectarán sobre algunas reacciones químicas o bien de dichos acoplamientos se producirá una cascada de reacciones, las cuales trasmiten la información nerviosa, dando también lugar a distintas acciones según los distintos neurotransmisores liberados y según cómo sea el proceso en cada caso…

Todavía recuerdo cuando un antiguo amigo mío que leía la Biblia a diario, me decía que nada como empezar el día leyendo un pasaje bíblico, a ser posible los evangelios… yo me digo, como lo hacía desde adolescente, nada, cuando me vaya a morir, pido a Dios que me perdone, y así me salvo, y mientras vivo a cuerpo de rey esta única vida terrena que voy a vivir (sin hacer caso de los sabios consejos de mi buen amigo)… claro que Jesucristo decía que los que tienen dinero en este mundo, ya están pagados en este mundo, y que por tanto, el Reino no es de ellos, lo cual si se fijan, fue una revolución que sublevó a los discípulos, que le dijeron que cómo iba a ser eso, etc.; me dijo este amigo, que cree que el desconcierto debe ser, porque los grandes del Antiguo Testamento, casi todos eran ricos. De ahí, que ni rico ni pobre, por el echo de serlo, está ya salvo, todo lo contrario, hay que ganárselo a pulso…

Entonces, tras tomar el café, me afeito y me ducho, y aunque tengo lo último en adelantos en los baños, no uso casi nada, pues no tengo tiempo de estar instruyéndome de otras cosas que no sean sobre mi trabajo, las cuales me reporten pingues beneficios.

Por supuesto, los productos de parafarmacia de mi casa, son todos comprados en la farmacia más cercana, a mi colega… sé que muchos productos de parafarmacia que hay en las farmacias, no son exclusivos del canal Farmacia, sino que éste es un canal más en este caso, pero yo paso, pues me conviene y me gusta tener al farmacéutico de la esquina, contento, y donde los empleados me hacen un poco la pelota, cuando voy por allí a algo, pues no es normal la billetada que me dejo allí mensualmente.

Todo lo mío, es lo mejor de lo mejor, pues para algo es uno un alto ejecutivo en una empresa sanitaria, encargado de la sección de cooperación al desarrollo.

Hace unos años, al leer la prensa, observé cómo en USA, se estaban generando los aéreo-taxis, una especie de aviones pequeños, para desplazar por el país a unas cinco o siete personas. Yo me muevo a veces en el helicóptero de la compañía, y si son viajes grandes, en uno de los aviones privados también de la compañía.

Cogí mi Mercedes último modelo y recién estrenado (el cual, cuando tiene un par de años, lo doy a mi hermano, para que lo ceda por medio de las operaciones de leasing o renting, como él desee, pues a mí, comprarme otro coche de alta gama, no supone gran cosa, a pesar de esta crisis), y me fui al trabajo; el coche lo cogí en el garaje de mi casa, y en él fui hasta el garaje de la sucursal de la empresa, y allí fui hasta mi despacho en ascensor, con lo que camino escasos metros al día… algún inconveniente debe tener el dinero…

Luego tenía que dar una charla sobre cooperación, la cual, empecé diciendo:

“Señores, hemos todos de arrimar el hombro, para intentar paliar las diferencias entre norte y sur, como por ejemplo los escandalosos datos siguientes:

En la Tierra, más de 1.200 millones de personas, no tienen acceso al agua potable.

2.400 millones, no disponen de sistemas sanitarios básicos”.

El público asistente, no me dejó continuar, sino que se levantó y aplaudió atronadora y apasionadamente; sentí un gran orgullo, henchido de placer, por mi poder sobre el público y de mi manejo de las masas, y lo bien que iba mi vida (material y social)…

Saludos cordiales:

Servando Blanco.

PS: vivo en el mundo desarrollado, con una modesta pensión de aproximadamente unos 635 €/mes, más la ayuda de mi familia…

Entre todos podemos; con un par de ellos solos, es bastante más difícil. Ayude, por favor.

CONTENCIÓN DEL GASTO:

Miércoles, junio 23rd, 2010

Estoy a favor de que se premie al farmacéutico, más por un correcto servicio, o sea, una adecuada atención farmacéutica (caso del comunitario español), formándose sobre ella, que basarlas en un aumento de la venta de productos farmacéuticos (para esto, para considerarlo un negocio, pongan mejor una tienda de ropa o comestibles). Esto tanto aquí, como en países en desarrollo y a todos los componentes de la cadena.

Los avances en farmacología, no son todo lo buenos y grandes que nos gustaría, de ahí, que los laboratorios, muchas veces, quieran aumentar sus ganancias por I+D+i, no creando nuevos productos, sino intentar con las patentes y variantes conseguir más ganancias.

En la Farmacia española, hay unos diecisiete mil formatos de medicamentos, mientras que la Lista Modelo de la OMS de Medicamentos Esenciales, está compuesta por alrededor de trescientos principios activos; soy de los que piensan que hay que intentar que el médico prescriba principalmente los medicamentos esenciales acordados idóneos para su país, de tal forma que es así más fácil prescribir y dispensar, ya que serían pocos los principios activos realmente utilizados (aunque algunos dicen que esto sólo sería válido para atención primaria y no para la especializada), por lo cual todos los sanitarios podrían abarcarlos, y así sería mucho más fácil aconsejar sobre cada uno de ellos.

Esta lista es fundamental para los países en desarrollo, adaptada a cada país. Si el país donante trabaja fundamentalmente con medicamentos esenciales, sería mucho más fácil todo, así todos hablaríamos un lenguaje común. Por ejemplo, si se pide un determinado medicamento, como éste va a ser útil en varios países, se puede pedir más cantidad al laboratorio, para así tener descuentos por mayor volumen de compra, que el almacenamiento (para sus posteriores envíos a ese u otro país), aparte de más fácil es más adecuado.

Si los países receptores de las donaciones pidieran en base a su listado de medicamentos esenciales, sería más fácil que todos los médicos, farmacéuticos, y demás sanitarios, conocieran dichos fármacos (todos prescritos por principio activo y no por nombre comercial o de fantasía) y por tanto poder informar sobre ellos.

Es un caos el enorme número de formatos de medicamentos, los cuales casi ningún médico, ni farmacéutico ni otros sanitarios conoce del todo, de ahí que muchas veces se producen duplicidades, interacciones, etc.

Si la lista de medicamentos esenciales se basa en una efectividad probada de cada medicamento, pues en ella seguro que van varios medicamentos que han perdido su patente y por tanto tienen sus genéricos (ya que al ser los que más han estado en el mercado, es sobre los que más se conoce), y por tanto el coste es mucho menor. Menor coste por haber perdido la patente y mayor eficacia probada a lo largo del tiempo.

Estas listas, tanto la de la OMS, como las de las distintas regiones en concreto (elaboradas a raíz de las de la OMS), se van revisando y variando a lo largo del tiempo.

Con esta lista del país receptor de las donaciones, no ocurriría que el personal sanitario no conociera los múltiples medicamentos con nombre comercial que le llegaran, de ahí que muchos no les sirven para nada, sino todo lo contrario, habría que destruirlos, lo cual es un grave problema añadido.

¿Creen que es necesario todos los formatos que existen en el mercado, o habría que tender en todo el mundo a unos pocos principios activos realmente útiles y eficaces (y que se abarcaran todas las enfermedades)? así, si algunas enfermedades están vírgenes en cuanto a investigación, se premiarían los avances en éstas, más que en las que ya existen fármacos eficaces…

¿Para qué hacen falta medicamentos tan caros, y encima a veces muchos no aportan cambios realmente y sustancialmente innovadores respecto a los que ya existían? ¿Es necesario gastar más, por el mero hecho de pensar que toda (supuesta) innovación es buena y necesaria?

¿Se deben registrar todos los principios activos, o se deben seguir unas normas más estrictas…?

O sea, hacer un uso racional de los medicamentos, basados en una lista base de medicamentos esenciales.

El uso racional, se hace en base a la formación continua, o sea, es necesario conocer nuestro campo de acción y formarnos continuamente sobre éste, para no encarecer la factura farmacéutica sólo a base de comprar los medicamentos más caros del mercado o de mayor margen, o los que nos ofrezcan un mayor negocio… sino por un buen servicio, como dije.

Ese uso racional también sería posible en el tercer mundo, si ellos también se forman en el uso de sus listados de medicamentos esenciales; al final, si todos habláramos un mismo lenguaje en pro de una mejor cooperación y profesionalización, saldríamos todos ganando.

Está claro que entre tantos medicamentos, habrá muchos que no son todo lo seguros y eficaces que debieran ser.

Estas listas deberían elaborarse, no tanto en beneficio de unos determinados laboratorios farmacéuticos, aunque para ello se contara con todos los actores, sino que deberían los que tienen la última palabra, ser independientes y basarse en su eficacia, seguridad, y por último en motivos económicos.

Un medicamento es eficaz, no solo porque cubre todos los requisitos de los ensayos clínicos (fases de la I a la IV), sino también porque se constata que cura y tiene un mínimo de seguridad…

Si son pocos y baratos los medicamentos esenciales, es más fácil que a los países en desarrollo les lleguen esos fármacos, que no que se envíen a esos países según el stock de determinadas entes…

Son los medicamentos esenciales los que hacen posible el uso racional de los medicamentos, o sea, si conozco unos pocos realmente útiles, me será más fácil aconsejar sobre ellos.

Las primeras listas de estos medicamentos que se empezaron a hacer en la OMS (pues en algunos pocos países ya existía algo parecido), eran para uso principalmente de los países pobres, pero se ha visto que esas listas bien usadas, son más útiles que el tener decenas de miles de medicamentos. Señal, de que el uso racional de medicamentos con ellas, es más racional que no todos los formatos que existen en varios países desarrollados.

Así, donando medicamentos esenciales, saldríamos ganando todos, pues todos los conoceríamos, y saldría encima, mucho más barato; en cuestión de logística, trabajar con un determinado producto común, es más fácil que con éste muy variado.

La definición del uso racional, independiente del contexto en el que se use, es la siguiente: el uso racional de medicamentos implica que los pacientes reciben la medicación adecuada a sus necesidades clínicas, en las dosis correspondientes a sus requisitos individuales, durante un periodo de tiempo adecuado, y al menor coste posible para ellos y para la comunidad.

Este es el objetivo que se debería cumplir en todo el mundo, lo que no siempre ocurre.

Saludos cordiales:

Servando Blanco.

ALGO PARA LEER:

Miércoles, junio 23rd, 2010

 

Hola, soy un voluntario de unas cuantas ONGs, y aunque en ninguna de ellas hago un trabajo fundamental, intento ayudar lo mejor que sé en todas ellas.

Cuando empecé en una de ámbito farmacéutico, era en una sucursal de Farmacéuticos Mundi, la cual estaba haciendo la campaña de recogida de monedas que no se fueran a usar cuando se cambiaban las monedas de la UE, a los euros. Fui con la ilusión de estar con cosas de fármacos, aunque estuve un par de meses (dos mañanas a la semana) separando monedas de las huchas que se recogían de las farmacias de la provincia para enviar el cambio a la península, a la central de dicha oenegé.

En realidad exactamente no sé qué caminos seguían dichas monedas, aunque sí presencié cómo un camión blindado, venía a coger gran parte de la calderilla separada, para llevarla no sé dónde.

Cuando acabó la campaña, fue una bendición, pues entonces empecé a seleccionar medicamentos que habían salido del canal Farmacia habitual, y que allí dábamos por aptos (o no) para enviar al Tercer Mundo (al que parece que ahora se llama países en desarrollo); al tiempo, como la OMS hizo la recomendación de que no se mandaran dichos productos farmacéuticos al mundo en desarrollo, pues entre otras cosas, llegaban algunos caducados, otros no coincidía el nombre citado en el cartonaje con los productos que iban dentro de los blister, otras veces los prospectos iban en un idioma que no entendían en el lugar de recepción, se enviaban cosas que no eran necesarias… con lo que destruir dichos productos en el lugar de recepción, era un lío increíble.

La cooperación me interesaba algo, aunque la verdad, empezaba a saber sólo un poco de ella, ya que los mundos en que me movía, no iban de esas cosas sino todo lo contrario (incluyendo las veces en que fui un crápula), algunas veces, lo que más me motivaba eran cosas de Farmacia, su estudio, las novelas, y la Teología; pero poco a poco, he ido derivando mis actividades hacia el voluntariado desde el ámbito de la Farmacia, y si no puede ser así, intentar que algo vayan por ahí los tiros. Ahora que gracias a Dios consto como jubilado, puedo dedicarle tiempo a dichos voluntariados.

Con la recomendación dicha de la OMS, varias ONGs que se dedicaban a enviar dichos fármacos a lo países en desarrollo, como es el caso de ésta en que escribo (Farmacéuticos Sin Fronteras de España) y los de Mundi, dejaron de enviar dichos productos, lo que no quita para que alguna oenegé siga dedicado a ello, como según me dijo el presidente de FSFE, D. Rafael Martínez, que hacía Madre Coraje; otros que hacen esto es la oenegé canaria: Farmacéuticos Canarios Solidarios, a los cuales iba hasta no hace mucho, la cual está ubicada donde mismo estaba la delegación de Mundi, la que, con la recomendación de la OMS y por algo que pasó que no sé qué era, pues se fueron de la isla, ocupando su lugar la comentada canaria, la que se encarga de enviar los medicamentos que se pueden usar en el mundo en desarrollo. En esta oenegé estuve hasta que me invitaron a que dejara de ir, yo creo que para dejarme libertad de acción, aunque las palabras del presidente de ésta, D. José María Gómez, parece que indicaban lo contrario cuando me dijo que no fuera más; con el tiempo, he pensado que en efecto, era para que yo me moviera más libremente.

Que si veo bien el aprovechar dichos medicamentos que han salido del canal Farmacia, pues cuando sé que muchas veces las personas no van a los centros sanitarios, o bien porque no tienen con qué pagar el transporte a éste, o bien, porque no pueden pagar las consultas, o bien porque no van a poder pagar el tratamiento… en definitiva, que toda ayuda que se haga, la veo bien. Muchas veces, las mujeres embarazadas, aún sabiendo que es muy posible que mueran durante el puerperio, pues no van a los centros sanitarios, porque no pueden costear nada de todo el sistema, empezando, y como dije, ni siquiera el transporte a los centros sanitarios…

Muchos desaprensivos, que saben lo comentado en párrafos anteriores, pues venden medicamentos falsificados a los países en desarrollo (donde tienen el mayor mercado), los cuales, en el mejor de los casos son sustancias inocuas o de menor concentración, pero en muchos otros son sustancias peligrosas para la salud, y se aprovechan de la ignorancia y necesidades de los más pobres, llegando a matarlos, incluso, por conseguir ellos un dinero fácil.

Dichos medicamentos falsificados, también existen en el mundo desarrollado como España, aunque es menor su uso, los cuales suelen venderse a través de Internet, vendiéndose principalmente los de la disfunción eréctil, la alopecia, etc, o sea medicamentos muy caros en las Farmacias, y que no son indispensables para la salud.

En el mundo desarrollado como España, accedemos a medicamentos de calidad y de eficacia probada por las grandes multinacionales del medicamento, las cuales, investigan sobre productos que nos afectan a los del primer mundo prioritariamente.

En nuestro primer mundo, como es la UE, investigar sobre medicamentos, cuando se hace a nivel humano, las cuatro fases de la investigación son muy restrictivas, por lo que las multinacionales farmacéuticas, muchas veces investigan con personas del mundo en desarrollo, donde hay muchas menos limitaciones para investigar en humanos, y a lo mejor, en algunos sitios ni está legislado, con lo que puede que las facilidades para investigar, sean… sí, algo temerarias.

Y lo peor del caso, es que es muy posible que el resultado de esas investigaciones, los que más saldremos beneficiados, seamos los niños mimados del mundo desarrollado, que incluye los que trabajan (generalmente pagan una parte que es soportable para el bolsillo del paciente), como a los que lo subvencionan completamente el estado (como a los jubilados) o los seguros, que son los que pueden pagar esos medicamentos.

Innovar es muy difícil, pues requiere muchos años de experimentación, y tener una idea o un hallazgo muy bueno, de ahí, que muchas grandes laboratorios, compren el producto investigado y bastante avanzado en ella, a laboratorios de menor capacidad, que los venden para poder obtener beneficios rápidos, mientras que el pez gordo, al finalizar los experimentos y fases requeridas, se llevaría el mayor trozo del pastel.

Según he leído, grosso modo, habría que bonificar a la industria farmacéutica de alguna manera, para que investigue más en enfermedades propias del tercer mundo, puesto que los pacientes finales que los van a usar, no podrán pagar los medicamentos y por tanto la inversión en investigación, marketing, etc; también sería necesario que la investigación pública tanto en hospitales como en otros entes, se dedicara gran parte, aunque sea en el primer mundo (pues los del tercero ya se deduce), a investigar sobre cómo luchar contra enfermedades como la malaria, tuberculosis y otras que son las grandes olvidadas.

Y para repensar una cosa: según un informe de Intermón Oxfam de enero de 2009 (“Mil millones de personas hambrientas”), cada día mueren 16.000 niños por causas relacionadas con el hambre, o sea, cada 5 segundos muere un niño en el mundo por hambre. Miren sus hijos o los de sus vecinos, y comparen.

Siento despedirme con este dato, pero lo hago precisamente para eso, para hacerlos pensar; un saludo:

Servando Blanco.